Dengue. Un estudio de la Universidad de Córdoba detectó una alta variabilidad genética del mosquito transmisor

Provinciales 12 de marzo de 2020 Por Tribuna
Un muestreo de Aedes aegypti realizado en 20 barrios de la ciudad de Córdoba y alrededores encontró marcadas diferencias genéticas entre estas poblaciones de mosquitos ubicadas en distintas zonas urbanas. Esa variabilidad en las secuencias de ADN analizadas de estos insectos podría estar directamente asociada a una mayor capacidad de trasmisión del virus, y mayor resistencia a los insecticidas.
aedes

Una investigación desarrollada por la UNC y el Conicet analizó el ADN de las larvas de mosquitos transmisores del dengue que fueron recolectadas en diferentes sectores de Córdoba y zonas aledañas. El objetivo fue determinar si existe diferencia genética entre las poblaciones urbanas de Aedes aegypti, el principal vector del dengue y otros virus, como el Zika, el chikungunya y la fiebre amarilla.

Los resultados surgen de un muestreo realizado en una veintena de barrios de la ciudad de Córdoba y de la periferia para determinar la composición genética de estos insectos. Se hallaron altos niveles de diferenciación genética entre las poblaciones geográficas de estos mosquitos, es decir, son muy diferentes entre sí desde el punto de vista genético (alto grado de polimorfismo).

Diversos estudios relacionan esta variabilidad genética con una mayor capacidad de transmisión del virus, así como a una mayor resistencia a los insecticidas, y otras características de interés epidemiológico. “En la especie humana, por ejemplo, hay personas con diferente color de piel o tipo de cabello. Esos rasgos tienen que ver con la herencia o variabilidad genética. En el caso del Aedes aegypti esas características genéticas pueden estar asociadas a la capacidad que tiene el mosquito de infectar y contagiar el virus, o al grado de tolerancia a los insecticidas, entre otros aspectos”, señala Walter Almirón, director del Centro de Investigaciones Entomológicas de Córdoba dependiente de la Universidad Nacional de Córdoba e integrante del proyecto.

La investigación fue llevada a cabo de manera conjunta por especialistas de la cátedra de Genética de Poblaciones y Evolución (UNC), el Instituto de Diversidad y Ecología Animal (Conicet), y el Instituto de Investigaciones Biológicas y Tecnológicas (Conicet y UNC), y  publicada recientemente en la revista científica the Journal of Medical Entomology (Oxford University Press).

El estudio sugiere que esta diferenciación genética puede deberse a la localización de la provincia de Córdoba en el centro del país, en el cruce de diversas rutas nacionales e internacionales, lo que habría favorecido la introducción y el transporte pasivo de diferentes linajes de la especie. “En la ciudad hay un ‘crisol’ de mosquitos que proceden de distintos lugares, principalmente del noroeste y noreste de Argentina, y de países vecinos, como Brasil, Paraguay Bolivia. Eso ayuda a explicar la gran heterogeneidad desde el punto de vista genético”, afirma el investigador.

Boletín de noticias