A 25 años de las segundas explosiones. Un hecho que quedó sin Justicia

Locales 24 de noviembre de 2020 Por Tribuna
El 24 de noviembre de 1995 la ciudad no se recuperaba de la tragedia del día 3, y nuevamente sucumbió ante el miedo de repetirla. 
priyectiles
Los proyectiles de artillería eran recogidos de la ciudad y depositados sin seguridad en el predio fabril

Se cumplen hoy 25 años de las denominadas segundas explosiones en la Fábrica Militar. 

El 24 de noviembre de 1995 la ciudad no se recuperaba de la tragedia del día 3, y nuevamente sucumbió ante el miedo de repetirla. 

A las cuatro de la tarde nuevamente se escucharon una serie de detonaciones provenientes del predio fabril y una columna de humo recordó el peor día en la historia local.

Estallaron los proyectiles que se recogían de la ciudad y que estaban aparcados en el predio del polígono de tiro de la fábrica.

La versión oficial fue que las piezas de artillería fueron aparcadas sin control ni seguridad, junto a proyectiles “humosos”, inestables que fueron los que iniciaron el incendio. Esa tarea estuvo a cargo de efectivos de Gendarmería Nacional. 

Pero jamás se investigó con seriedad, tras las sospechas -nuevamente- del hecho intencional, es decir terminar con la tarea ilegal del 3N, de destruir los proyectiles para evitar su inventario y que se descubriera el faltante que había sido exportado ilegalmente al exterior. 

La investigación del 24N estuvo a cargo del entonces fiscal federal de Río Cuarto Roberto Massuet, pero terminó prescribiendo sin conocerse la verdad.

En ese entonces, la fábrica estaba a cargo de Jorge Cornejo Torino, actualmente detenido cumpliendo la pena de prisión por el estrago doloso del 3 de noviembre. 

En el 24N la ciudad volvió a autoevacuarse y cuestionó severamente las promesas previas sobre que la seguridad estaba garantizada. 

Tras ese hecho los proyectiles que fueron recuperados de distintos puntos de la ciudad y del mismo predio fabril, fueron retirados de Río Tercero y depositados para su destrucción controlada en el predio de José de la Quintana. 

Boletín de noticias