Preocupa la situación del comercio

Regionales 03 de mayo de 2021 Por Tribuna
Almafuerte. Desde el Centro Comercial advierten que el sector está más complicado que hace un año cuando regía una estricta cuarentena. En este escenario, surgen alternativas para enfrentar la crisis
REGIONALES - Centro

Tras un verano que fue mejor de lo habitual, el comercio de Almafuerte atraviesa un nivel de actividad que está por debajo de lo acontecido hace un año, cuando regía una estricta cuarentena.

Agustín Vilariño, presidente del Centro Comercial de esa ciudad, explicó que una temporada de verano atípica como la reciente, donde predominó el turismo interno, también atrajo generó mayor movimiento en la zona céntrica, promoviendo un pico de ventas.

El fenómeno también se vio impulsado por una estimulación del consumo a partir de las flexibilizaciones, pero a medida que la llamada segunda ola de la pandemia comenzó a aparecer, salpicó al mercado minorista.

Como parámetro estadístico, el dirigente cita estadísticas provinciales de FEDECOM (Federación Comercial de Córdoba), que marcan una caída del 5,7 por ciento en las ventas del comercio con respecto a un año atrás y del 6 por ciento si se compara con el volumen alcanzado durante la temporada estival.

Para Vilariño la principal diferencia con respecto a un año atrás es que no había casos de Covid-19, “la gente no salía pero consumía, sobre todo en el rubro alimenticio”, a diferencia de esta actualidad, donde no solo existen contagios, sino también una buena cantidad de aislados.

No obstante, reconoce que la crisis económica había comenzado antes de la pandemia, la caída del consumo ha sido sostenida durante los últimos dos años y su efecto corrosivo se siente cada vez más.

En este escenario, donde tampoco persisten algunas asistencias del Gobierno nacional, el achicamiento de personal, la mayor búsqueda de trabajo ante una oferta casi nula, locales vacíos y más fondos de comercio a la venta, dominan la inquietante escena local.

Solo la parada técnica en la Central Nuclear de Embalse parece ser un bálsamo temporario para la región y en particular Almafuerte.

Nuevos paradigmas
Esta tendencia ha motivado un notable crecimiento del emprendedurismo y hacia allí deberá extenderse la atención del Centro Comercial, prevé Vilariño.

Desde indumentaria a comestibles, pasando por muebles, cremas o telas, en su mayoría bajo un modelo sustentable de producción, son algunos de los rubros elegidos para generar ingresos por cuenta propia.

“Con la cintura suficiente para evitar la competencia desleal, queremos ayudarlos a encontrar un camino hacia el ordenamiento y una estructura física consolidada”, subrayó el presidente del CeCITyS (Centro de Comercio, Industria, Turismo y Servicios).

Del otro lado del mostrador, analizando a los consumidores, el dirigente observa que aumentó la presencialidad pero sigue en buenos niveles el comercio electrónico como parte de una tendencia que llegó para quedarse.

Una de las campañas que se llevan a cabo para enfrentar la situación económica y sanitaria actual, alcanza al sector gastronómico, -uno de los más golpeados por la pandemia-, e invita a cenar más temprano.

Sobre esta iniciativa que busca imponerse a nivel provincial, Vilariño se mostró entusiasmado con las primeras repercusiones en Almafuerte y anticipó que seguirán fortaleciendo la concientización para cambiar hábitos de horarios que no se vean afectados por las restricciones nocturnas que rigen para circular.

En este marco, invitan a los comerciantes a sumar incentivos a la campaña, como podrían ser los “happy hour” y demás medidas pero entiende que será progresivo porque “no se puede seguir pidiendo esfuerzos a quienes ya tuvieron una caída del 50 por ciento en las ventas”.

Boletín de noticias