Argentina necesita billetes de 20 mil y 50 mil pesos para equipararse a la región

Provinciales 28 de diciembre de 2023 Por Tribuna
Nuevo informe realizado por el Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa de Comercio de Córdoba.
Billetes Dinero Archivo

n un contexto de marcada aceleración inflacionaria que ha caracterizado a la economía Argentina en los últimos cuatro años, fenómeno que se ha intensificado en los últimos meses, el poder de compra del peso se ha erosionado.

El billete de mayor denominación de nuestro país equivale a poco más de 2 dólares, siendo el de menor valor de toda la región al medirse en moneda dura.

Esto impulsó rumores sobre la potencial emisión de billetes de mayor denominación, que fueron confirmados esta semana por el presidente Javier Milei.

Un análisis comparativo con otros países de la región revela que para equipararnos a los billetes de mayor valor en dólares, como son los 1.000 pesos mexicanos, los 200 soles peruanos o los 2.000 pesos uruguayos, Argentina necesitaría un billete de 50 mil pesos.

Para ponernos a la altura de otros países de la región, tomando de referencia los 20 mil pesos chilenos, los 100 mil pesos colombianos y los 200 pesos bolivianos, necesitaríamos un billete de 20 mil pesos.

Ambas cifras coinciden con los planes anunciados por el presidente Milei esta semana.

Billetes de mayor denominación en la región

El billete de mayor valor en moneda dura de la región es el de 1.000 pesos mexicanos: hoy equivale a casi 60 dólares estadounidenses.

En el ranking les siguen los 200 soles peruanos, valuados en 54 dólares, y los 2 mil pesos uruguayos, que equivalen a 51 dólares.

El billete de mayor denominación de Brasil es el de 200 reales, que se ubica en la cuarta posición de la región al valer 41 dólares a la fecha.

Diversos países cuentan con billetes de entre 20 y 30 dólares de valor: los 200 pesos bolivianos (casi 29 dólares), los 100 mil pesos colombianos (25,5 dólares) y los 20 mil pesos chilenos (23 dólares).

Entre los billetes de menor valor en moneda dura se encuentra el de 100 mil guaraníes (Paraguay), que solamente representa 13,7 dólares.

En Venezuela, el billete de más denominación (100 bolívares) equivale a casi 3 dólares estadounidenses.

Así, el billete de 2.000 pesos argentinos es el de menor valor en la región: representa tan solo 2,4 dólares al tipo de cambio oficial y 2 dólares al tipo de cambio paralelo.

1

¿Cuál debería ser nuestro billete de mayor denominación?

El gobierno está considerando la emisión de billetes de valor significativamente superior a los actuales dada la inflación acumulada en los últimos 4 años.

Para que el billete argentino de mayor denominación equivalga al de 1.000 pesos mexicanos, el de mayor valor en la región, debería ser de 50 mil pesos si lo medimos al tipo de cambio oficial (y por debajo de 60 mil si se valúa al mercado paralelo).

Cifras similares surgen si se quiere equiparar a los países de la región que lideran el ranking junto a México.

Para igualar a los 200 soles peruanos, el billete de mayor denominación argentino debería rondar entre los 54 mil pesos (valuados al tipo de cambio paralelo) y 46 mil pesos (valuados al tipo de cambio oficial). Si se toma de referencia a los 2 mil pesos uruguayos, debería ser de entre 51 mil y 43 mil pesos.

Esta lectura coincide con los comentarios realizados por el presidente Javier Milei, que dejó entrever que el billete de mayor denominación que se encuentra planeado equivaldría a 50 mil pesos.

Para ponernos a la par de los 200 reales de Brasil, un billete argentino debería valer entre 35 mil y 41 mil pesos. Debido a lo cercano que se encuentra esta cifra de los 50 mil, no creemos que se considere emitir un billete de esta denominación en Argentina.

La comparación con el resto de los países marca que para igualar a los 20 mil pesos chilenos, los 100 mil pesos colombianos y los 200 pesos bolivianos deberían emitirse un billete de entre 19.000 y 28.500 pesos. Estas cifras hacen pensar que sería factible la emisión de un billete de 20 o 25 mil pesos en la actualidad; esto coincide con los comentarios realizados por el presidente de la Nación esta semana, que parecerían apuntar a la primera opción.

Para igualar a los 100 mil guaraníes un billete argentino debería rondar entre 11.500 y 13.500 pesos. Si bien no trascendió los rumores, es posible que se busque completar la familia de nuevos billetes con la emisión de uno de 10 mil pesos para cubrir la brecha con los actuales, lo que se acercaría al billete de más poder de compra en Paraguay.

Al mismo tiempo, si bien el billete de más denominación de Venezuela es mayor a los argentinos, la diferencia no es tan significativa (de entre 350 y 800 pesos). Siguiendo la misma lógica previa, resulta razonable pensar que se considere la emisión de un billete de 5 mil pesos para completar la familia de nuevos billetes a futuro.

1

Sobre la necesidad de emitir billetes de mayor denominación

Lo sucedido con el peso argentino es un indicador de los desequilibrios de la macroeconomía, que se han intensificado en los últimos 4 años.

La persistente inflación, culpa de la emisión de dinero derivada de la acumulación de déficits fiscales recurrentes, generó presiones inflacionarias que impactaron negativamente en el valor de nuestra moneda.

Contar con billetes de bajo valor genera costos a nivel agregado que son difíciles de ignorar.

En el ámbito privado, tener billetes de baja denominación genera un aumento en los costos de transacción. La necesidad de manejar un mayor volumen de billetes para llevar a cabo transacciones de montos cada vez mayores implica más gastos en términos logísticos, lo que afecta la eficiencia operativa tanto del sector productivo como de las entidades financieras.

Por otro lado, para el sector público implica mayores costos de producción y emisión de billetes. La lógica es simple: resulta más económico imprimir un billete 50 mil pesos que 25 billetes de 2 mil pesos.

Es importante señalar que el valor nominal del billete no tiene relación con la inflación a futuro. Emitir la misma cantidad de dinero pero en billetes de menor denominación no resuelve el problema subyacente: la pérdida de poder adquisitivo surge de los desequilibrios de la macroeconomía.

Inclusive, es importante destacar que emitir billetes de mayor denominación no significa necesariamente que está incrementándose la cantidad de pesos en la economía.

Existe la posibilidad de emitir billetes de mayor denominación para reemplazar parte de los que actualmente están circulando, lo que ayudaría a reducir los costos de transacción del sector privado mencionados previamente sin tener que incrementar la cantidad de pesos disponibles en la economía y, por ende, sin generar inflación.

 

Boletín de noticias