Más producción y valor agregado del maní regional hacia el mundo

Regionales 06 de junio de 2020 Por Tribuna
Hesar Hermanos no detiene la ampliación de su planta para sumar mercados en Europa
Ver galería DSC_0065
1 / 13 - Jorge Hesar (primero desde la izquierda) junto a su hijo Agustín y Nadia Hesar en las oficinas de la empresa

Por Alejandro Tissera

ES una obviedad plantear que no son tiempos fáciles ni para la economía ni para la producción. El aislamiento social por el coronavirus le sumó un nuevo y angustiante escenario, a la frágil realidad empresaria. Pero hay quienes pueden sobrellevar con mejor temple y perspectiva sus proyectos, sin detenerlos a pesar de la incertidumbre. 

Hesar Hermanos es un ejemplo de ello. La empresa seleccionadora y procesadora de maní ubicada en Villa Ascasubi se prepara para ampliar sus horizontes productivos y de exportación. La vedette, el maní tipo confitería, no sin antes pensar en otras variantes. 

Desde hace varios meses trabaja en la ampliación de su planta con varias instalaciones que siguen rigurosos estándares internacionales dentro de las normas de calidad con la que se maneja el comercio exterior de alimentos. La idea es poder avanzar en el mercado europeo con el maní confitería colocado directamente en la góndola. 

DSC_0001
La nueva ampliación donde se ubicará el laboratorio de calidad cumpliendo normas internacionales

Con ese objetivo Hesar encaró una serie de inversiones para dotar a la planta de un laboratorio de calidad, y de hasta una oficina de la Aduana nacional para completar directamente en origen los trámites de exportación. 

Ni bien se atraviesa la rotonda de ingreso a Villa Ascasubi, ya se puede divisar la planta, silos e instalaciones de un complejo ubicado en 25 hectáreas. 

Zona privilegiada
"Al maní lo producimos en Córdoba y va al resto del mundo. Casi no se consume en el país, solo el 10%", destaca Jorge Hesar (nieto del fundador de la firma), integrante del directorio y tercera generación dentro de la empresa. 

Hesar no oculta su satisfacción cuando revela, para los no entendidos en la materia, que el maní cordobés se ubica en el primer puesto en calidad en todo el mundo. Y esta zona específica del departamento Tercero Arriba es la bendecida por la naturaleza, por la calidad de sus tierras, su clima y el trabajo de varias décadas en mejorar el cultivo y cosecha del maní. "Estuvo antes que la soja", recuerda Jorge, mientras realiza un alto en la tarea diaria para recibir a este medio en las oficinas ubicadas en pleno centro de Villa Ascasubi.

El valor agregado que se le da al producto es esencial, no solo para la inversión empresaria sino para los puestos de trabajo que se crean y consolidan en su entorno productivo. Entre puestos laborales directos e indirectos. Hesar da trabajo a unas 250 familias. 

DSC_0030
La planta cuenta con tecnología de punta

"Es bastante difícil entrar a Europa, pero una vez que prueban la calidad del maní no lo dejan más", señala. Hesar destina la mayor parte de su producción al mercado externo y va por más. Sus instalaciones están ubicadas dentro de un complejo de 25 hectáreas. Y el maní proviene de proveedores directos y cultivo propio. 

El valor agregado que se le da al producto es esencial, no solo para la inversión empresaria sino para los puestos de trabajo que se crean y consolidan en su entorno productivo. Entre puestos laborales directos e indirectos. Hesar da trabajo a unas 250 familias. 

La ampliación de su planta sigue las normas que pide el mercado europeo y la idea es montar una área de blancheado (proceso mediante el cual se le quita la piel al grano de maní) para mejorar su calidad y presentación. "En este momento Europa pide mucho un maní blancheado (en grano, crudo, sin la piel), para luego procesarlo. Lo utilizan para elaborar un frito salado, tostado... Europa consume mucho maní en diferentes formas", cuenta Hesar. 

En las góndolas de los supermercados del Viejo Continente se puede encontrar una diversa gama de productos en base al maní. 

DSC_0042
La nave por ahora depósito donde se instalará la planta de blancheado 

Comienzos
Todo comenzó décadas atrás con un acopio de maní, para luego avanzar en varias etapas de selección y procesamiento del grano. Actualmente la planta es de última generación, automatizada y con una capacidad de producción de cuatro mil toneladas al mes. El proceso descascara el maní y en una serie de pasos le va separando la tierra, pequeños palos y otros elementos indeseables, e incluso va "depurando" y separando el maní pequeño, partido, de baja calidad, deforme y manchado, del grano grande y apto para la venta. Pero casi nada se desecha. El resto se destina como materia prima de alimento para aves. 

