Repatriarán los restos del empresario Sergio Fontanellas

Locales 14 de junio de 2022 Por Tribuna
El riotercerense fue asesinado este lunes en Perú. Uno de sus hijos viajó a Lima donde le iba a ser entregado el cuerpo.
multimedia.normal.85550ace0ead185a.4c4f43414c45532d464f4e54414e454c4c41535f6e6f726d616c2e6a7067

Los restos del empresario  riotercerense Sergio Fontanellas (59), quien fue asesinado este lunes en Perú, serán repatriados a la Argentina. Uno de sus hijos viajó este martes a la capital de aquel país, Lima, en donde le iba a ser entregado el cuerpo.

Se conoció que la intención era cremar el cuerpo del empresario para poder trasladarlo hacia nuestro país con mayor celeridad. La llegada de su hijo a Río Tercero se produciría entre jueves y viernes de esta semana.

Se sabe que los familiares organizaban una ceremonia íntima en la que iban a ser despedidos sus restos en Río Tercero.

Fontanellas fue ultimado a balazos en la ciudad de Iquitos, por dos sicarios colombianos que fueron rápidamente detenidos. El riotercerense se encontraba en un restaurante al que solía asistir y allí fue sorprendido. Horas antes había mantenido una reunión con su abogado.

El empresario, quien residía en Río Tercero, había viajado a Perú hace algunos días y tenía previsto regresar a esta ciudad el próximo 17 de junio. En Iquitos tenía una empresa naviera y solía viajar periódicamente para ocuparse de sus asuntos.

Además, Fontanellas también intentaba en aquel país recuperar bienes que le habían sido incautados cuando se le inició una causa juidicial por lavado de dinero y  narcotráfico, de la que había resultado absuelto en 2018.

El riotercerense tenía cuatro hijos, dos de su primer matrimonio y otros dos con su actual pareja.

En octubre de 2018 Fontanellas concedió una entrevista a TRIBUNA en la que habló de su absolución y defendió su inocencia en las causas de lavado de dinero y vinculadas al narcotráfico. 

Imágenes

Una cámara de vigilancia en la zona del bar donde se produjo el asesinato registró el momento en que Fontanellas llegó en una camioneta, la estacionó y caminó hasta el local. Antes de entrar, miró hacia ambos costados y se quedó conversando con una persona.

Pocos minutos después apareció la moto en la que iban dos hombres encapuchados; el que iba atrás empuñó un arma y desde la vereda –donde se había detenido el rodado– disparó hacia Fontanellas, que estaba en el interior del bar.

La moto giró y, en segundos, volvieron a dispararle al empresario. Después, los sicarios huyeron por la vereda, girando en la esquina del bar. Quienes estaban en el local se arremolinaron, hubo gritos y algunos intentaron ayudar a Fontanellas, cuya vida se extinguía por los impactos de bala.

Tras el ataque los dos sospechosos fueron detenidos. La investigación apuntará ahora a determinar los autores intelectuales del crimen. 

Boletín de noticias