Radio T

Opinión. Río Tercero y sus posibilidades

¿Es posible una segunda oleada industrial para la ciudad?

Locales 13/01/2024 Tribuna Tribuna
LOCALES Fábrica

El cambio de gobierno, con un signo político distinto al que veníamos teniendo, es una oportunidad que Río Tercero no debería desaprovechar, y no se trata de la UNRT (Universidad Nacional de Río Tercero), cuya concreción en el mejor de los casos será a mediano plazo y los frutos vendrán más tarde todavía. Se trata de relanzar una segunda oleada industrial para la ciudad, considerando que la primera ocurrió durante los años intermedios del Siglo XX. 

La oleada de prosperidad del siglo pasado, fue de una magnitud tal, que, incluso transcurrido el primer cuarto del Siglo XXI, sólo mediante unas pocas decisiones políticas adecuadas, los restos de aquella gigantesca oleada de prosperidad, permitirían el segundo relanzamiento de Río Tercero como ciudad industrial con proyección nacional.

El actual Presidente, ha manifestado la decisión de encauzar el país por la buena senda, lo que naturalmente implica hacer uso de toda capacidad ociosa desaprovechada como es el caso de las instalaciones, máquinas y equipos de la División Producción Mecánica de la Fábrica Militar Río Tercero.

El personal que actualmente trabaja en la Fábrica Militar, teme que una privatización o cambio de dependencia dentro del mismo Estado, pondría en peligro su estabilidad laboral. Pero analizando el tema de manera fría y racional, se concluye que a la inversa; una posible privatización o cambio de dependencia, sólo traería ventajas al personal y posibilitaría la incorporación de nuevos y considerables puestos de trabajo.

Tenemos en la ciudad el enorme capital de millones de dólares, que debería ser puesto en marcha aprovechando las instalaciones, máquinas y equipos de la “División Mecánica” de la “Fábrica Militar Río Tercero”, que dicho sea de paso, de militar solo le quedó el nombre, (sí solo el nombre), porque no produce ningún producto bélico, ni está en condiciones de producirlo, y la administración y dirección son puestos políticos que desplazaron a los militares. No quedando ningún militar en la fábrica. Por eso se reitera, de militar sólo le dejaron el nombre, pero que depende de una estructura política extemporánea, anacrónica, y fuera de época, que fue creada por la cúpula militar de aquella época, y ejecutada el General Savio, cuando Argentina era un país filo nazi-fascista, y de los más ricos  del mundo (debido a provisión de alimentos a los países en guerra), pero a contramano del bloque dominante que terminó ganando la Segunda Guerra Mundial.

Hoy, Fabricaciones Militares Sociedad del Estado (de la cual es parte nuestra FMRT), es una estructura del Gobierno nacional, que fue muy útil al desarrollo del interior del país en el siglo pasado, pero absolutamente fuera de contexto en la Argentina actual, que comenzó a enterrar sus aspiraciones de producción bélica con la exportación ilegal de armas a Croacia y Ecuador y terminó con la derrota de la Guerra de las Malvinas, que obligó a la desmilitarización de Argentina, y a la paralización de la fabricación del TAM (Tanque Argentino Mediano) y con ello la producción mecánica de nuestra FMRT.

El tiempo y las circunstancias pasaron, pero dejaron un enorme capital de millones de dólares, en instalaciones, máquinas y equipos, útiles para múltiples actividades productivas. Ahora ha llegado el momento de ponerlo en marcha.

Si bien FMRT podría no ser deficitaria gracias a la “División Producción Química”, de resultar cierta la información que Fabricaciones Militares Sociedad del Estado da pérdidas (Millonaria pérdida de Fabricaciones Militares – Tribuna Semanal – 18 jul 2022), el actual gobierno, parece decidido a “equilibrar el presupuesto”,y muy probablemente implique el cierre y/o privatización de nuestra Fábrica Militar.

