Villa Ascasubi quiere recuperar su historia

Regionales 29 de junio de 2020 Por Tribuna
Presentación. Por iniciativa de un historiador local, se puso en marcha un ambicioso proyecto que cuenta con la participación de diversas áreas municipales, buscando revalorizar la identidad del pueblo.

Villa Ascasubi tiene demasiada historia, de hecho es la localidad más antigua de la región, pero necesita sustento para ser más conocida aún.
 Así lo dio a entender una comisión de investigación interdisciplinaria que fue presentada esta semana.
 Además de recuperar la historia, se plantea como objetivos: proteger el patrimonio histórico, fortalecer la identidad local y revalorizar el rol protagónico de la localidad en la región a través de los años.
 La idea nació del profesor y Licenciado en Historia, José María Resiale, quien además, es becario doctoral del CONICET (Centro Científico Tecnológico del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnica).
 Pero pasó a transformarse en un plan integral del que participarán  tres áreas municipales: Cultura, Turismo y Educación, que se verán directamente beneficiadas con los logros alcanzados. Naturalmente, quienes están a cargo de las mismas, participarán activamente de la comisión. La referencia es para Silvia Gioda, Alexander Rovera y Lorena Cismondi, respectivamente.
 También tendrá un rol importante el director de Comunicación, Juan Manuel Ferreyra Suescum, quien resultó el primer nexo entre Resiale y el intendente Fernando Salvi, quien rápidamente se vio interesado y manifestó su apoyo.
 Pero más allá de nombres propios, la convocatoria está abierta a todos los vecinos de la localidad y región, que quieran sumarse, ya sea aportando material, testimonios y realizando entrevistas, que representarán el primer paso de esta amplia investigación.
 Para el próximo miércoles a la tarde está prevista una nueva reunión abierta donde se conformarán los equipos de trabajo.
 Resiale plantea como primeros resultados concretos, la confección de un libro, creación de un museo e intervenciones en las calles con referencias históricas. Buena parte de estas tareas deberían estar plasmadas para 2023, vaticinó.
 Pero también está previsto que tenga efectos directos en las áreas municipales mencionadas y hasta contribuya con la diversificación de la economía.
 Desde el punto de vista turístico, se pretende generar un circuito histórico y cultural en la localidad y estancias de cercanía.
 A su vez, plantean posicionar a Villa Ascasubi como un polo educativo de la región, atrayendo viajes de las escuelas.
 Por otra parte, la creación de un archivo histórico regional puede resultar un centro de referencia para investigadores, más allá de la propia localidad.

Fechas como indicios
 Resiale remarcó que hay muchos datos pero sin solidez científica y se busca avanzar en el rearmado de la historia, incluso citando arqueólogos para etapas posteriores del proyecto.
 En ese contexto, cita algunas fechas claves que sirven de referencia para ampliar la investigación.
 “Se toma como año de fundación a 1889 pero sólo se trató de un cambio de nombre porque ya había un asentamiento”, reseña el historiador.
 Fue entonces cuando dejó de llamarse Capilla de Rodríguez, al menos de manera formal, porque es sabido que siguió bajo esa denominación en el lenguaje popular bastante tiempo más.
 Los primeros vestigios relacionados con el área que hoy ocupa Villa Ascasubi se remontan a 1584, cuando Juan Rodríguez, de quien no se sabe nada, admiten, “habría” resultado beneficiario de una merced de tierras. Resiale pone énfasis en el potencial, como lo hace con todo lo conocido hasta ahora ya que la búsqueda de mayores certezas es uno de los impulsos que tiene el proyecto.
 También cita a 1662 como el año del primer sacerdote en lo que hoy es el pueblo, de acuerdo a los registros del Padre Benard.
 Según cuenta la historia conocida hasta ahora, en 1728, Juan Francisco Rodríguez Cordero fue autorizado a levantar una capilla y de allí surge el nombre original de la localidad. La misma habría sido destruida por un ataque de los pueblos nativos, según la crónica del Presbítero Antonio Suárez de Cabrera.
 La reconstrucción se llevó a cabo en el mismo sitio donde se encuentra actualmente el templo religioso, que conserva parte de esa estructura original.
 “No puede ser que no sepamos cómo surgió nuestro pueblo y queremos encontrar respuestas”, resumió Resiale.

Boletín de noticias