La historia de la riotercerense que escribió un libro para reencontrarse con sus hijas ahora tiene continuidad

Locales 02 de marzo de 2024 Por Tribuna
Cecilia Mojica perdió contacto con sus dos hijas cuando su exmarido le impidió volver a Dubai. A las nenas les dijo que ella había muerto. En los trece años siguientes, la mujer hizo todo lo posible por recuperarlas: hasta escribió un libro con la colaboración de la escritora de Río Tercero, Susana Trespi. Aquel libro le permitió el reencuentro con sus hijas. Ahora se publica una nueva edición de ese trabajo en donde se cuenta la segunda parte de la historia.
sd

Cuando llevaba 10 años sin poder ver a sus hijas, Cecilia Mojica hizo un nuevo intento para poder recuperar el contacto con ellas: decidió escribir un libro contando su historia. Y en esa tarea se embarcó junto a su amiga, Susana Trespi. Así nació “Atrapada en Dubai”  en el que se narra cómo su exesposo saudita la separó de Nadia y Yamila, sus hijas.

El libro fue presentado por primera vez en Río Tercero, en el mes de julio de 2001. Tiempo después Cecilia pudo reencontrarse son sus hijas y siempre expresó su deseo de escribir la “segunda parte de la historia”. Su muerte le impidió ver concretado su anhelo, pero Susana Trespi tomó como propio su deseo.

El próximo viernes 15 de marzo, a las 20.30  en la sala de lectura de la Biblioteca Urquiza, se presentará la segunda edición de “Atrapada en Dubai”, la novela que cuenta la vida de la protagonista, una joven de pueblo que llegó a vivir como una princesa y a concretar su anhelo de ser madre, para después perderlo todo en las arenas del desierto donde quedaron sus afectos más profundos.

La segunda edición contiene la historia original, aumentada en 120 páginas, en donde Susana Trespi, con el título general de “Un velo negro para Cecilia”, narra la historia de Mojica hasta el fin de su existencia, los  caminos que siguió para encontrar a sus hijas, la repercusión de estos hechos en la prensa y otros ámbitos, como el literario y el escolar, y los nombres de personas que tuvieron que ver con la protagonista, o con la escritora, o con la creación de la novela, o con su difusión y proyección en el tiempo.
 En cuanto al reencuentro con Nadia y Yamila en Dubai, luego de 13 años de separación y silencio, es la propia Cecilia Mojica la que cuenta los pormenores de tan emotivas vivencias.

La presentación se realizará en el marco de un homenaje a la propia Cecilia Mojica por ser el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer. Es organizado por Biblioteca Urquiza, la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Río Tercero y la Cooperativa de Obras local.

Luego de la presentación del libro actuarán el violinista Sebastián Olmedo y el Grupo Vocal Discantus, luego de lo cual habrá un brindis y firma de ejemplares.

La historia continúa
“Cecilia siempre tuvo la idea de contar cómo había sido el reencuentro con sus hijas. Lamentablemente se reunió con ellas y por su enfermedad, poco tiempo después murió. Pero me había enviado escrito cómo había sido ese encuentro”, comentó Susana Trespi.

La escritora detalló que el libro cuenta en la ampliación cómo fue la reunión de Cecilia con sus hijas y además incluye un apartado en donde se hace referencia al impacto que tuvo en la sociedad la historia de esta mujer y su lucha contada en el libro, la crítica al trabajo realizada por el escritor Sergio Colautti, la representación de algunos aspectos del libro en la Escuela Remedios Escalada de San Martín a cargo de la profesora de inglés María Inés Bossa, y se incluyen fotografías de todos quienes colaboraron para que el libro se pudiera publicar.

Aunque muchas veces se hizo referencia públicamente a la lucha de Cecilia Mojica, siempre vale la pena volver sobre esta historia dramática pero al mismo tiempo fascinante.

Yamila al Rikhaimi pensaba que su madre había muerto en la Argentina muchos años atrás. Así, al menos, se lo había hecho creer su padre. Por eso el día en que se sentó frente a una computadora en Dubai y puso su nombre en un buscador no esperaba encontrarla a ella, sino tal vez a algún familiar que le contara algo de los últimos años de su vida. Lo que saltó en la pantalla, sin embargo, fue la historia completa de la agotadora búsqueda que encaró Cecilia para intentar recuperar a sus dos hijas después de que su exmarido saudita la repudiara y le negara todo contacto con ellas. Aquel día Yamila esperó a que amaneciera antes de llamar a Nueva York y oír la voz de su madre en el teléfono, cerrando una historia de trece años que podría ser una novela si no fuera porque es real.

Se habían conocido en Italia, donde él trabajaba como agregado militar en la embajada saudita. Se casaron y vinieron a la Argentina: Abdoul creía que aquí podría hacer buenos negocios. Compró campos y departamentos, pero se fundió. Tras el quiebre económico, Abdoul propuso que se fueran a los Emiratos Arabes, donde estaban sus hermanos. Ya entonces Nadia y Yamila, nacidas en Córdoba, tenían tres y cuatro años.

LOCALES Libro

La portada de la segunda edición de “Atrapada en Dubai”


Apenas llegados al aeropuerto él le dijo a Cecilia que tenía que ponerse anteojos oscuros, taparse la cabeza y guardó los documentos de las tres. Por presiones de su familia comenzaron a llevarse mal y Cecilia pasó a vivir prácticamente presa. A los tres años de estar ahí, recibió una noticia que la quebró: había muerto una de sus hermanas en la Argentina. Su marido finalmente accedió a que viajara pero no le permitió llevarse a sus hijas. Llevaba pasaje de ida y vuelta, pero nunca más pudo volver.

Después de que su exmarido la repudiara, Cecilia ya no pudo entrar al país. Así lo marca la ley. Los siguientes trece años de su vida, los pasó suplicando. Intentó por todos los medios que alguien la ayudara. Decidió irse a vivir a Estados Unidos, donde estaba una de sus hermanas, porque creyó que allá iba a tener más posibilidades de obtener ayuda para recuperar a sus hijas. En 1994, al poco tiempo de llegar, supo que tenía cáncer de mama. Siguieron épocas de quimioterapia y rayos que dieron lugar a una mejoría, aunque en 1997 el cáncer resurgió. En un último intento por encontrar a sus hijas, Cecilia decidió producir el libro. 

Pasó el tiempo, y nada. En agosto de 2004 agosto, Abdoul murió. Las chicas supieron entonces que Cecilia no había muerto y Yamila decidió escribir el nombre de su madre en un buscador de Internet. La historia del reencuentro es precisamente la que ahora Susana Trespi cuenta en esta segunda edición del libro. 

Boletín de noticias