Trotsky Vengarán, emblema del punk uruguayo, retorna al país en un único concierto

Artes y Espectaculos 17 de septiembre de 2022 Por Tribuna
Columna de Maxi Carranza ([email protected])
ARTES Trostky

A la hora de hablar de punk uruguayo, una de las agrupaciones señeras del movimiento es Trotsky Vengarán. La banda de Montevideo posee más de tres décadas de trayectoria con 12 discos en estudio y varios trabajos en vivo. El grupo está integrado por Hugo “Llamarada” Díaz (guitarra), Guillermo Peluffo (voz principal), Guillermo Perazzo (batería) y  Juan Pablo Grano (bajo y voz). Actualmente están terminando de mezclar el material  de su decimoquinto disco, que se grabó una parte en Buenos Aires con Álvaro Villagra como productor. La gran novedad es que retornan al país tras varios años de no tocar en Argentina. Trotsky Vengarán dará un único recital en Unicaja de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, este sábado 17 de septiembre a partir de las 19. 

TRIBUNA conversó en exclusiva con Hugo Díaz, guitarrista y uno de los fundadores de Trotsky, quien repasó la historia de la banda y los proyectos que se vienen.

Córdoba
El grupo tocó solo una vez en Córdoba, en el marco del Cosquín Rock 2006 que se hacía en la Comuna de San Roque (Valle de Punilla) la segunda sede del Festival serrano. Los montevideanos tocaron muy temprano en el escenario temático punk, que ese día cerraba Marky Ramone. Fue algo así como un baño de humildad para la banda: “En Uruguay llenábamos lugares bastantes grandes y acá prácticamente nos tocó abrir para 50 personas, que recién estaban ingresando al predio. Pero igual la pasamos muy bien y nos gustó la experiencia del Festival. También es eso lo que uno quiere, que te conozcan los que nunca te escucharon”, señaló el guitarrista. 

Por otro lado, actuaron en Buenos Aires muchas veces, compartiendo con Los Violadores, Cadena Perpetua, Expulsados y Attaque 77, entre otros nombres. Hugo Díaz rescata además el vínculo que establecieron con 2 Minutos y Mal Pasar, con quienes crearon una amistad que fue más allá de lo musical y las giras compartidas.

Versiones   
Uno de los primeros temas que se hizo conocido de Trotsky fue “Un beso y una flor”, en  versión punk, el clásico del español Nino Bravo. Además, la canción formó parte de la banda de sonido del mediometraje uruguayo El hombre de Walter (1995), basado en un cuento de Mario Levrero. Una característica en su trayectoria ha sido interpretar a su manera canciones de todos los géneros: “Resistiré” (Dúo Dinámico), “Sobre un vidrio mojado” (Kano y los Bulldogs), “Una vez más” (Jaime Ros), “Rain” (Dragon) y “I wanna be loved” (Johnny Thunders), entre otros títulos. De hecho, en un momento de su carrera iban a grabar  un álbum solo de covers pero la idea no prosperó y terminaron haciendo uno con mayoría de temas propios. 

El guitarrista Hugo Díaz anticipa que el disco que saldrá a fin de año no incluirá ninguna versión en el repertorio de doce temas. El primer corte está por salir y piensan estrenarlo en vivo en Buenos Aires. En la capital de Argentina no tocan desde antes de la pandemia por lo que será un reencuentro con su público de tres generaciones. El número de apertura en Unicaja será de Romanes, banda argentina de estirpe ramonera y varios discos editados de manera independiente.

Qué es ser punk hoy
En contacto con TRIBUNA, el guitarrista habló de lo que es tener actitud punk en la actualidad, más allá de lo musical: “Ser punk hoy más que abrazarse a una ideología es creer en vos, en tu arte. Si hiciste algo no quedarte esperando nada de nadie. De alguna manera sigue vigente el ´hazlo tu mismo´ de los orígenes. Tener fe en la propuesta que uno hace, no dejar que te detenga nadie y menos las críticas malintencionadas. Después necesitas la correspondiente cuota de suerte, que nosotros la tuvimos”, expresó Hugo Díaz. 

Por otro lado, durante la pandemia, el grupo brindó recitales electro-acústicos, por lo que tuvieron que reformular sus propias canciones. Para Díaz, pasar de la guitarra eléctrica a la acústica significó todo un trauma porque no estaba acostumbrado al formato: “Lo sufrí muchísimo porque soy autodidacto y la distorsión es mi mejor amiga. Me puse tan nervioso como el primer show de Trotsky aunque fue positivo para la banda. El público nuestro no espera virtuosismo sino justicia a las canciones”, comentó el músico.

Escupida de mate amargo
En  30 años de carrera, Trotsky fue número de apertura  en tierras charrúas de Ramones (en su única visita a Uruguay en 1994), Marky Ramone y de los alemanes Die Toten Hosen. Una consulta de este medio a Hugo Díaz  fue sobre la actitud del público punk de escupir a los músicos cuando tocan: “Más de una vez he llegado a casa empapado y directo a bañarme. Ahora casi no pasa y si sucede amagamos que nos vamos para que se corte. Por lo general nos hacen caso ya que tenemos buena relación con nuestros seguidores. El cantante que tenía la banda de Marky Ramone cuando tocaron en Cemento (Buenos Aires) salió al escenario con un impermeable de lluvia cuando se enteró de esa costumbre, que es solo rioplatense”, recordó el guitarrista. 

Ahora se viene el decimoquinto disco y el retorno a tocar en el país. La historia sigue sin terminar para la banda  que mantiene viva la llama eterna del punk rock, pase lo que pase. 

Boletín de noticias