Fueron condenados cuatro jóvenes por comercialización de estupefacientes

Policiales 06 de agosto de 2020 Por Tribuna
Recibieron penas de entre 5 y tres años de cárcel. Están detenidos en el instituto penitenciario de Villa María.

Durante la mañana de hoy, la Cámara del Crimen de los Tribunales de Río Tercero condenó a cuatro jóvenes por comercialización de estupefacientes. Los hechos por los que fueron juzgados ocurrieron entre mayo de 2017 y abril de 2018, en Córdoba y Almafuerte.

El juicio se desarrolló de manera virtual y los condenados participaron desde la cárcel de Villa María, donde se encuentran detenidos. En sala de audiencias estuvieron presentes el juez Marcelo Ramognino, la secretaria Claudia Franco, los defensores Daniel Apóstolo Barbieri, Sebastián Becerra Ferrer y Pablo Rébola y el fiscal de Cámara Gustavo Martin.

Jorge Echavarría, Gaspar y Gustavo Rubio, y Karina Saavedra llegaron al proceso imputados por el delito de comercialización agravada, debido a que investigación del fiscal interpretó que se trataba de una banda que comercializaba drogas bajo la modalidad de delivery. Sin embargo, durante el juicio no se pudo comprobar que efectivamente integraran una banda y fueron condenados por el delito de comercialización, sin el agravante.

La audiencia fue presidida por el juez Ramognino, quien impuso una pena cinco años de prisión a Echavarría; cuatro años y seis meses para los hermanos Rubio, los tres como coautores de comercialización de estupefacientes; y a Saavedra se le impuso una pena de tres años de prisión como partícipe secundaria de comercialización de estupefacientes.

Operativo

La investigación por los hechos por los que fueron juzgados los cuatro jóvenes se había iniciado desde varios meses antes de que se produjera la detención, en abril de 2018. En esa oportunidad fueron tres los detenidos y se encontró gran cantidad de estupefacientes. La Fuerza Policial Antinarcotráfico (FPA), durante la madrugada del 21 de abril de 2018 desbarató esta banda narcomenudista, que operaba en Almafuerte y Córdoba.

Se realizaron dos allanamientos de manera conjunta. En Almafuerte, se controló en la vía pública a uno de los investigados en el momento en el que estaba aparentemente repartiendo droga a sus diversos clientes, desde un remise que estaba manejando en ese momento. Al sospechado se le incautaron dosis de cocaína y marihuana y dinero. La Policía informó en aquel momento que este detenido, había salido de la cárcel hacía pocos días, luego de purgar condena por homicidio en ocasión de robo.

En tanto, en Córdoba capital, se allanó una vivienda de barrio Parque Vélez Sársfield, donde funcionaba un invernadero de marihuana. En esa casa, se secuestraron 26 plantas y 29 plantines de cannabis sativa,  196 gramos de cogollos, dinero (80 mil pesos, 100 mil guaraníes y 110.000 pesos chilenos)  y un Fiat Palio. 

En el operativo también se incautaron dosis de marihuana en una vinoteca de barrio Güemes, donde quedaron detenidos sus propietarios. En este comercio, la FPA incautó 149 pastillas de éxtasis, 224 dosis de LSD, dos envoltorios con metanfetaminas, además de 30 mil pesos y 100 dólares. 

Dos días después del operativo se entregó en los Tribunales de Río Tercero el cuarto sospechoso. El aprehendido llevaba desde Córdoba hacia Almafuerte los estupefacientes para las futuras ventas. El nexo era su hermano mayor (dueño de la vinoteca de barrio Güemes.

Los sospechados fueron imputados por supuesta comercialización agravada de estupefacientes; finalmente hoy no se pudo comprobar en el juicio que efectivamente integraran una banda organizada y fueron condenados por comercialización de estupefacientes, sin considerarse este agravante.

Boletín de noticias