No esperemos resultados distintos si cometemos los mismos errores

Locales 07 de junio de 2021 Por Tribuna
Columna de Pablo Bonetto, productor agropecuario socio de Federación Agraria Argentina.
AGRO Ganadería

Ya consumados los 14 días de paro ganadero decretados por la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias, y con una mirada al futuro de lo que puede pasar con la carne en nuestro país, debemos retrotraernos al año 2006, cuando el expresidente Néstor Kirchner tomaba la medida de cerrar las exportaciones por 180 días, que luego terminaron siendo 10 años. 

En aquel momento, al igual que ahora, se ponía como justificativo defender la mesa de los argentinos, hecho que a las claras terminó siendo “pan para hoy, hambre para mañana”, porque se desisentivó la producción, por lo que se perdieron varios millones de cabezas de ganado y pasado un corto momento en el que pudimos disfrutar del “asadito” casi regalado, un tiempo después comenzamos a pagar la carne bastante más cara que el resto de nuestros países vecinos.

Además, y ya enfocándonos en lo valiosa que es la carne de nuestra afamada ganadería en el mundo, perdimos mercados internacionales que nuestros competidores de Sudamérica fueron capaces de ir captando, y así pasamos, en el país de las vacas, de ser uno de los principales exportadores, con lo que eso significa para nuestra deteriorada economía, a caer por debajo del puesto N° 10 en el ranking de exportadores en dicho rubro. Y se sabe, en cualquier rubro del comercio, que un comprador que se pierde es muy difícil de recuperar, más aun si su nuevo proveedor le cumple en tiempo y forma como lo hacen por ejemplo Paraguay, Uruguay y sobre todo Brasil, que en ese tiempo pasó a ocupar uno de los primeros puestos como productor de carne, cuadruplicando su stock ganadero, de 50 a 200 millones de cabezas.

Por este motivo, y viendo la punta de un iceberg que afronta nuestro país con esta medida, como productores creemos que no se debe enfocar la ganadería en el cortoplacismo y que la única forma de que la carne baje en nuestro país es con más incentivos a la producción, los cuales deben llegar a través de las exportaciones, para que los frigoríficos puedan exportar los cortes valiosos y como efecto derrame queden en nuestro país, no solo divisas para contener una inflación que crece día a día, sino también los cortes para asar (costilla, vacio, etc) que son tradicionales y preciados para los argentinos y no tienen demanda en el mundo.

Por otro lado, y para ir concluyendo, el campo argentino ha demostrado con creces que tiene un enorme potencial y está entre los más tecnificados del planeta, por eso creemos como productores que la salida a esta crisis económica en la que estamos inmersos hace ya más de una década, es promoviendo la agroindustria, bajando la carga impositiva y mostrando reglas claras para poder desarrollar nuestras tareas en un marco de estabilidad y con la tranquilidad de poder afrontar un horizonte cierto. 

Nuestro país solo saldrá adelante con más producción y evidentemente el camino que estamos tomando no es el indicado.

Boletín de noticias