Últimos días para el basural a cielo abierto en Tancacha

Regionales 13 de julio de 2020 Por Tribuna
Ambiente. Se aguarda que para agosto ya se encuentre funcionando la planta regional de residuos. Solo permanecerán en la localidad, restos de poda, escombros, chatarra y neumáticos, para los que se dispondrá un lugar especial.

El mes en curso resultará clave para concretar el objetivo de cerrar el basural a cielo abierto de Tancacha.  Lisandro Pelufo, asesor ambiental del Municipio y la Comunidad Regional Tercero Arriba, señaló que los plazos originales debieron postergarse debido a la pandemia de coronavirus.
 No obstante, para el 1 de agosto anticipó que debería estar funcionando la planta regional de tratamiento de residuos, con lo cual será posible cerrar el basural local. Naturalmente, esto viene antecedido de una serie de intervenciones en la localidad, incluyendo la concientización.
 Para solventar el plan ambiental en marcha, se creó una tasa ambiental, dado que en los costos reside el principal obstáculo para la mayoría de los municipios.
 Si todo va bien, Pelufo señaló que a partir de agosto, comenzará una recolección diferenciada en la localidad.
 Para esta primera etapa, está previsto enviar los residuos domiciliarios al vertedero ubicado entre Río Tercero y Villa Ascasubi, a razón de tres o cuatro camiones semanales. 
 Vale recordar que Tancacha fue uno de los pocos municipios que ya hizo algunas pruebas piloto en la mencionada planta.
 Los residuos que aún permanecerán en la localidad, serán: restos de poda, escombros, chatarra y neumáticos.
 Para ellos se está montando un “complejo ambiental” al costado del basural en proceso de cierre.
Este lugar servirá para almacenamiento, recuperación y reutilización de lo que llegue hasta allí, precisó Pelufo.
 Para cada uno de estos residuos hay un espacio especialmente destinado y en esa organización reside la diferencia con un basural común, explicó el asesor.
 Para los restos de poda se incorporará una chipeadora que reduzca el volumen y se usarán para compostaje y leña. Los escombros serán utilizados en el relleno de obras y calles, mientras que la chatarra se comercializará. En el caso de los neumáticos, acumularán la suficiente cantidad para ser enviada a la planta regional donde se juntarán con los de otras localidades y después serán recogidos por la empresa Geocycle.
 Paralelamente, se mantiene el proceso de reciclado de otros residuos. El aceite de cocina usado
puede ser depositado en botellas en un contenedor azul ubicado en el corralón municipal. Los aparatos electrónicos en desuso, también llamados RAEE son recibidos en el Juzgado de Faltas, de lunes a viernes de 7 a 14. A su vez, hay instituciones en el pueblo que se encargan de recolectar tapitas, papeles y cartones.
 Mientras tanto, se procede al cerramiento del complejo ambiental con ecoladrillos confeccionados a partir de envases plásticos, por alumnos del Instituto Manuel Belgrano, en otra arista educativa del proyecto.
 A su vez, en el basural se seguirán acomodando los residuos existentes para equiparar el terreno a un mismo nivel, antes de proceder al enterramiento.
 Pelufo explicó además que se mantiene una fosa provisoria para los residuos domiciliarios, hasta que se puedan llevar a la planta y los vecinos dejen de concurrir por su cuenta al basural. Sobre esto último, señaló
que a partir del próximo mes, habrá un guardia en el acceso, dispuesto a explicar el nuevo destino de los mismos en el mencionado complejo ambiental.
 Una etapa posterior del proyecto, posiblemente para el año que viene, contempla la creación de una planta de separación en la propia localidad.
 Si bien esto demandará otra inversión, también reducirá los volúmenes de basura enviados a la planta, abaratando costos de traslado.

Boletín de noticias