Manteniendo tu pileta en forma durante el invierno: Guía esencial para un regreso a la natación

Locales 10 de junio de 2024 Por Tribuna
Espacio Institucional de la Cooperativa de Obras y Servicios Públicos de Río Tercero
Agua-pileta

Con la llegada del invierno, el uso de las piletas disminuye considerablemente. Sin embargo, esto no significa que debamos desatender su cuidado. Mantener el agua en buen estado durante la temporada baja te ahorrará tiempo, esfuerzo y dinero a la hora de reabrirla en la primavera.

Limpieza profunda: el primer paso

Antes de invernar tu pileta, es fundamental realizar una limpieza profunda. Elimina toda la suciedad acumulada en el fondo y las paredes, utilizando cepillos y aspiradoras específicas. Presta especial atención a las zonas de difícil acceso, como esquinas y juntas.

Química del agua: equilibrio esencial

Una vez limpia, es necesario ajustar los niveles químicos del agua. El pH ideal se encuentra entre 7,2 y 7,6, mientras que la alcalinidad debe estar entre 80 y 120 ppm. Puedes utilizar medidores y productos específicos para ajustar estos parámetros.

Prevención contra las algas: un enemigo silencioso

Las bajas temperaturas no impiden la proliferación de algas en tu pileta. Para evitar que esto suceda, aplica un alguicida de forma periódica, siguiendo las instrucciones del fabricante.

Invernación: diferentes métodos para un mismo objetivo

Existen diversos métodos para invernar tu pileta, cada uno con sus ventajas y desventajas.

Cobertor de invierno: Esta es la opción más popular y económica. Cubre la pileta completamente para evitar la entrada de suciedad y la proliferación de algas. Existen diferentes tipos de cobertores, elige uno que se adapte al tamaño y forma de tu piscina.
Químicos invernantes: La aplicación de productos químicos específicos para el invierno ayuda a mantener el agua limpia y cristalina durante los meses fríos.
Vaciado parcial: En climas muy fríos, se puede optar por vaciar parcialmente la pileta, dejando solo un tercio del agua.

Mantenimiento básico durante el invierno

Independientemente del método de invernación elegido, es importante realizar algunas tareas de mantenimiento básicas durante el invierno:

  • Control del nivel del agua: Verifica periódicamente el nivel del agua y rellena si es necesario.
  • Filtrado: Haz funcionar el sistema de filtrado durante al menos 2-3 horas por semana para mantener el agua en movimiento.
  • Limpieza del cobertor: Si utilizas un cobertor, límpialo regularmente para eliminar la suciedad acumulada.
  • Inspección visual: Observa el agua con frecuencia para detectar cualquier signo de problemas, como cambios de color o turbidez.

Conclusión

Cuidar tu pileta durante el invierno no solo te ahorrará trabajo en la primavera, sino que también te permitirá disfrutar de un agua limpia y segura al retomar su uso en la próxima temporada. Siguiendo estas sencillas recomendaciones, podrás mantener tu piscina en perfectas condiciones y lista para disfrutar al máximo del verano.

Recuerda que, ante cualquier duda o para realizar tareas más complejas, siempre es recomendable consultar con un profesional especializado en el mantenimiento de piletas.

PIE COOP.

 

Boletín de noticias