Radio T

David Consalvi, el riotercerense que se alista para ser legislador provincial

El abogado oriundo de esta ciudad, que actualmente se desempeña en el Tribunal de Cuentas de la Provincia, afronta el mayor desafío de su carrera política en un lugar espectable de la lista que encabeza el candidato oficialista, Martín Llaryora.

Locales 13/05/2023 Tribuna
LOCALES - Consalvi

Naturalmente, la atención en torno a las elecciones del próximo 25 de junio estará centrada en conocer el nombre del próximo gobernador pero también traerá aparejada la renovación del cuerpo legislativo.

Para Río Tercero tendrá el valor agregado de saber que un representante genuino, de no mediar nada extraño, pasará a ocupar una banca como legislador provincial.

Su lugar expectable en el puesto 11 de la popularmente conocida “lista sábana”, que encabeza el candidato Martín Llaryora, prácticamente le asegura al abogado David Consalvi, un futuro en la Unicameral, independientemente del resultado electoral.

“Ha sido un gesto de tremenda generosidad de Martín (Llaryora) para conmigo en representación de un gran equipo de trabajo que lo viene acompañando desde los comienzos, hace más de 15 años”, expresó Consalvi.

El camino recorrido por el riotercerense hacia esta postulación lo encuentra ligado al actual intendente de Córdoba durante buena parte del recorrido. 

Comenzó como consejero del PJ en Río Tercero en la última interna partidaria del año 2011 y dos años después, cuando Llaryora asumió como ministro de Industria de la Provincia, asumió con 27 años, su primer cargo público en dicha cartera. Después lo acompañó, cuando éste fue vicegobernador, en distintas funciones del poder legislativo hasta transformarse en vocal del Tribunal de Cuentas de la Provincia, tras las elecciones provinciales de 2019. En la actualidad, también es congresal provincial del PJ.

Consalvi describe que dentro de la función pública siempre tuvo más bien un rol “técnico”, desde su perfil de abogado, pero ahora será la primera vez que tendrá un cargo de mayor corte político, dada la búsqueda de consenso que supone la función, algo que avizora como un nuevo desafío.

“Es un cargo de representación por excelencia. Uno toma contacto de las necesidades e inquietudes de los ciudadanos y tiene la posibilidad de llevarlas a un lugar donde pueden transformarse. La tarea legislativa es representar la agenda de la gente y lograr las mayorías necesarias para que se concrete en una respuesta”, resume en torno al cargo que le aguarda.

Consalvi plantea la necesidad de volver a la genesis de la representación que estos cargos implican. Mostrarse como un representante cercano de la gente y estar en contacto con las necesidades a pesar de que son varios los representantes del poder legislativo y eso aveces genera una imagen difusa, según reconoce.

“Nosotros entregamos la vida en esta función, las 24 horas y todos los días de la semana, como tiene que ser, no es una carga sino un servicio público, una profunda vocación de sacrificar proyectos particulares en pos de aportarle algo útil a la sociedad. Si uno está cerca de la gente, logra que se vea representada, creo que los conceptos generales de que la política no sirve para nada, se empiezan a deconstruir, ese es un desafío de los nuevos liderazgos”, señala el futuro legislador justicialista.

“Si uno está cerca de la gente, logra que se vea representada, creo que los conceptos generales de que la política no sirve para nada, se empiezan a deconstruir, ese es un desafío de los nuevos liderazgos”.

“Ese rostro humano, empático de la política es el que se ha roto y nosotros tenemos el desafío de reconstruirlo. Hay que abrirle las puertas del despacho a través de las redes, los medios y reuniones para que vean todo lo que se trabaja. Aunque también hay excepciones y no hay que ser necios”, admite Consalvi.

En este sentido destaca como un factor importante, el sentido común en cuanto a las prioridades que aguardan por una respuesta.

Ya inmerso en la campaña, Consalvi reconoce que lo que se pone de manifiesto es la expresión más pura de la política, tras el objetivo de transmitir los valores de la propuesta electoral que encabeza Llaryora.

En ese sentido, destaca especialmente las cualidades del candidato de Hacemos Unidos por Córdoba, revisando lo que considera una “reconstrucción” de las ciudades que gobernó tras gestiones radicales, tal el caso de San Francisco y Córdoba.

En contacto con “el pago”
A pesar de que su labor se concentra en la capital provincial, Consalvi asegura que tiene un contacto permanente con Río Tercero, donde permanece buena parte de su familia, amigos y a donde viaja no menos de dos veces por semana. Pero no solo perduran los lazos afectivos. “Siempre está el llamado de gente que sabiendo el puesto que ocupo tiene alguna inquietud o necesidad en la que puedo ayudar”, afirma.

En función de esto, se permite observar el escenario del PJ local, del que destaca especialmente la conducción de Yamil Mengo. “Asumió con una hoja de ruta hacia dónde tenía que empezar a construirse el justicialismo de Río Tercero. Primero tenía  que devolverle ese espíritu ganador que le permitió gobernar la ciudad varios años y estar muy cerca en 2019 con un excelente candidato como es José María Lopez. Volver a tocar esa fibra íntima, mostrar que tiene dirigentes a la altura de las circunstancias para representar una buena alternativa de gobierno”, comentó sobre la autoridad partidaria.

“Por eso se habló con todos porque la idea era tener un peronismo participativo, siempre pasa que mucha gente se aleja y había que convocarla con una idea, una causa”, agregó.

En la misma dirección destacó la voluntad expresada en su momento por Llaryora, de entablar el diálogo con otras fuerzas políticas, lo que decantó en tres ofertas justicialistas sumadas al presidente del PRO, dentro del espacio rumbo a las PASO de Río Tercero, como parte de una tendencia que tuvo continuidad a nivel provincial y quedó manifestada en las candidaturas a la vicegobernación y viceintendencia de la capital cordobesa.

Lo más visto