DANIEL MARÍN: el artista de Villa del Dique que realizó el último video de León Gieco

Artes y Espectaculos 30 de abril de 2021 Por Tribuna
Columna de Maxi Carranza
ARTES Marín

La presente temporada dejará, como gran acontecimiento musical, el regreso a las canciones nuevas de León Gieco. El pasado 8 de abril, el santafesino publicó “Todo se quema” (letra: León Gieco – música: Luis Gurevich), el primer adelanto de su próximo disco, en el que invitó a Jaime López en voces, un histórico del rock mexicano. Además, participan en el simple Claudia Puyó en los arreglos vocales e importantes nombres como Vincent “Vinnie” Colaiuta (Jeff Beck, Sting) en batería, Leland Sklar (James Taylor, Phil Collins) en bajo y Michael Thompson (Joe Cocker, Elton John) en guitarras.            

La obra del cantautor ha generado gran expectativa, ya que hace una década que no edita un álbum con temas inéditos, más precisamente desde El desembarco (2011). El flamante corte de difusión posee un video animado con dibujos del cordobés Daniel Marín, también integrante de la productora Cienvolando Cine, encargada de la realización audiovisual. Marín es artista plástico y si bien es oriundo de Villa del Dique, ha tenido un vínculo muy estrecho con nuestra ciudad.

Río Tercero siempre estuvo cerca
    Daniel Marín nació en Río Tercero, en el Policlínico que estaba ubicado en el predio de la Fábrica Militar, pero vivió y creció en Villa del Dique (La Perla de Calamuchita, como se la dice) su lugar en el mundo. Hace varios años que está radicado en Unquillo, donde tiene su taller y también integra el colectivo Cienvolando Cine, conformado por su compañera Lorena Stricker (realizadora audiovisual), Gustavo Tejeda (fotógrafo) y Cristina Smargiassi (productora). Marín hizo parte de la secundaria en el ITT de Río Tercero -viajaba todos los días desde Villa del Dique- y luego estudió en la Escuela de Artes Lino E. Spilimbergo ubicada en la Casa de la Cultura. De todos modos, reconoce que abandonó el estudio académico y se formó de manera más autodidacta en la pintura. Además, participó en varias ediciones del Encuentro de Artes No Durmai, con exposiciones de sus obras o pintando una tela gigante en vivo. En Villa del Dique, junto a varios amigos, tuvieron un espacio multifacético con talleres de danzas, pintura, literatura y música. “Una movida hermosa, que estaba muy comprometida con el entorno social”, señala Marín a TRIBUNA. Este grupo de militantes culturales editaba una revista artesanal y organizaba encuentros con distintas expresiones artísticas. Así fue como lograron llevar la Universidad Trashumante de Raly Barrionuevo y ahí se generó la relación que años más tarde desembocaría en el video de Gieco.

Somos la tierra
    Daniel Marín hizo escenografías para nombres como La Cruza, Raly Barrionuevo y para La Peña del Dúo Coplanacu en el Festival de Cosquín. Para Barrionuevo hizo además la portada del álbum “La niña de los andamios”, el último en estudio del cantautor. También colaboró con el artista santiagueño Rafael Touriño, fallecido en 2005, de quién guarda los mejores recuerdos. Cierta vez, Marín le llevó -a modo de obsequio- unos discos de vinilo al periodista Víctor Pintos, quien conducía el programa de radio Disco Pi, en la ciudad de Córdoba. Pintos tenía referencias de su labor como artista y le sugirió su nombre a Luis “Guro” Gurevich para el emprendimiento “Somos la tierra” (2014-2015) del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). Esta campaña multimedia, de la cual participaron “Guro” y Pintos, surgió para visibilizar la importancia y diversidad de la Agricultura Familiar en la Argentina. Se trató de un relevamiento hecho en todo el país por realizadores audiovisuales junto a técnicos del INTA, que dejó un disco con músicos populares, una película documental y un libro sobre esta temática. Marín registró las fotografías de este proyecto y comentó que recorrieron todas las provincias del país, al mejor estilo de “Ushuaia a La Quiaca”. Con Gurevich -mano derecha de León Gieco en su carrera- quedó la mejor relación y otra vez vendría una invitación muy especial. Por otro lado, con Cienvolando Cine hicieron los videos de los temas “La costumbre” y “Europa” del grupo Arbolito. Además, trabajaron en películas cordobesas (De Caravana, Vigilia en agosto), series televisivas (Paka Paka) y numerosas obras de teatro.

Te paso con un amigo 
    A la hora de pensar una estética visual para “Todo se quema” León Gieco no estaba conforme con las propuestas que le iban llegando. Gurevich fue el que le mostró algunos trabajos de Marín y el músico no dudó en convocar al cordobés. “Guro” lo llamó un día sin previo aviso y le dijo: “te paso con un amigo”, y para su sorpresa ahí estaba Gieco para hablar del video. A la distancia -protocolo mediante- fueron armando y boceteando entre los dos un guión con dibujos a mano para cada estrofa de la canción. Las ilustraciones en ocasiones reflejan problemáticas sociales y otras remiten a cuestiones más personales de Gieco, como su edad de 69 años (a fin de año cumple los 70) con barbijo incluido. En la parte del solo de guitarra hay un homenaje a Pappo con la imagen del guitarrista sobre un escenario, que está tomada de una vieja foto de “El Carpo” que poseía Gieco. La idea tuvo algunos cuestionamientos de la compañía grabadora pero el rosquinense se empeñó en que tenía que estar ese tributo a Pappo y así fue. Con respecto al santafesino, Marín reconoce ser fan de Gieco: “Lo sigo desde siempre, mucho más que a Charly García o Soda Stereo y lo vi varias veces en el Festival de Cosquín. La primera vez que hablamos por teléfono, a los dos minutos parecía como si lo conociera de toda la vida. León es un referente de una forma de pensar y de imaginar  un mundo más justo”, señaló a TRIBUNA.

Todo se quema, en el bosque
    Como se mencionó anteriormente, Daniel Marín vive con su familia en Unquillo, no muy lejos de los incendios que el año pasado asolaron esta zona de las Sierras Chicas. Por eso decidió hacer, en agosto de 2020, una breve pieza de animación con su compañera Lorena Stricker y sumarse a un grupo de artistas para concientizar sobre esta problemática. La realización audiovisual se titula “El monte no se negocia”, puede encontrarse en Youtube y formó parte de un colectivo con obras de músicos, gestores y comunicadores calamuchitanos. En la actualidad, Marín está trabajando en la posproducción de un corto de animación llamado Avel, ganador del concurso del Polo Audiovisual Córdoba. El ilustrador contó a TRIBUNA que este corto hace alusión al paisaje de Villa del Dique, donde creció y nació su pasión por las artes plásticas. Es que los sueños no se negocian y bien puede afirmarlo este incansable artista oriundo de La Perla de Calamuchita.

Boletín de noticias