Juan Carlos Scotto: “El Estado está presente pero hace falta la conciencia ambiental de los ciudadanos”

Regionales 29 de agosto de 2020 Por Tribuna
Incendios. El funcionario asegura que hay capacidad de respuesta por parte de los gobiernos pero pone el foco en la prevención.
REGIONALES - Scotto

En su primera temporada de incendios forestales como secretario de Ambiente de la Provincia, a Juan Carlos Scotto le toca enfrentar una situación particularmente compleja.
Este año, el daño provocado por las llamas en las sierras de Córdoba, es el mayor desde 2013 y se estima que ya superó las 40 mil hectáreas.

En este contexto, al funcionario oriundo de Corralito le toca integrar una área clave en el intento de remediar la situación.
De todos modos, Scotto prefiere enfocarse más allá de los siniestros actuales con una mirada global de la situación.

“Debemos repensar nuestros hábitos de consumo y conductas, si no, estas cosas seguirán pasando cada año”, enfatizó el joven dirigente.
“El estrés hídrico no es solo una cuestión de Córdoba, sino global como producto del calentamiento global”, reforzó en ese sentido.

“El Estado está presente, tiene capacidad de respuesta, va a reponer bienes, ofrecerá créditos, la gente hace donaciones, pero es necesaria la conciencia ambiental de cada ciudadano”, agregó.
En esa referencia, Scotto mencionó el equipamiento con que cuenta la Provincia, los recursos que destina y la apreciable cantidad de bomberos disponibles. 

A su vez, calificó la relación con la Nación como “excelente”, teniendo en cuenta la constante comunicación y flota de cinco aviones y dos helicópteros, que aportó para combatir los siniestros.
Esta semana, junto al ministro de Ambiente de la Nación, Juan Cabandié, sobrevoló las áreas afectadas en el noroeste cordobés.

Debemos repensar nuestros hábitos de consumo y conductas, si no, estas cosas seguirán pasando cada año.

También recorrió in-situ la zona junto al funcionario nacional, como así también el ministro de Agricultura de la Provincia, Sergio Busso, buscando dar respuesta a las pérdidas de pequeños productores ganaderos.
Según describió Scotto al cierre de esta edición, los principales focos a cuidar, permanecían en alrededores del cerro Uritorco, al este de la ruta 38.

En cuanto a lo que viene, la Secretaría de Ambiente pondrá en marcha un plan de reforestación, aunque admiten que no alcanzará al 100 por ciento de la superficie quemada debido a la magnitud y su compleja topografía, factor que  tanto dificultó la tarea de bomberos, sumado a los constantes cambios del viento.

“Se quemaron laderas de montaña de 1500 metros de altura, donde no es fácil acceder, los aviones hidrantes contribuyen pero los principales recursos para sofocar los incendios son humanos”, explica Scotto.

“Los daños ambientales son altísimos, ahora hay que esperar cómo responde el suelo después de las lluvias, los rebrotes de pasturas y qué sobrevive”, explicó.

Por último, recordó que “la naturaleza no produce por sí sola este tipo de incendios, sino la mano del hombre”. Contra eso, parece no haber mejores herramientas que la concientización y la prevención

Boletín de noticias