Cuando de los cañaverales rugió el grito más dulce a nivel nacional

Locales 09 de mayo de 2020 Por Tribuna
El 14 de mayo de 2006, Sportivo 9 de Julio conquistó el título del Torneo del Interior, que le valió el ascenso a la cuarta categoría del fútbol argentino. La hazaña se concretó en una zona repleta de cañaverales en Tucumán. Cómo lo recuerdan sus protagonistas Iván Castro, Mario Arce, Juan Urruti y el periodista Jorge Galliano
Foto ascenso 9 de Julio 1

El domingo 14 de mayo de 2006, Sportivo 9 de Julio escribió el capítulo más glorioso de su rica historia, al conquistar el título del Torneo del Interior, un certamen que otorgaba tres ascensos al Torneo Federal "B". De 196 participantes de todo el país, el "Patriota" alcanzó la gloria tras un intenso recorrido que, 14 años después, recuerdan sus protagonistas y un periodista que cubrió toda la campaña.

   En la Zona 37, el elenco de Río Tercero se clasificó segundo, con 11 puntos, mismo puntaje obtenido por el líder Complejo Deportivo Teniente Origone de Justiniano Posse y por encima de Independiente Dolores de General Cabrera (6) y Las Palmas de Córdoba (5).

   "Fue el torneo que más disfrutamos ganar. Me quedó marcado el grupo que se armó, con muchos jugadores de afuera, pero muchos chicos del club que estábamos en un buen momento. Vinieron seis o siete refuerzos de categoría", planteó Iván Castro, histórico arquero de Sportivo 9 de Julio que hoy sigue activo en la valla de Agrario de Corralito.

   "Habíamos tenido ya dos experiencias de Argentino. No nos había ido bien. Con este plantel, era para llegar lo más alto posible. Veíamos lejos el ascenso hasta que se fueron dando clasificaciones. Nos fuimos haciendo fuertes como grupo y desde cuartos, cuando dimos vuelta la serie en Trenque Lauquen, sabíamos que estábamos para el ascenso", agregó el "Flaco".
   Asimismo, recordó que fue expulsado en la quinta fecha de la fase clasificatoria en Justiniano Posse y se perdió dos fechas: el encuentro clave para clasificar en casa ante Independiente Dolores y la ida de octavos. 

   En las instancias de eliminación directa, "9" dejó afuera en 16avos de final a Escuela Presidente Roca por penales (Castro atajó dos), vapuleó a Atlético Sanford 7-1 en octavos y comenzó a tejer el gran sueño en cuartos, al dar vuelta un 1-4 con un segundo tiempo grandioso ante Barrio Alegre en Trenque Lauquen (ganaría 6-4). El duelo semifinal ante Guaymallén de Mendoza, con victoria 1-0 del albiceleste, pareciera que aún se siguiera disputando: nadie olvida el extenso tiempo añadido de aquella jornada. Y en las finales, ante San Fernando de Ingenio Leales de Tucumán, dos memorables triunfos por la mínima consumaron la conquista.

   "9 de Julio fue un equipo muy competitivo. Mucha gente lo acompañaba. Lo más apoteótico fue el título de campeón, pero lo más significativo fue la victoria en Trenque Lauquen. En la revancha, después de haber empatado acá (en Río Tercero), se lesionó Cracco, uno de los baluartes de la defensa, y ‘9’ perdía 4 a 1. El que seguía el fútbol ya apagaba la radio. Y ‘9’ lo terminó ganando 6 a 4. Esa tarde estaba inspirado Mario Arce, dentro de un equipo muy sólido", recordó el periodista Jorge Galliano, que siguió la campaña.
   "Sanford tenía buen equipo, en una zona agropecuaria, pero jugaba de local en otro lado", precisó sobre el equipo santafesino.

   En alusión a la semifinal en tierras cuyanas, Galliano apuntó que se jugaron entre 120 y 130 minutos en lugar de 90. "Gustavo Lima hizo un gol de mitad de cancha en la revancha. Le ganó de visitante. Parecía el Brasil-Argentina del Mundial ‘90, lo que no atajó el ‘Flaco’ Castro, lo salvaron los palos y el travesaño. Terminó con muchas agresiones ese partido", detalló sobre la eliminación propinada a Guaymallén.

      "Nico Mignani jugó después en Guaymallén y recordaban ese día. La cancha estaba llenísima. Hicimos el gol en el segundo tiempo. El partido estuvo parado pero el reloj lo detuvo. Cuando se cumplieron los 45, el árbitro dio 15 más. Lo festejaron como un gol. Lo aguantamos. Cuando terminó, estuvimos una hora más en la cancha para poder salir porque hubo disparos de balas de goma y gases lacrimógenos", recordó Castro.
 

 ¿Por qué hubo tanta adición? El arquero precisó haber visto la presión que le metieron al juez en el entretiempo, con patada incluida a la puerta del camarín. "Entraron hinchas a amenazarlo a la cancha. Fue duro para él, por eso estuvo bastante parado", consideró.

   La cobertura periodística también tuvo desafíos. "Fuimos en colectivo de línea a Tucumán. Fuimos en remis a Leales, pero hay dos Leales. Uno es el pueblo, pero antes hay una entrada de Ingenio Leales, que era de Atanor.

Era un camino lleno de cañaverales donde no se veía nada hasta que llegamos a la cancha", graficó sobre la sede de la segunda final. "‘9’ había concentrado en las Termas, pero entró por otro lado. Era un lugar muy inhóspito donde era raro que fuera tanta gente. Pero en moto y en bicicleta, se llenó", detalló Galliano. 

Boletín de noticias