Radio T

Cinco cosas que tenés que saber sobre cómo hidratar a tus mascotas

ESPACIO INSTITUCIONAL DE LA COOPERATIVA DE OBRAS Y SERVICIOS PÚBLICOS DE RÍO TERCERO

Locales 24/12/2023 Tribuna Tribuna
23-12

Cerca del 60% del peso corporal de los perros y gatos está compuesto por agua. En el caso de los cachorros, este valor puede llegar al 80%. ¿Qué hacer y qué no al momento de hidratar a estos integrantes tan especiales de la casa?

Tener una mascota en la familia es una experiencia enriquecedora y un compromiso diario con todas sus necesidades, entre ellas, un consumo constante y determinado de agua.  Así como nosotros, las mascotas también se deshidratan y, en algunos casos, pueden llegar a perder la vida, sobre todo cuando son cachorros o están viejitas y convalecientes.

Les compartimos algunos consejos de Federico Hoffmann, veterinario de la Universidad Nacional de Río Cuarto, para cuidar la hidratación de nuestros animales:

Hidratación segura y permanente. Tanto perros como gatos deben tener acceso a agua potable, limpia y fresca siempre. Es importante no dejarla al sol, cambiarla una o dos veces por día (sobre todo en verano) y limpiar el recipiente diariamente.

Estos detalles cobran más importancia en los gatos, que son muy selectivos: si el agua está sucia y/o caliente, no la beberán.

En el caso de los cachorros, una vez que comienzan a andar por sí solos, deben tener acceso a un recipiente con agua de manera permanente, ya que son muy susceptibles a la deshidratación.

La hidratación debe realizarse sólo con agua. Evitar otro tipo de bebidas que, como las azucaradas, pueden predisponerlos a problemas digestivos (diarreas, vómitos, gastritis, etcétera) y/o endocrinos (por ejemplo diabetes).

No darles leche de vaca. A partir de los 30, 45 días de vida, los cachorritos comienzan a ser intolerantes a la lactosa, por lo que la leche puede generarles diarreas y, con esto, aumentar el riesgo de deshidratación.

Atender la cantidad y los síntomas. Es importante controlar la cantidad de agua que beben y estar alertas a una disminución o aumento del consumo, ya que esto puede ser la causa de múltiples enfermedades.

Algunos signos que indican que una mascota está deshidratada: un estado mental deprimido, nariz y boca secas, ojos "vidriosos" y falta de producción de orina, entre otros.

Ante la duda, consultar a un veterinario. Este profesional evaluará el grado de deshidratación del animal y comenzará con una terapia de rehidratación, ya que, aunque la deshidratación sea leve, si perdura puede generar varios problemas, entre ellos, afectar la funcionalidad renal.

Es importante prestar atención a las señales que nuestras mascotas nos dan para reconocer el motivo por el que se pueden estar deshidratando. Normalmente, muchas enfermedades producen en ellas un menor consumo o mayores pérdidas de agua.

Prestemos atención a estos consejos. Cuidar a nuestros animales es la mejor forma de mimar a los integrantes más alegres del hogar.

 

Lo más visto