Por ahora, en Río Tercero no hay desabastecimiento de gasoil

Locales 13 de junio de 2022 Por Tribuna
En estaciones de diversas marcas coinciden en afirmar que la falta de combustible es esporádica y no avizoran un escenario dramático, aunque se toman algunos recaudos.
TAPA 1

La falta de gasoil se viene arraigando en la lista de preocupaciones diarias que ya padecen los argentinos y especialmente el sector productivo que ve amenazado su desempeño ante la falta de este insumo clave.

Una mayor demanda acompañada de la menor oferta de las petroleras, dado que deben importar aproximadamente un tercio de este producto, generaron un complejo escenario.

No obstante, por el momento, la situación que ya puede definirse como crítica en el norte del país, por ejemplo, no parece alcanzar la misma magnitud por estas latitudes.

El relevamiento realizado entre estaciones de servicio de distintas marcas en Río Tercero, arroja como conclusión provisoria que la provisión de combustible logra a grandes rasgos, atender la demanda local.

En todas ellas, reconocieron que la carencia de este combustible llega a producirse, pero solo por algunas horas, sin que ello genere más que alguna molestia menor en este contexto de tensa calma.

Solo YPF está por ahora restringiendo la oferta, con cupos que oscilan entre los 200 y 100 litros para los camiones, dependiendo si son clientes habituales o compradores casuales, según comentó Silvia, de la estación de servicio Barale.

Teniendo en cuenta que un rodado de este tipo necesita el doble de esa cantidad para ir y volver a Buenos Aires por ejemplo y que en algunos casos tienen capacidad de cargar hasta 1000 litros, la limitación representa un inconveniente, pero puede considerarse leve en comparación al peregrinaje que demanda este insumo en otras regiones del país.

Las restricciones también alcanzan al agro y no se están llenando cisternas como ocurriría sin mayores inconvenientes en otro escenario, reconocen.

Solo en estaciones de la bandera nacional se está aplicando un cupo de carga de hasta 200 litros para los camiones.

“Los problemas de abastecimiento no duran más de cuatro o cinco horas, desde hace un mes y medio que comenzó esta situación, nunca nos quedamos un día entero sin gasoil. El tema es que cuando llega el camión, no se sabe cuánto va a traer”, explican desde la expendedora estatal.

Aunque no están estableciendo cupos a la hora de despachar, Ignacio, quien trabaja en la estación Shell, de Gabaglio, admite que la disponibilidad es reducida pero mayor a la que tuvieron a fines del mes pasado.

Desde su lugar cree que el mayor inconveniente está generado por el transporte y teme que este equilibrio de la oferta se vea amenazado con la cosecha de maíz, el próximo mes, aunque al mismo tiempo, observa que la mayoría de los productores se está haciendo su “colchón” para sortear la amenaza de un desabastecimiento.

En esta estación también se busca valorizar en estos momentos, la fidelidad de los clientes, regulando la carga de manera tal que alcance para todos. “Por más que venga alguien a querer cargar miles de litros y ofrezca pagar en efectivo, no lo hacemos porque estaríamos perjudicando a los que vienen siempre y no solo ahora porque hay problemas”, aseguran.

Los faltantes del combustible se limitan a solo algunas horas y rara vez coinciden en más de una estación a la vez.

En la estación Axion, de Meteña Hermanos, no se muestran preocupados con la situación actual, afirmando que solo por algunas horas pueden llegar a quedarse sin gasoil, algo que obedece más a cuestiones de logística que de stock. Aseguran que no hay problemas con las provisiones por parte de la petrolera que tiene su refinería en San Lorenzo, Santa Fe.

Miguel cree que en Río Tercero no habrá inconvenientes para cargar este combustible y a lo sumo, lo que no se consiga momentáneamente en una estación, estará disponible en otra.

Desde su óptica, entiende que si bien la complicación existe, es mayor el pánico generado por algunas informaciones que la situación real, al menos en el ámbito local. “Nada hace suponer que no vamos a tener el nivel de provisión del año pasado. Creo que nadie va a tener la necesidad de viajar sin el diesel suficiente”, vaticina.

Por otra parte, en cuanto a la provisión que demandará la cosecha, no aguarda un aluvión de la demanda porque entiende que buena parte de los productores ya se abastecieron de antemano, dado que se trata de “un sector muy previsor”.

Boletín de noticias