Agro. Derribemos mitos

Locales 24 de enero de 2024 Por Tribuna
Recorrer lotes, y descubrir lo que la naturaleza, el conocimiento y la tecnología puestas al servicio de la humanidad pueden generar, me demuestran que es posible un país distinto.
AGRO Campo

Raúl A. Martina*


La imagen del elefante de más de cinco toneladas de peso junto a una estaca de 50 centímetros y su soga desde el cuello dominándolo, grafica la desequilibrada locura en la que hemos caído los argentinos creyendo que no existe otra manera de hacer las cosas aceptando realidades distorsionadas.

Desde pequeños nos enseñaron que la soga y la estaca nos dominan y no hay forma de modificar la realidad, encontrando un estado de confort mentiroso y destructivo.

Pues bien, no podemos negar que se han esfumado tres años de sequías y malas cosechas, un presidente ausente, una vicepresidente con preocupaciones propias y un ministro de economía amante de la emisión de billetes. Ese tridente ya no está, se fueron y tras aquella despedida el campo argentino se llenó de lluvias, siembras y esperanzas de cambios.

Las urnas llenas de votos reflejando un 56 % de ciudadanos argentinos que le dijeron basta a los tres responsables del decadente fracaso administrativo y político argento generó un giro
sorpresivo y alentador en los sectores de la producción. Por estos días quienes están incómodos con los debates que generan el DNU de verano y la instalada Ley Ómnibus, ven sus intereses directamente afectados y las explicaciones disruptivas del nuevo vocero presidencial acomodan cada planteo para que tomen y guarden, siempre con altura y un tono apacible que a más de uno descoloca y divierte.

Esos cambios que generan, las ataduras rotas y el sentimiento de libertad que nos permite cual elefante reconocer el verdadero potencial que tenemos cuando descubrimos que la estaca no tiene poder, y que ese poder se lo hemos transferido nosotros mismos con nuestros miedos y engañosas comodidades.

Recorrer lotes, y descubrir lo que la naturaleza, el conocimiento y la tecnología puestas al servicio de la humanidad pueden generar, me demuestran que es posible un país distinto.

Estas condiciones ambientales son señales de cambio.
Buenas cosechas definitivamente ayudarán a encontrar luz al final del túnel. Al guitarrero de Santiago le digo que me pongo de pie, con respeto porque ha llegado el momento de ponernos de pie, y no es momento de frenarnos, es momento de avanzar y generar espacios de encuentro con actores responsables y preparados que tomen decisiones que mejoren las condiciones del conjunto, inversiones reales y trabajo genuino.

Comparto las expresiones de un “inexperto” entrenador que se animó al gran desafío: “La euforia es grande y el equipo viene bien. La atmósfera que genera este equipo es positiva. Los entrenadores deben progresar y mejorar día a día y los que salen a la cancha tienen que salir convencidos de lo que hacen y quieren”. Lionel Scaloni, Qatar 2022, DT Argentino Campeón del Mundo.

*Ingeniero Agrónomo M.P. 1442
Asesor Fitosanitario Provincial

Boletín de noticias