Un rayo con premio

Deportes 17 de abril de 2021 Por Tribuna
Con un temporal y mucho viento, la velocista riotercerense obtuvo las mejores marcas en el Campeonato Argentino de Atletismo de Mayores tanto en 200 metros llanos como en los 400. Poco a poco, toma ritmo tras un extenso parate por lesión y acelera con la meta puesta en el Sudamericano del mes próximo.
Noe Martínez 2

Recuperando su mejor forma física y con el afán de limarle centésimas y segundos a sus excelentes marcas, la extraordinaria velocista Noelia Martínez saborea el éxito de sus recientes dos conquistas en el Campeonato Argentino de Atletismo de Mayores en Concepción del Uruguay, mientras ya apunta a su próximo objetivo continental.

"Fue una experiencia linda. Empezó complicado pero tuvo final feliz el torneo. Obtener el título de campeona argentina es muy importante", subrayó ya en Río Tercero, con dos medallas de oro en su poder: las de 400 y 200 metros llanos.

"Fui sin ninguna molestia y el jueves, después del viaje, antes de competir el viernes, sentía un dolor en el pie que no me dejaba apoyarlo en su totalidad. Me asusté. Al día siguiente, también me dolía y me preocupé. Pero con fe y confianza para competir en la serie, pude competir y tuve un final lindo. Me tocó un fin de semana con mucha lluvia. El sábado, en la final, fue increíble lo que caía de agua. Creíamos que se suspendía. Corrimos con lluvia. Nunca había corrido así, pero estuvo divertido. Más allá del clima, mi preocupación principal era el pie y no tuve complicación mayor", cronicó respecto a un obstáculo imprevisto que debió afrontar.

Tras la prueba de 400 metros, Martínez participó el domingo en la de 200. "Los tiempos de ambas pruebas están lejanos a mis mejores registros personales, pero considerando cómo vengo yo y cómo fueron los entrenamientos luego de la pandemia, sin trabajo fuerte de pretemporada, son tiempos que eran esperados. Pero son competencias que me suman y me permiten tomar ritmo de carrera", señaló, luego de revalidar títulos argentinos en las dos distancias.
   
Sin tiempos de lamentos

"La pretemporada del verano pasado (2020) fue la mejor que tuve en mi vida. Participamos en el Campeonato Sudamericano Indoor y luego empezaron las restricciones. Cuando se habilitó todo, me lesioné. Llevaba un año y pico sin correr 400 metros. Es lindo haber vuelto y haber revalidado el título", repasó, recordando su retorno a la competencia en Concepción del Uruguay dos semanas antes de este torneo. También había participado del Provincial de Mayores en el Kempes.
 "En 200 metros tengo 23,85 segundos como mejor marca. No corrí muchas veces debajo de los 24. En los 400, mi mejor marca es 52,86, que es la segunda a nivel histórico nacional, con un estándar de 53 y algo más. Luego no pude volver a correr y hoy estoy arriba de esos tiempos. Considero que debería volver a mi nivel sumando cargas de entrenamiento, más ahora que no tengo ninguna lesión", se ilusionó.

Próximo objetivo

Si las medidas sanitarias lo permiten, del 12 al 14 de mayo tendrá lugar en Buenos Aires el Campeonato Sudamericano de Mayores. Allí, Noelia procurará alcanzar el podio.
Consultada por búsqueda de un tiempo que le permita clasificar a Juegos Olímpicos, explicó: "Mi mejor marca personal estaba dentro de atletas con posibilidades, pero con estas complicaciones que he tenido, me han bajado bastante. Intentaré dar lo mejor y seguir sana. No descarto hasta último momento, pero con lo que ha pasado, me bajaron mucho las posibilidades respecto al año pasado".
   Reconoció no llevar la cuenta de sus títulos a nivel nacional. "Pero hace ya algunos años que gano y estoy en los podios", agregó.
   De la misma manera, en la instancia sudamericana, también ha estado en podios habitualmente.

Preparativos

En este mes, Martínez alista sus preparativos para una nueva competencia. Hasta ahora, siempre ha entrenado en Río Tercero, donde recordó que la pista tiene 285 metros (ella compite en una distancia de 400).
"Los entrenamientos difieren en las curvas. Y en mis dos pruebas son muy importantes. Pero logramos adaptarnos y acomodarnos. Tenemos la ventaja de correr en tierra, con menor posibilidad de lesionarse, pero sería ideal entrenar más en pista de 400 y tartán", explicó.
La pista ideal más cercana está en el Kempes de Córdoba. "La idea es estar en el lugar y no viajar todo el tiempo. Entrenaríamos en conjunto con una chica del sur que también compite en 400", precisó.

Martínez, además de 200 y 400 metros, se sumaría al relevo 4x400 combinado entre hombres y mujeres en el certamen.
La riotercerense también recordó a Darío Villafañe, su primer entrenador a los 11 años. Ya desde los 12, Daniel Manfredi es su guía. "Tengo 25 y estoy con él todos los días básicamente", mencionó.

Sobre la posibilidad de entrenar en otro lugar y con pista más adecuada, reconoció que está pensando en proyectarse de hacer más entrenamientos en otro lado. "Llega un punto en el que mejorar cuesta mucho y hay detalles que son muy importantes, y acá no los puedo pulir. Este último tiempo estoy viendo posibilidades de adónde puedo ir y en qué condiciones", apuntó, siempre valorando las recomendaciones y la palabra de Manfredi.

Al ser consultada por una decisión que tomó la nadadora Andrea Berrino para entrenar en el día a día con mayor nivel de exigencia, aclaró: "Ella tomó la decisión de irse a Buenos Aires. Tengo ganas de ver si me conviene ir a otro lugar. En mi caso, planeo hacer un poco lo mismo, pero en atletismo está complicado. Las mejores corredoras de 400 están separadas en el país: una en el sur, otra en el norte y ella, en Río Tercero. Pero entrenar con alguien a la par te conviene y es un plus para mejorar el rendimiento, teniendo también la infraestructura que se necesita".

Paradojas pero también ley en el deporte: rivales permiten ser más competitivas. "Más allá de ser contrincantes en la pista, somos muy amigas y nos llevamos muy bien. Nos encantaría entrenar en conjunto, pero cada una tiene su vida personal. Ellas tienen sus trabajos y se complica la organización", indicó Noelia.

Sobre la manera de afrontar el deporte, deslizó: "Por ahora, tengo algunas becas de Nación y de acá de la ciudad. Vivo en casa de mis padres. Eso me facilita mucho hoy. Si no fuera esa la situación, sería mucho más complicado por los gastos del día a día. Estudio pero no trabajo, no me da el tiempo suficiente", destacó.
Mientras pule su mejor condición física, Martínez sueña, con el trabajo diario como sustento. Así, procurará acelerar nuevamente en un mes, con un desafío sudamericano de alto nivel en su disciplina.

Boletín de noticias