La Cooperativa cumple 87 años, con nuevos proyectos y desafíos

Locales 27 de junio de 2020 Por Tribuna
El próximo miércoles 1 de julio, la Cooperativa de Obras y Servicios Públicos de Río Tercero cumplirá 87 años. Actualmente presta siete servicios: energía eléctrica, agua y cloacas, obras, servicios sociales, banco de sangre, cementerio parque, telecomunicaciones (telefonía fija e internet) y televisión IP.
LOCALES-COOPERATIVA
Luciano Badino y Roberto Aliciardi, presidente y gerente de la Cooperativa, con TRIBUNA

La pandemia de coronavirus cambió todo. Este año no habrá actos ni festejos, pero la Cooperativa de Obras y Servicios Públicos no olvidará conmemorar el miércoles 1 de julio sus 87 años. Comenzará además un nuevo ejercicio administrativo, cargado de desafíos, no tan diferentes al del resto de las empresas del país.
 

 Fundada oficialmente el 1 de julio de 1933 para proveer energía eléctrica a Río Tercero, a lo largo de las décadas la Cooperativa sumó más servicios esenciales y complementarios, creció en capital y asociados, se consolidó como un actor gravitante en la vida política e institucional de la ciudad, hasta convertirse en la cooperativa más grande de la provincia de Córdoba, y reflejó el sólido espíritu cooperativo de Río Tercero.  
 

 Actualmente presta los servicios de energía eléctrica, agua potable y cloacas (concesionados desde la Municipalidad), obras, banco de sangre, servicios sociales y cementerio parque, y el paquete tecnológico donde se sostendrá su crecimiento futuro, integrado por telefonía, internet y televisión, entre otros.
   "Siempre queremos tener presente y reconocer a aquellos pioneros de la institución que fueron visionarios y pudieron lograr esta gran Cooperativa", apuntó Luciano Badino, presidente del consejo de administración. 

Referentes

 En ese contexto, Badino recordó a destacados representantes del cooperativismo local, como Egidio Pederzini, "quien fue una persona clave dentro de esta institución. Ya no lo tenemos pero desde algún lugar nos está ayudando", reflexionó. Al mismo tiempo recordó las gestiones de Juan Carlos Zicovich, Sergio Kerly Raffo (fallecido meses atrás), y referentes como Gustavo Colazo y Antolín Torres.
 

 Badino destacó el crecimiento de la Cooperativa en servicios a lo largo de las décadas, pero subrayó las inversiones en triple play (telefonía, internet y TV) que surgieron en la Cooperativa y ocasionaron un momento disruptivo en la entidad: hoy en medio de la pandemia y el aislamiento obligatorio se han convertido en productos esenciales para el teletrabajo, la educación y el quehacer cotidiano. 
   

La Cooperativa mejora actualmente esa prestación realizando sólidas inversiones en fibra óptica para eficientizar la conectividad, con la idea de llegar al 100% de la ciudad: actualmente el alcance es del 75% de la población. El Portal (ya finalizado) y Cerino son dos de los sectores donde se canalizaron las últimas inversiones en fibra óptica. "Pronto podremos pasar a barrio El Libertador", aventuró Badino. Así, lo que surgió hace unos 15 años de la mano de la telefonía básica y con cableado tradicional de cobre, va camino a convertirse en uno de los servicios más importantes de la entidad sin techo respecto del avance tecnológico.

Comienzos
 

 En 1933 un grupo de vecinos se puso de acuerdo para crear la Cooperativa con el fin de masificar y abaratar el servicio de electricidad en ese momento en manos de una usina privada; en la década de los años '40 se creó el servicio de "agua corriente". Roberto Aliciardi, gerente de la Cooperativa, subrayó la iniciativa en un momento en el que no se pensaba en invertir en un servicio de ese tipo. 

   Luego llegó el servicio de cloacas con una cobertura lograda hasta hoy del 95% de la ciudad frente a un promedio de 35% a nivel país. Ambos servicios surgieron como iniciativa de la Cooperativa -es por eso que la infraestructura en general es de su propiedad- y luego fueron cedidos al Estado municipal que hoy los concesiona.
   

Actualmente la COSP aguarda firmar un nuevo contrato con el Municipio para seguir con la prestación, atendiendo además a la necesidad de realizar inversiones en nuevas cañerías de agua, nuevos pozos de extracción y una nueva planta de tratamiento de efluentes cloacales. Solo en cañerías, el plan prevé como necesario el recambio de unos 100 mil metros más los 17 mil metros ya cambiados en una primera etapa.  

   "La Cooperativa tuvo un crecimiento brutal. Empezó a realizar pavimentos en la década de los '60 cuando quebró la empresa que debía hacer la obra en torno a la Municipalidad", recordó Aliciardi.
   Luego la ciudad comenzó a demandar televisión y telefonía. La Cooperativa lo supo a partir de una encuesta que realizó entre sus asociados en la década de 1980. 
   

"El norte de nuestra Cooperativa siempre es el futuro. Hay que prepararse con mucho tiempo de anticipación. En los '80 el 50% de los postes eran de madera. Se compró una planta para fabricar postes de hormigón y el reemplazo total nos llevó 25 años", ejemplificó Aliciardi. Las inversiones no se detuvieron allí y la Cooperativa encaró el masivo recambio de cables eléctricos "desnudos" por preensamblados, al tiempo que reemplazó las bajadas a los medidores. Ahora trabaja en ampliar el sistema Scada, un software que permite detectar el lugar preciso en la red de media tensión donde se produce un corte accidental de suministro. El sistema es vital para bajar los tiempos de detección del inconveniente en los varios kilómetros de red y acudir a solucionarlo. 
 

 Para más adelante quedará la millonaria inversión ya proyectada para la nueva subestación eléctrica de 123 KV, para avanzar en otras prioridades como la conectividad a Internet. "La vamos a necesitar, pero más adelante", sintetizó Aliciardi respecto de la baja del consumo. 

   Pero volviendo al principio, la Cooperativa apuesta ahora a la tecnología del siglo XXI como motor del desarrollo y una vez finalizado el plan, Río Tercero será una de las pocas ciudades de peso en contar con una red de fibra óptica en el 100% de los barrios. 
   Por otra parte, la Cooperativa espera cerrar el ejercicio -el 30 de junio- de la mejor manera, avanzando en una administración distinta, con nuevos proyectos, reconvirtiendo personal de áreas con escasa o nula actividad hacia otras más activas, y amoldándose a los nuevos tiempos.
   "Si uno proyecta el futuro, sabe hacia donde quiere ir", concluyó 

Boletín de noticias