Aprobaron cambios a la ordenanza que regula las grandes superficies comerciales, para facilitar su radicación

Locales 23 de noviembre de 2023 Por Tribuna
Ahora, a partir de un estudio de factibilidad, podrán instalarse nuevos centros comerciales, hipermercados y supermercados, en el radio urbano
Super
Imagen alegórica

El fin de ciertos monopolios vinculados a la comercialización de productos alimenticios en Río Tercero y la apertura hacia nuevas opciones de competencia, comenzarán a ser una realidad a partir de la aprobación de varios cambios a la ordenanza que regula la radicación de grandes superficies comerciales en Río Tercero.

El Concejo Deliberante aprobó este jueves modificaciones a la ordenanza 3597 del año 2012, que planteaba originalmente restricciones para este tipo de inversiones en el radio urbano de la ciudad. 

La nueva ordenanza fue respaldada con el voto mayoritario del bloque de concejales de la UCR, de Acción Vecinal, y de Hacemos por Córdoba, y el rechazo de los dos ediles del Frente Todos por Río Tercero.

En caso de presentarse iniciativas privadas de este tipo, la habilitación para el uso del suelo dentro de la zona urbana de la ciudad como excepción, dependerá de un comité de evaluación de proyectos el que emitirá un dictamen que deberá ser luego refrendado por el Concejo Deliberante. 

Ese comité se reunirá a convocatoria del Secretario de Gobierno, Asuntos Institucionales y Vecinales y deberán participar, además, el Secretario de Seguridad y Ambiente, el Secretario de Obras Públicas y el Secretario de Economía, o las áreas que en el futuro las reemplacen, tomando las decisiones por unanimidad.

El articulo correspondiente resalta que “en caso de que un proyecto no cumpla con lo establecido en la presente ordenanza, en cuanto a la localización, el particular interesado podrá presentarse ante el Comité de Evaluación de Proyectos y solicitar la factibilidad de la radicación,  expresando la propuesta y los fundamentos técnicos de la misma que lo hagan viable. El Comité podrá solicitar la intervención de las áreas del Municipio que crea conveniente para que se expidan, como así también estudios técnicos necesarios para analizar la solicitud y/o la consulta a las instituciones de la ciudad vinculadas con el tema. Una vez presentada la solicitud, el Ejecutivo deberá notificar al Concejo Deliberante ésta situación y dentro de los treinta días hábiles, desde su presentación, con posibilidad de prórroga de quince días hábiles, elaborar un dictamen, que en caso de ser favorable, elevará al Concejo Deliberante para su tratamiento, una vez aprobado por el cuerpo legislativo se otorgará la factibilidad de uso de suelo".

Esta modificación torna a la ordenanza de grandes superficies menos restrictiva y la abre a nuevas inversiones en la ciudad, previstas desde hace años.

Esa norma establece que los establecimientos comerciales de más de cinco mil metros cuadrados podrán localizarse solo a las afueras de la ciudad, en lotes externos al desvío del tránsito pesado y a una distancia no menor a mil metros de las principales vías de acceso a la ciudad. Un gran supermercado o centro de compras requiere de más de 10 mil metros cuadrados o una manzana para ser viable desde el punto de vista comercial minoristas y mayorista.

Mientras que en caso de emprendimientos de cuatro mil metros cuadrados deben tener cuatro frentes como requisito, por ejemplo.

multimedia.normal.9b5480de92f80755.UkFGQSBQUkFET19ub3JtYWwuanBn

En consecuencia “es muy prohibitiva en ese sentido”, rescata el concejal Rafael Prado, presidente del bloque de ediles del radicalismo. 

“Consideramos que debe haber una modificación, sobre todo para los emprendimientos de mayor escala que se habla podrían venir a Río Tercero”, subraya el edil. 

Desde hace algunos años el empresario Euclides Bugliotti, propietario del Grupo Dinosaurio que administra los súper Mami, viene evaluando instalarse con una gran superficie. Y habría otros.

Los predios de la Asociación de Cooperativas Argentinas donde está instalada la fábrica de aceites, y otras varias hectáreas cercanas al balneario entre los barrios Media Luna y Cerino, están en la mira del empresario. 

“Entendemos que tenemos que tener una regulación que otorgue seguridad jurídica para garantizar reglas de juego y posibilidades a todos”, destacó Prado.

Desde la sanción de la ordenanza en 2012, ningún emprendimiento de este tipo eligió Río Tercero y sí, por el contrario, se instalaron en las ciudades de Alta Gracia, San Francisco y Despeñaderos, por citar algunas.

“La ordenanza tiene cosas muy buenas, pero en materia de incentivar las inversiones no sirvió”, admitió Prado. 

El concejal rescató que fue el intendente Marcos Ferrer quien envió inicialmente el proyecto de modificación y se comprometió en ese sentido en su gestión. 

“Es muy buena ordenanza y muy específica en materia de seguridad, de infraestructura; define cuántos lugares para estacionamiento debe tener de acuerdo a la cantidad de cajas. Es muy novedosa. Ahora Río Tercero va a dar un salto en calidad para que cualquier empresario pueda invertir en Río Tercero”, concluyó Prado.

En tal sentido, las modificaciones previstas plantean, entre sus fundamentos, que “desde la aprobación de la ordenanza vigente (del 2012) no se logró concretar la radicación de ningún emprendimiento de envergadura dado las limitaciones que se les fijaban, lo que hacía casi imposible la radicación de los mismos, privando a la Ciudad de nuevas fuentes de trabajo y una mejora de ofertas en los precios a través de la libre competencia, produciendo  la diversificación de la oferta y a la vez permitiendo mejorar la calidad de lo que se vende y dando más posibilidades de elección al consumidor”.

La norma diferencia entre supermercados, hipermercados, centros de compra, entre otros. 

 

Boletín de noticias