Por ello resultaría conveniente presentar un plan o propuesta que beneficie a la ciudad. 
Modestamente se presenta el siguiente:
1)    Privatización de la División producción Química de la FMRT: la “División Producción Química”, produce ácido nítrico, imprescindible dentro del “Polo Químico” para el funcionamiento de Petroquímica Río III. Es decir, que la empresa que la compre la mantendrá en actividad, y seguramente mejoraría respecto de su situación, teniendo en cuenta que actualmente ni siquiera dispone de certificaciones externas de calidad, seguridad y medio ambiente, que otorguen cierta seguridad a la población. Es decir, su privatización, además de ser posible, traería mejoras al personal empleado en la planta, y mayor seguridad a la población.
2)    Privatización de la División Producción Mecánica: actualmente y desde hace años, se encuentran total o casi totalmente inactiva. En manos privadas se transformaría en un “Segundo Parque Industrial de Río Tercero”, con la incorporación de cientos de nuevos puestos de trabajo genuino. Ver el escueto Inventario al final de esta propuesta. Este “Segundo Parque Industrial de Río Tercero”, se podría concretar privatizando a la División Producción Mecánica por “Talleres” (O edificios independientes), es decir de 5 a 7 inversores privados, que adquieran los edificios, con sus instalaciones y maquinaria existentes en cada uno de ellos.
En cuanto a los terrenos baldíos (que son muchos), cabrían en principio dos alternativas:
1)    Que el Estado nacional entregue a los herederos del donador de la tierra (hecho ocurrido entre los años 1934-1936), los terrenos baldíos que están dentro del predio “Fábrica Militar Río Tercero”, para que procedan a su loteo y venta con fines industriales.  Se trataría de una especie de indemnización compensatoria, a los actuales herederos, quienes estarían reclamando la devolución de la tierra, por cuanto el Estado Nacional ha dejado de lado la finalidad de la donación que era “afianzar la defensa nacional”.
2)    Otra opción sería entregar por Ley Nacional a la Municipalidad de Río Tercero, la actual Fábrica Militar Río Tercero tal como se encuentra, para que proceda a su privatización, creando el “Segundo Parque Industrial de Río Tercero”, pero respetando el derecho de propiedad de los herederos de don Pedro Marín Marotto, entregando a sus descendientes todos los terrenos baldíos del predio Div. Producción Mecánica, para su venta con fines de industrialización.

INVENTARIO
A: Taller pesado de calderería
•10.000 Metros cuadrados cubiertos.
•Acceso al interior del taller por vías ferroviarias
•7 puentes grúas estratégicamente distribuidos de 20 metros de ancho y 6 metros de altura
•Piso de cemento
•Sala de pintura de última generación

B: Taller de mecanizado pesado
•Torno vertical con plato de 5 metros de diámetro y 2 cabezales marca RAFAMET 
•Centro de mecanizado CN de 10 metros de longitud marca WOTAN (Alemana).
•Puente grúa adecuado para la manipulación de grandes piezas a trabajar en el centro de mecanizado y en el torno vertical.
•Mármol, para medición y trazado de piezas de acero, de 3 x 3 metros

C: Taller de mecanizado liviano
•Centros de mecanizado Mandelli CN de fabricación italiana
•Torno Wollenberg de 7 metros de bancada y 500 mm de volteo
•Dos tornos verticales con plato de 1,5m de diámetro.
•Numerosas máquinas y equipos menores, aptos para asistir las necesidades de mecanizado liviano

D: Taller de Forja
•Prensa de 900 Tn EUMUCO
•Prensas de 500 Tn marca Berry
•Varios tipos de balancines y otras máquinas instaladas

E: Almacén-depósito general con todos los servicios

F: Edificio de oficinas técnicas de 1500 m2, con todos los servicios

G: Edificio de administración general de 800 m2, con todos los servicios

Ing. Angel Pretini

Lo más visto