Caso Funes: un policía será juzgado por la muerte de un joven durante un operativo

Policiales 16 de abril de 2022 Por Tribuna
La familia del joven asegura que se trata de un caso de “gatillo fácil”. Está involucrado un policía de Río Tercero que había sido sobreseído, sin embargo la investigación continuó y ahora la causa fue elevada a juicio.
LOCALES Funes
La familia de Lucas Funes viene reclamando desde hace años por lo que consideran un caso de “gatillo fácil”

La familia Funes aseguró desde el principio que la muerte de Lucas había sido un caso de gatillo fácil. Sin embargo, la Justicia sobreseyó al policía que fue investigado. Apelaron esa decisión y ahora la causa en la que se investigó la muerte del joven de 24 años fue elevada a juicio.

La fiscal Paula Bruera tomó la decisión días atrás: el policía Luciano Carnero será juzgado por  homicidio simple con exceso en el legítimo ejercicio de un cargo, un delito que prevé una pena de tres a seis años de cárcel.

El 14 de diciembre de 2012, Lucas Ángel Funes murió por un disparo que impactó en su nuca, en el medio de una persecución de la policía en barrio Monte Grande, de Río Tercero. El informe policial indicó en aquel momento que el joven junto a su hermano Sergio habían intentado robar en un negocio. A raíz de esa situación fueron perseguidos por policías. El hecho terminó con Lucas muerto y el parte oficial indicaba que había sido en el medio de un intercambio de disparos.

La familia del joven señaló que nunca existió ese enfrentamiento: “En realidad fue una persecución, a mi hermano le plantaron el arma que supuestamente tenía, además no se encontró ninguna vaina de esa arma y el dermotest que le hicieron dio negativo. A mi hermano lo acribillaron cuando ya se había rendido, estaba cansado, ya sin fuerzas”, relataba Sergio Funes a TRIBUNA.

Tras la muerte de Lucas la fiscal Andrea Heredia Hidalgo, había concluido que durante un procedimiento, Funes habría huido ante la presencia policial, y cuando era perseguido en el marco de un enfrentamiento a tiros, el policía usó su arma reglamentaria, sin exceso.

Esa resolución judicial fue apelada en dos oportunidades por la familia de Funes y llegó a la Cámara del Crimen de Villa María desde donde se ordenó que el caso fuera investigado nuevamente.

El caso provocó manifestaciones de familiares que denunciaron un caso de "gatillo fácil" y abuso policial, además de hostigamiento y persecución policial contra jóvenes con antecedentes penales o por su condición social.

En manos de la fiscal Bruera, la causa tuvo algunos avances, se sumaron testimonios y se incorporó como prueba un reconstrucción virtual. Finalmente se elevó a juicio, aunque esa resolución no está firme y se aguarda que la defensa de Carnera presente un recurso de oposición.

Luego de que se conociera la noticia, familiares de Lucas Funes manifestaron su deseo de  que finalmente se desarrolle el juicio. Recordaron que el policía involucrado permanece en libertad y continúa desempeñando funciones en Río Tercero.

Boletín de noticias