Ferrer en contra del cierre de bares, restó y gimnasios. "Las medidas no tienen fundamento epidemiológico"

Locales 13 de octubre de 2020 Por Tribuna
“Cómo vamos a salir a decirle a la gente que nos votó, que confió en nosotros, que las medidas que se están tomando están bien, cuando estamos convencidos que están mal”, manifestó.
1cec66b9-e2f8-4447-97a2-8abb07e0409a
(Archivo)

El intendente Marcos Ferrer reveló su desacuerdo con las nuevas medidas restrictivas que afectan a localidades de seis departamentos de la Provincia de Córdoba, entre ellas Río Tercero, y señaló que las disposiciones “no tienen fundamento epidemiológico”. 

“Si nos vamos a quedar sin camas es porque no hemos respetado los protocolos y los comportamientos, pero no lo vamos a solucionar cerrando actividades y castigando sectores económicos y además sin fundamentos epidemiológicos, que me expliquen porque está abierto el Patio Olmos y esté cerrado un bar acá que tiene tres mesas en la vereda, cuál es la razón lógica y epidemiológica o sanitaria que justifica eso”, disparó Ferrer en dialogo con radio Mitre Córdoba. 

Las restricciones fueron incluidas en un decreto presidencial al que adhirió el Gobierno de Córdoba, que dispuso el cierre por 14 días de bares, restaurantes, gimnasios, natatorios, academias de danzas, cultos, entre otras actividades, como un intento más de frenar el número de contagios con Covid 19 y ante el incremento en la ocupación de camas críticas del sistema de salud, tanto público como privado. 

El decreto provincial tiene vigencia desde ayer, pero hay dudas sobre l control de su cumplimiento, sobre todo la mayoría de los empresarios y comerciantes del interior adelantaron que no acatarán a pesar de las consecuenciales legales. 

Ferrer sostuvo que se trata de medidas inconsultas y sugirió a las autoridades provinciales y nacionales a que inviten a los intendentes a dialogar y “participar de la toma de decisiones, para que nosotros, que conocemos la realidad (de la ciudad) y estamos en contacto con los vecinos, con la población y con los empresarios afectados, podamos sugerir cuáles son las medidas a tomar para controlar mejor la crisis sanitaria”. 

El intendente expresó su desacuerdo a que “nos impongan medidas desde arriba y después tengamos que ser los traductores de ellas, cuando en realidad no las hemos tomado y no las compartimos”. 

“Yo represento al pueblo de Río Tercero. Mi jefe no es el gobernador. Será el jefe de los ministros. O los intendentes de Hacemos por Córdoba no se animarán a decir lo que piensan. Yo hablo con muchos”, expuso. 

“Cómo vamos a salir a decirle a la gente que nos votó, que confió en nosotros, que las medidas que se están tomando están bien, cuando estamos convencidos que están mal”, manifestó.

Y añadió: “Nadie quiere decirle a la gente la verdad. Y si la verdad es que nos vamos a quedar sin camas, a la gente hay que transmitírselo con esa contundencia”.

En ese contexto dijo que se debe convencer a la gente que son parte de la solución, desde la empatía, para que se cuiden de no contagiarse y ayude en la crisis sanitaria. 

“Si nos vamos a quedar sin camas, será porque no se han respetado los protocolos y los comportamientos, pero no lo vamos a solucionar cerrando actividades y castigando sectores económicos. Y sin fundamento epidemiológico”, concluyó.

HernandoMás de 30 locales gastronómicos de Hernando se declararon en rebeldía y seguirán abiertos

 

Boletín de noticias