Para la nueva planta de blancheado la empresa cuenta con una gran nave que se construyó como depósito de las bolsas con el producto terminado. "Y hacia el costado se construye un depósito para el maní blancheado y otro para el maní seleccionado crudo, con un sector de carga directamente de los conteiners a los camiones para ser exportado", indica Hesar. El alta administrativa para el embarque se realizaría directamente en la planta en una oficina de la Aduana que se instalará allí mismo. 

DSC_0051
El principal destino de la exportación de maní es Italia. Hesar planea sumar más países de Europa

Exigencias
"Estamos (construyendo) cumpliendo estrictamente las normas que nos piden los mercados", respecto de la disposición de los sectores, materiales utilizados como porcelanato y acero inoxidable en el futuro laboratorio, como un sistema de control de ingreso y sector de sanitización”, detalló.

El nuevo espacio cuenta con baños, vestuarios, parte de la báscula y un nuevo sistema de calado para la toma de muestras  del grano que llega del campo. 

Hesar subraya la importancia central de darle valor agregado al producto primario, por la producción en sí misma y por la mano de obra que se genera.

El proceso de blancheado, que la empresa persigue con la inversión actual, será un gran paso para el valor agregado. 

DSC_0040
La planta de procesamiento cuenta con varias etapas

Si bien la incertidumbre del país provoca que las decisiones se ralenticen, Hesar ya evalúa avanzar en la pasta de maní, materia prima de la mantequilla de maní que sirve de relleno de los bombones de chocolate, por ejemplo.

En síntesis, el espíritu emprendedor de Hesar no se detiene, desde que Don Elías Hesar dio sus primeros pasos en 1926 con un almacén de ramos generales, apenas llegó desde su Líbano natal.  

"El mercado que más se vende es Italia", apunta Agustín Hesar, cuarta generación dentro de la empresa. Agustín, además de sus responsabilidades dentro de la firma, está comprometido con el trabajo institucional en Río Tercero: encabeza el sector Industria del Centro Comercial local.  

Si bien la incertidumbre del país provoca que las decisiones se ralenticen, Hesar ya evalúa avanzar en la pasta de maní, materia prima de la mantequilla de maní que sirve de relleno de los bombones de chocolate, por ejemplo.

Ese país "es conocido por la calidad de sus alimentos, y que nos elija para proveerse de maní es muy importante. Hasta hay supermercados completos, como Eurospin que es una de las cadenas más grandes de Italia, que se provee en maní solamente de Hesar. Estamos hablando de una cadena de más de mil bocas de expendio", señala Agustín. 

La pandemia de Covid 19 y con ella la cuarentena, no solo frenó la economía sino varios proyectos de inversión. Pero "nuestro proyecto, con el depósito nuevo y la planta de blancheado, queríamos comenzarlo hace casi un año", añade Hesar.

La idea fue lanzada en agosto pasado, y las elecciones Paso le pusieron un freno. "Hubo un desequilibrio con el dólar, se cortaron los préstamos y la prefinancianciaciones. Y ahí esperamos".

Luego llegó el nuevo Gobierno nacional y cuando finalmente se puso en marcha la inversión, llegó la pandemia. Sin embargo luego de unas semanas, Hesar decidió proseguir con los trabajos de ampliación de la planta, que prevé sumar más producción y nuevos puestos de trabajo. 

DSC_0036
Los mejores granos de maní son los que terminan seleccionados para exportación

Pese a la incertidumbre, Hesar siguió con la incorporación de nuevos empleados. "Siempre apuntando a producir más y apostando al país", subraya Jorge.

El mensaje final es central para la empresa. Qué esperaría del futuro, respecto de las reformas impositivas y económicas que el país requiere para facilitar la inversión productiva. Y Hesar responde: "Espero que los gobernantes de turno tengan presente que el empresario no es un enemigo público. Es el que trae la plata al país para que el país viva. Los mayores ingresos del estado vienen de la mano de los empresarios. No se puede matar a la gallina de los huevos de oro", sostiene y finaliza con metáfora. "Si uno tiene la gallina de los huevos de oro, comamos los huevos. Si nos comemos la gallina, no vamos a tener ninguna de las dos cosas". 

Boletín de noticias