Docente de Río Tercero aprendió en Israel cómo transmitir el Holocausto

Locales 08 de febrero de 2020 Por Tribuna
La profesora de Historia Miriam Gianoglio participó en un seminario en el Centro "Yad Vashem".
LOCALES gianoglio

Mirar de frente al terror del Holocausto no es fácil, ni para mayores ni para pequeños. Pero una docente de Río Tercero se formó recientemente en Israel sobre cómo transmitir los valores y aprendizajes que dejaron el horror y la tragedia causados por el nazismo.

 "Fue una experiencia maravillosa desde el conocimiento, desde lo humano, desde lo espiritual", admitió Miriam Gianoglio, directora del nivel medio del Instituto Arte Nuevo. La riotercerense fue uno de los 33 docentes de América latina que llegó a ese país para participar en un seminario de capacitación organizado por la Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto, dependiente del Centro Mundial de Conmemoración de la Shoá "Yad Vashem", de Jerusalén.

 La docente de Río Tercero viajó junto a ocho colegas argentinos (solo dos de Córdoba) y compartió la experiencia con educadores de distintos niveles de México, Costa Rica, Guatemala, Panamá, Colombia, Perú, Chile, Brasil, Paraguay y Uruguay. Los docentes, con distintas experiencias y especialidades, tuvieron un elemento en común: su interés y vocación por la enseñanza del Holocausto, el asesinato de seis millones de judíos a manos de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

 Las clases que recibieron los profesores en Yad Vashem no sólo se centraron en los aspectos históricos sino en recursos y herramientas pedagógicas para enseñar sobre el Holocausto a niños y jóvenes de distintas edades.

 El curso se dividió en el antes, el durante y el después de la tragedia y giró en torno a la importancia de la memoria y a los valores que la oscuridad de ese período histórico permite transmitir y trabajar en el aula.
 Gianoglio destacó la importancia de los recursos didácticos que pudo incorporar y remarcó la posibilidad de un intercambio futuro con educadores de la ciudad: "Traje un valioso material que espero en el futuro poder compartir con mis pares", dijo.
 

Además de las clases en el Museo del Holocausto, los educadores también compartieron charlas con supervivientes y con historiadores y especialistas, que combinaron con actividades prácticas y recorridos por distintos lugares del país, incluyendo Jerusalén y el Mar Muerto.

 Gianoglio explicó a TRIBUNA que la trascendencia de estos cursos de formación radica no sólo en lo que aportan al trabajo de la memoria del Holocausto en las aulas, sino en el mensaje de la tolerancia, del diálogo, de la interculturalidad y de la aceptación del otro. "Esta visión tiene que ver con honrar a la víctima, su integridad y trasmitir un mensaje para que no vuelva a suceder", opinó la docente

Boletín de noticias