El nuevo paradigma turístico ofrece oportunidades para Almafuerte

Regionales 26 de diciembre de 2020 Por Tribuna
Expectativa. Según previsiones, las características naturales de este destino deberían ser especialmente valoradas en el actual contexto sanitario, a la hora de planificar vacaciones.
REGIONALES - Turismo2

Ante el arranque de una nueva temporada turística, Almafuerte renueva su intención de posicionarse como un destino que por sus características, podría verse potenciado en el actual contexto sanitario.
    Las previsiones recién podrán corroborarse cuando llegue el nuevo año y la liberación del tránsito a nivel nacional, pero hay razones para creer que será un verano positivo en ese sentido.
    Según la directora de Turismo, Soledad Carrera, “se abre una oportunidad para darse a conocer”, a partir de la mayor predilección que se espera por parte de los turistas, hacia grandes espacios abiertos al aire libre; precisamente, lo que hay allí para ofrecer.

El nuevo paradigma muestra además una predilección por las cabañas en desmedro de los hoteles y en Almafuerte, esa opción representa el 80 por ciento del alojamiento disponible.
    Pero más allá de las conocidas bondades naturales, la principal apuesta para esta temporada estival pasa por la nueva infraestructura junto al Piedras Moras, como resultado de una licitación pública que promovió el Municipio a mediados de año.

En este marco, son cuatro los paradores que ya están funcionando junto al espejo de agua. Arena Sur y Velas Club de Playa fueron los dos primeros en abrir con una propuesta gastronómica similar, basada en comida rápida y variedad de tragos. Luego se sumaron, Lo de Capretta, donde se destacan el tapeo, cervezas artesanales y la novedosa sangría con champagne, mientras que en Punta del Viento, estará el chef internacional, Leo Coppari, con sus reconocidas paellas.

Está pendiente que comience a funcionar La Blonda, con tres espacios bien diferenciados: un restaurant climatizado que funcionará todo el año, un deck ideal para desayunos y meriendas, y una “barra teen” en la zona baja, especialmente dirigida a los más jóvenes.

Todavía no estará disponible este verano, el ambicioso proyecto del Tigero Group, en el sector de la exPlaya Amarilla, que tendrá como rasgo distintivo, la disposición de contenedores transformados en locales comerciales.
    Con nuevo concesionario, junto al río Ctalamochita, en el balneario municipal, se encuentra “El Marajá” que ofrecerá una variada cantidad de menúes asados a la llama. En el lugar también hay proveeduría y camping, aunque su capacidad se verá reducida por protocolo, a unas 20 parcelas. Para acampar, las carpas deben abonar 500 pesos por día, las casillas 800 y en el caso de los motor-home, el valor será de 1.000 pesos.

Está pendiente la puesta en marcha de la pileta de natación que este verano admitirá menos bañistas, con renovación cada una hora, entre otras medidas sanitarias.

Rumbo a esta temporada, el Municipio hizo recambio de luminarias, refaccionó el sector de juegos infantiles, hubo forestación, colocaron contenedores de basura más grandes y se restauró el puente peatonal, que representa una de las clásicas postales del lugar.
    Para ingresar tanto al río como al lago, se debe abonar 200 pesos por vehículo, “que no es una entrada sino por el estacionamiento”, aclaró Carrera. Si se asiste a pie, en moto o remis, no se abona nada, afirmó la funcionaria.

Vale aclarar que esa tarifa es solo para turistas y los habitantes de Almafuerte no abonarán. De todos modos, deben gestionar en la Municipalidad, una oblea que los acredite como contribuyentes locales y de esa manera accederán al beneficio, aún cuando tengan deuda con algún tributo, remarcó la directora de Turismo.
    Paralelamente, ya está funcionando todos los días de 8 a 20, la Oficina de Información Turística en su espacio habitual en la bajada al lago.

Una de las preocupaciones planteadas por Carrera es la caída en el número de plazas de alojamiento. El principal impacto generado en este sentido, surge del categorizado hotel ubicado sobre ruta 6 que no abrirá sus puertas este verano. A su vez, debido al prolongado período en que el sector no pudo trabajar, muchos cabañeros optaron por alquileres permanentes durante el año. En este escenario, de las 800 plazas disponibles, la temporada pasada, se estima que quedan menos de la mitad.
    Ante esto, se descuenta que cuando la ciudad albergue algunos eventos, será necesario derivar huéspedes a Río Tercero o Embalse.

Boletín de noticias