Absolvieron al policía que abatió a un joven tras un intento de robo en 2012

Locales 23 de mayo de 2024 Por Tribuna
El policía Luciano Carnero, de 37 años, fue absuelto por la Cámara del Crimen de Río Tercero en la causa por la muerte del joven Lucas Funes, de 23, en una persecución que se originó luego de un intento de robo.
Fallo
Gentileza La Voz

El policía Luciano Carnero, de 37 años, fue absuelto por la Cámara del Crimen de Río Tercero en la causa por la muerte del joven Lucas Funes, de 23, en una persecución que se originó luego de un intento de robo.

El fallo fue por mayoría, con la disidencia de la presidenta del debate oral, la jueza Guarania Barbero.

A diferencia de los otros dos camaristas, la magistrada entendió entonces como correcta la hipótesis de la Fiscalía, que sostuvo que el policía se excedió en el ejercicio de su cargo y que no estaba justificado para disparar. 

Carnero abatió al presunto ladrón en la mañana del 14 de diciembre de 2012 en un intercambio de disparos, al perseguirlo y darle la voz de alto en un descampado de barrio Monte Grande.

El policía estaba imputado de homicidio en exceso de sus funciones, que prevé una pena de uno a cinco años de prisión, había sido sobreseído en su momento, pero la Cámara del Crimen de Villa María revocó esa decisión y ordenó que siguiera la investigación. La fiscal Paula Bruera elevó finalmente la causa a juicio.

El joven fallecido se supone habría estado involucrado en un intento de robo en un local comercial de la avenida Savio.

En esa persecución Carnero disparó en varias oportunidades con su escopeta antitumulto, es decir con cartuchos de balas de goma, y siguió repeliendo el ataque con su arma reglamentaria 9 milímetros, defendiéndose así del ataque. Uno de esos proyectiles dio en la cabeza del joven quien murió en el acto.
Por el lugar donde fueron localizados los casquillos de las balas policiales, a unos 30 metros de donde cayó abatido el joven, se estableció que Carnero estaba a una distancia considerable cuando disparó, según una pericia.

Esto refutaría la teoría que los disparos mortales se habrían producido a corta distancia.
En el juicio, varios testigos corroboraron que el joven abatido portaba un arma y disparaba hacia atrás en su huida, mientras el policía repelía el ataque.

Sin embargo, en su alegato la fiscal de Cámara dijo que el joven recibió el disparo mortal cuando estaba en huida, ya herido y sin el arma en la mano, con un ángulo de 90 grados a 30 metros de distancia.

Para el abogado de Carnero, el policía se defendió legítimamente, y así lo entendió el Tribunal.
Además dieron testimonio sobre la persecución, y el movimiento policial.

La querella que representa a los padres del joven muerto, adelantó que presentarán un recurso de casación ante el Tribunal Superior de Justicia.

La Cámara del Crimen fue integrada por los jueces Marcelo Ramognino, Guarania Barbero y José Arguello.

Los fundamentos se darán a conocer el 12 de junio.

Foto Gentileza La Voz

Boletín de noticias