Condenado a dormir un año en la cárcel cumplió con éxito su pena

Locales 07 de septiembre de 2020 Por Tribuna
La curiosa sentencia había sido dispuesta por la Cámara del Crimen de Río Tercero.
JUDICIALES Condena

Una curiosa sentencia ordenada en octubre de 2019 por la Cámara del Crimen de Río Tercero, fue cumplida con éxito. Durante los últimos días del mes de agosto, Jorge Alarcón (32), dio cumplimiento a la pena de un año de prisión que se le había impuesto y que debía cumplir bajo el régimen de semidetención nocturna. Es decir, que durante ese lapso de tiempo tuvo que asistir a la cárcel entre las 21 y las 6 de la mañana de cada día. Por residir en Río Cuarto, la pena se cumplió en la cárcel de aquella ciudad.

Alarcón había sido condenado luego de protagonizar un conflicto en el Valle de Calamuchita tras un accidente de tránsito, y al poco tiempo de que hubiera cumplido una pena en prisión. Fue condenado por resistencia a la autoridad y amenazas; la pena le fue impuesta por el juez Marcelo Ramognino.
 “En aquel momento todos concluimos que cumplir una pena dentro de la cárcel hubiese sido más dañosa para todos, que una solución. Y la salida que se encontró dentro del marco de la ley, con mucha predisposición de todas las partes, fue buscar una respuesta que no rompiera todos los lazos sociales y laborales”, señaló Carlos Pajtman, abogado de Alarcón.

“Él cumplió con todo, se hizo cargo de la responsabilidad en el hecho que cometió, y asumió la pena como una cuestión propia y no de la justicia”, destacó Pajtman.
 En ese sentido coincidió el juez Ramognino quien consideró: “El condenado estuvo a la altura de las circunstancias, cumplió estrictamente con todo lo que se le impuso, se interesó por su situación y siempre estuvo a disposición de la Justicia”, contó.

“El condenado demostró que estuvo a la altura de esta especie de concesión que se dio, en virtud de las circunstancias particulares del caso. Internalizó la responsabilidad de lo que había cometido al estar siempre a derecho y preocuparse por cumplir íntegramente la pena en la forma en la que se le había impuesto”, manifestó el juez.

Alarcón cumplió durante varios meses con la modalidad de semidetención nocturna, sin embargo, con el surgimiento de la pandemia de coronavirus la Justicia consideró que debía dejar de dormir en la cárcel y fue relevado de esta responsabilidad, aunque continuó con la obligación de reportarse.

“Estoy muy conforme con que se hayan buscado alternativas a la prisión porque causar dolor con la cárcel por parte del estado a las personas que puedan haber roto el sistema legal, no me parece lo más apropiado”, opinó el letrado e indicó que la Justicia debe comenzar a pensar en “modelos restaurativos” frente a los “retributivos” utilizados, que “muestran que no dan resultados frente a la alta tasa de reincidencia que hay”.

Pajtman consideró que el sistema de semidetención nocturna permite que la persona siga vinculada en la sociedad y continúe reinsertándose, algo que resulta mucho más difícil si se trata de hacer con un alguien totalmente privado de la libertad.

El hecho
 El 14 de octubre de 2018, el condenado fue detenido y derivado a la comisaría de Villa General Belgrano. Allí profirió insultos y amenazas al oficial de turno. Por este hecho, fue acusado por los delitos de resistencia a la autoridad y amenazas. No obstante, tanto la defensa como la Fiscalía entendieron que el hombre actuó bajo efectos del alcohol y como demostró estar arrepentido, decidieron que lo mejor era que cumpliera su condena bajo el concepto de semidetención nocturna.

“Mi cliente había conseguido trabajo, se había capacitado y en el momento de la detención recordó la última vez que estuvo detenido y tumo temor de perder nuevamente su trabajo y su familia”, contó Pajtman.
 Con la particular sentencia se buscó por un lado resguardar el valor de la pena como castigo por la comisión de un delito y por otro lado, asegurar que la misma funcionara como medio para asegurarse que el hecho no se vuelva a repetir.

“Es exacto que una pena severísima puede asegurar casi con certeza que el sujeto no delinquirá, pero si, frente a ello, la pena menor ofrece tal posibilidad, la mínima suficiencia exige que se imponga ésta y no aquella”, aseguró el juez Ramognino en la sentencia.

  

 

".

Boletín de noticias