La fortaleza de una familia y el sueño de reconstruir la casa

Locales 21 de agosto de 2021 Por Tribuna
Un incendio destruyó su casa y perdieron todas sus pertenencias. Vecinos, el Municipio e instituciones colaboran para ayudarlos a superar la difícil situación. El objetivo ahora es levantar nuevamente la vivienda. Una de las integrantes de la familia dio su testimonio.
LOCALES Incendio Cerino

El día empezó como cualquier otro en la casa de la calle Vieytes al 142 de barrio Cerino. Los integrantes de la familia que allí residía nunca imaginaron el desenlace final. 

Jessica Báez de 28 años, salió a hacer unos trámites y cuando volvió se encontró con el peor escenario: su casa ardía en llamas. La cuadra estaba cortada y el caos de vecinos y bomberos no le permitían saber qué ocurría. “Cuando me dejaron pasar lo primero en que pensé, fue en mi hija, me decían que estaba bien, pero hasta que no la vi con mis propios ojos no pude estar tranquila”, confesó. 

Minutos antes del siniestro, en la casa se encontraban una de sus hijas, su hermana y su cuñada. Al producirse un corte de luz, la hermana de Jessica dio aviso a la pareja de su hermano que se estaba bañando, revisaron de dónde provenía el problema y cuando abrieron la puerta de uno de los dormitorios el fuego furiosamente empezó a tomar el control del resto de la casa. La mayor intentó detenerlo con mantas y colchas, y ante el fracaso y la expansión de las llamas no les quedó otra que huir. 

Si bien la investigación sigue en curso, se cree que el incendio pudo haberse producido por una garrafa estufa que calefaccionaba la habitación. 

Ante la llamada de familia y vecinos, Bomberos Voluntarios asistió inmediatamente, y al cabo de casi dos horas de arduo trabajo lograron extinguir el fuego, y acto seguido despejaron el lugar de cualquier peligro. Mientras tanto, la familia, ya todos juntos observaban cómo de a poco iba desapareciendo su hogar. 

Jessica afirmó que en un principio no entendía nada pero que luego fue devastador ver que el fuego arrasaba con todo. 

Al lugar, acudió también Celeste Sánchez, directora de Políticas y Programas Sociales, para acompañar, apoyar y ponerse al tanto sobre las necesidades de la familia. “Es admirable el poder de resiliencia de todos ellos. Lo que más me sorprendió fue la fortaleza que tienen, el panorama era desolador, perdieron todo y, sin embargo, con mucha entereza, estaban dispuestos a ayudar y a limpiar los restos de escombros que dejó el incendio”, señaló. Y además agregó que fue un milagro que no hubiera mucha gente adentro y que nadie resultara herido. 

Asimismo, el Municipio actuó de inmediato y puso a disposición a un equipo constituido por una psicóloga, una asistente social, que contuvieron a la familia, y el secretario de Obras Públicas para hacer una revisión de los daños.

El después
Hoy los miembros de la familia están divididos en casas de diferentes parientes. Se están quedando provisoriamente hasta que encuentren un lugar definitivo, al menos durante el tiempo que les lleve reconstruir la vivienda. Jessica con sus hijas y su hermano están viviendo en lo de una prima, Soraya, la madre, en lo de su pareja y así el resto de la familia se ha ido acomodando con la esperanza de conseguir con urgencia un nuevo hogar que les permita rearmar sus vidas. 

“Si bien decidimos distribuirnos porque somos muchos, estamos todo el día juntos, apoyándonos, hablando y acompañándonos para que esto pase lo más rápido posible”, sostuvo Jessica. 

Por su parte, desde el Municipio también se está realizando una búsqueda para conseguir alquilar una casa lo antes posible adonde todos pueden mudarse. 

Llegando a las 20 horas del pasado viernes 13 y ni bien los bomberos apagaron la última llama de fuego, empezaron las donaciones. Tanto los vecinos, como el área de Acción Social que está trabajando en conjunto con Cáritas, y gran parte de la sociedad se pusieron la causa al hombro y empezaron a recolectar ropa, alimentos no perecederos, colchones, muebles y demás elementos que puedan ayudar a la familia. 

“No nos imaginábamos recibir tanta ayuda, tantas donaciones. Ahora tenemos que empezar de cero, perdimos todo, pero gracias a la solidaridad de la gente y del Municipio se nos va a hacer menos difícil. Vamos a estar eternamente agradecidos”, sostuvo Jessica emocionada. 

Si bien siempre cualquier tipo de ayuda viene bien y aún más en circunstancias tan terribles como estas, llegó el momento de la reconstrucción de la vivienda y para ello Soraya Fazio, la propietaria de la casa y madre de Jessica, publicó en sus redes sociales una lista de materiales necesarios para todos aquellos que quieran o puedan colaborar y que incluye desde ladrillos hasta bolsas de cemento. “Ya tenemos de todo y ahora queremos empezar a pensar en volver a levantar nuestro hogar”, manifestó la joven.

Boletín de noticias