Para Brouwer de Koning Fabricaciones Militares cumple una misión estratégica

Locales 06 de enero de 2024 Por Tribuna
La diputada nacional Gabriela Brouwer de Koning subrayó que la ley ómnibus plantea una serie de cambios que deben ser analizados minuciosamente y por separado. Entre esos puntos se ubica la privatización de las empresas del Estado. Fabricaciones Militares entra en ese paquete al igual que en los años ‘90 cuando fueron sujetas a venta y desguace.
LOCALES-GABRIELA BROUWER 1

La ley ómnibus que los legisladores nacionales comenzaron a analizar en el Congreso, plantea una verdadera revolución de cambios y reformas en el Estado nacional, eliminando artículos y leyes, modificando impuestos, desregulando actividades y normas, y privatizando las empresas públicas. Temas que han generado un gran debate político y social.

En diálogo con TRIBUNA, la diputada nacional Gabriela Brouwer de Koning se refiere a los aspectos sustanciales del proyecto, en especial a la posible venta de las empresas estatales, entre ellas Fabricaciones Militares.

“Los temas que abarca la ley son muy amplios y creemos que hay varios en los que deben intervenir las comisiones específicas para dar su opinión sobre los cambios que quieren plantear. Tenemos la posibilidad de debatir el proyecto. De aportar ideas, de cambiar y de modificar. Hay amplitud de debate. Estamos conformes con que se haya incorporado el proyecto de ley, porque se dará seguridad jurídica”, apuntó la diputada. 

“Hay puntos básicos en los que no estamos de acuerdo y vamos a proponer modificaciones, como la delegación de facultades de esa magnitud (al Ejecutivo): somos respetuosos del Congreso y del sistema republicano. Nos preocupa lo relacionado a suspender la movilidad jubilatoria. El ajuste no puede pasar por los más vulnerables. Si el gobierno quiere dar un aporte, que el mínimo sea la movilidad y que luego a través de un aporte las mejore a las jubilaciones”, añadió.

“Otro de las temas en los que manifestamos nuestro desacuerdo es sobre los derechos de exportaciones (suba de retenciones). Sobre todo al maní. No podemos seguir aumentando el sesgo antiexportador de Argentina. Así generamos más obstáculos para exportar, que es la salida que en gran parte tiene nuestro país para conseguir dólares y para un dinamismo de la economía en el interior”, dijo. 

Sobre la privatización de las empresas públicas, en un solo artículo y a la vez, “pretendemos que haya un análisis pormenorizado de cada una de ellas. Creemos que hay empresas que son activos estratégicos del Estado, que llevan un análisis más profundo. Queremos que el Presidente envíe, ley por ley, las empresas que desea privatizar”. 

-En nuestro caso se ubica Fabricaciones Militares, ¿cuál es tu posición?
   -Para mí desarrolla una función estratégica para el Estado. Es un complemento y la que genera todos los insumos necesarios para cumplir la función esencial que es la seguridad y la defensa. Por supuesto que hay para mejorar. El desafío es trabajar con todas las provincias, que Fabricaciones Militares pueda brindar insumos y elementos para todas las fuerzas de seguridad del país. Hasta podemos firmar acuerdos internacionales. Es eso antes que quede en manos privadas. Se manipulan elementos que deben ser potestad del propio Estado para cumplir con su función esencial. Está relacionada con la soberanía del Estado. 

-Con el deterioro y la falta de inversión que ha tenido Fabricaciones Militares en las últimas décadas, ¿crees que estas empresas siguen siendo estratégicas, sin producir ya para la defensa y con grandes pérdidas económicas para el Estado?
   -Para considerarlas como activos estratégicos, no solo hay que ver el número, sino la función que cumplen. Cuando hablamos de Fabricaciones Militares no lo hacemos solo de Río Tercero. Son cinco plantas en el país más la sede central. Hay algunas que producen chalecos antibalas, productos químicos. Y si bien es deficitaria si el gobierno se propone sanearlas y darles potencial, no sería tanto el déficit si se arman unidades de negocios.

-Para ese fin se requiere de inversiones, pero lo que se observa es que el gobierno no tiene ese criterio, es más todo lo contrario con la política que lleva adelante el presidente Milei. ¿Se podrían sustituir por inversiones privadas?
   -El Presidente no es afecto a que el Estado administre empresas. Me lo dijo claramente el ministro de Defensa Luis Petri. En mi opinión personal hay empresas que son estratégicas para el Estado, como también lo es YPF. Hay que analizarlas una por una. Muchas estás relacionadas con las tarifas, que fueron subsidiadas. No se puede hacer una venta de paquete sin un análisis enserio. 

-Entiendo que no estás en contra de la participación privada o de un armado mixto para las empresas.    
   -Puede haber opciones. Me genera irresponsabilidad decir que si son deficitarias todas, tratemos de venderlas y hagamos negocios con todas. Creo que no es así. Hay un Estado que debe tener ciertas funciones esenciales. 

-En el caso de Fábrica Militar, sería válido si se recuperara y actualizara la capacidad productiva para la defensa, porque hace décadas que ya no ocurre. Han dejado de ser estratégicas en ese sentido.
   -Nuestra fábrica puede ser, el resto tienen alguna función. Se producen elementos químicos que pueden ser utilizados para explosivos, son materiales complicados para que lo tenga el privado de manera monopólica. Hay que hacer un debate profundo sobre cuáles son un activo estratégico para el Estado y cuáles no. Y analizar sus números. Hay que debatirlo porque quizá la solución no sea privatizarlas de manera completa.

-¿La ley establece la venta o las ubica sujetas a privatización?
   -Les coloca al estatus de sujetas a privatización de acuerdo a la ley de reforma del Estado. Vamos a pedir en el debate, analizar ley por ley, de manera independiente.

-¿Qué sensación te dejó la reunión con el ministro de Defensa sobre este punto?
   -Me comentó que la idea del gobierno era hacer un proceso de categorización de todas las empresas, para analizar cada una de ellas. Él coincide que ciertas empresas son estratégicas, Fabricaciones Militares estaría dentro de esa conversación, pero dejó en claro que el Presidente Milei no concibe el Estado como administrador de empresas. 

-En su concepción ideológica no concibe al Estado en esa función. 
   -Que todo sea manejado por el sector privado. Ve el número.

-Que no es menos importante porque Fabricaciones Militares ha arrojado una pérdida de 254 millones de pesos en siete meses de 2023.
   -Estuve viendo esos números. Es una de las menos deficitarias. Está mejor que antes pero los números no están cerrando. Pero hablamos de potencial de desarrollo que tienen. No hay acuerdos con las provincias que sería muy interesante para que comiencen a funcionar generando insumos para todas las fuerzas de seguridad. Y los países limítrofes. Podemos ser proveedores y no se han buscado esos nichos de mercado. Hay un gran potencial para abrir nuevos mercados. 

-En Río Tercero podría funcionar un parque industrial es los predios ociosos.
    -Buscar alternativas. Como ciudad sería súper importante generar esos desarrollos antes de privatizar. Vender todo sin un análisis detallado… En la década de los ’90 no tuvimos buenas experiencias. Son empresas de todos los argentinos. 

Boletín de noticias