Vecinos de la plaza Esperanza se quejan por los disturbios que provocan jóvenes

Policiales 25 de enero de 2021 Por Tribuna
Ruidos molestos, disturbios y música fuerte durante la madrugada es una situación que se repite de “lunes a lunes” señalan los vecinos. Piden al Municipio y la Policía que controlen.
POLICIALES Esperanza 1
La cámara de seguridad de la casa muestran una chica saliendo del jardín de la casa después de haber orinado en el lugar

Desde hace varias semanas la plaza Esperanza, ubicada en barrio Villa Zoila se transformó en horas de la noche en lugar de encuentro de jóvenes. El consumo de alcohol, música a todo volumen, molestias y hasta algunas riñas son moneda corriente.

Los vecinos del lugar eligieron las redes sociales para hacer pública la situación y pedir al Municipio y la Policía que intervengan. 

"Son las 2.17 de la noche de lunes 18/01, vivimos en una joda total en nuestra ciudad , la plaza Esperanza se tornó un boliche clandestino donde vienen de lunes a lunes jóvenes (por decirlo de alguna manera) a beber sin control, escuchar música, y tener encuentros”, expuso Melisa Tosatto en su muro de Facebook. 

La vecina contó además que a la hora mencionada tocaron el timbre de su casa, lo que logró despertar a la familia, incluidos un niño de dos años y una anciana de 87. “Nos asustaron y cuando vimos en la cámara nos encontramos con esta situación, la misma que viven casi todos los días los vecinos de mi cuadra porque esto está fuera de control como lo vemos todos los que pasamos por acá y dudo que el Municipio lo desconozca”, dijo.

La vecina se refería a las tres chicas que se ven en la filmación, una de ellas buscando un lugar para orinar, lo que finalmente concreta en el jardín de la casa, mientras las otras dos esperan y una de ellas decide tocar el timbre. 

La misma vecina señaló que los jóvenes que concurren cada noche a la plaza “dejan vehículos mal estacionados, hacen picadas, se sientan en la calle como dueños de todo”.

La mujer pidió a la Municipalidad que “por favor haga lo que tenga que hacer” y personalizó el reclamo en la figura del intendente Marcos Ferrer. 

“Pago mis impuestos, vivo en un barrio tranquilo (o eso era antes), pido seguridad , control y sanciones correspondientes”, enfatizó la vecina.

No es la única que describe la situación. Otros vecinos se sumaron al reclamo y comentaron su posteo. Las quejas están centradas en las molestias que causan los chicos que concurren de “lunes a lunes” a la plaza.

Otros vecinos apuntaron a la responsabilidad de la Policía en la situación. “Deberían controlar más. Se ven pasar algunos patrulleros pero no hacen nada. Hay noches en las que no se puede dormir por el ruido”, describió un hombre que tiene su casa al frente de la plaza.

La Esperanza se convirtió ahora en el centro de reunión de muchos jóvenes como en su momento lo fueron el Paseo del Riel o el balneario municipal. La convivencia entre diversión y respeto por el horario de descanso de los demás, tiene que ser posible. Las autoridades municipales y policiales deberán tomar cartas en el asunto.

Boletín de noticias