Marián Farías Gómez y Luis Amaya, mucho más que dos para el folklore

Artes y Espectaculos 13 de junio de 2020 Por Tribuna
Por Maxi Carranza
ARTES Marian

Marián Farías Gómez ingresó -inesperadamente- a los Huanca Huá con apenas 19 años, cuando estaba por rendir el ingreso a Medicina. Al revés de cualquier joven de familia tradicional, dejó con mucho pesar una carrera universitaria para dedicarse a la música. Vocación frustrada que tuvo muy cerca el ejemplo del Dr. Ramón Carillo, reconocido médico santiagueño que era pariente de los Farías Gómez. Al momento de debutar con los Huanca Huá, en 1963, el grupo vocal ya tenía dos discos en estudio y un aclamado paso por el Festival de Cosquín en 1962. En el quinteto (Chango Farías Gómez, Pedro Farías Gómez, Carlos del Franco Terrero y  Guillermo Urien), la cantante reemplazó nada menos que a Hernán Figueroa Reyes, su primo de origen salteño y primera voz del grupo. En el conjunto vocal permaneció hasta 1966 cuando decidió comenzar su carrera solista y allí estuvo Luis Amaya como inseparable compañero de ruta. El riotercerense la secundó hasta que la salud pudo doblegarlo y lo alejó para siempre de las seis cuerdas, un 18 de agosto de 1968.

 La trayectoria individual de Marián se inició con algunos simples, como se estilaba antes (ahora también), entre los que se encontraba “Zamba del ángel”; tema con música de Hugo Díaz y letra de Ariel Petrochelli, que la vocalista grabó en primera instancia. En la guitarra de ese tema estuvo Luis Amaya, por lo que, tras el fallecimiento del músico local, Marián no pudo interpretarla durante décadas. “Recién la volví a hacer en 1999 por insistencia de Teresa Parodi, cuando estrenamos un espectáculo juntas en el ND Ateneo de Buenos Aires. Desde ese momentola incorporé otra vez a mi repertorio y cada vez que la canto se me viene la cara de Luis”, señaló Marián a este periodista. Como ese simple con “Zamba del ángel” es muy difícil de conseguir, Marián la volvió  a grabar en el disco “Para ir a buscarte” de 2011. En sus inicios como solista y después de algunos sencillos la vocalista pudo hacer su LP (long play) de doce temas, con la guitarra de Luis Amaya en diez de ellos. El larga duración se tituló con su nombre, se grabó en 1966 por el sello Odeón y tuvo arreglos del Chango Farías Gómez. Lo curioso es que la artista se enteró de la edición del disco cuando se encontraba en una gira por la ex Unión Soviética,  a través de un telegrama, en una época muy diferente para  las comunicaciones a escala global.

Gira europea

 Cuando la gira se concretó en 1967 por los países socialistas de Europa, Argentina vivía la dictadura de Onganía y la delegación tuvo que pedir autorización para visitar las repúblicas bajo la órbita soviética. El sinsentido es que les permitieron tocar por 16 naciones pero se les prohibió cuando retornaron al país… por haber ido a esos sitios comunistas. El espectáculo se llamó “Baguala” y la primera etapa contó con la voz de Mercedes Sosa, siendo reemplazada en una segunda parte por Marián Farías Gómez. En el grupo de artistas iba Luis Amaya con su amigo Chito Zeballos, y el extenso periplo incluyó además Miami, Italia, España y Portugal.

Según Marián: “Luis era un ser de una sensibilidad, pureza y respeto por el otro como nunca he conocido. Una sola vez lo vi enojado y fue en esa gira por Europa. Estábamos comiendo y uno de los técnicos trató muy mal a Mercedes Sosa por un problema que había surgido en el show. Él se levantó de la mesa con intención de pelearlo y lo tuvo que frenar Chito Zeballos. Estuve varios años con él y fue la única ocasión que estuvo alterado porque era un tierno”, relató la cantante.

 Hay que recordar que en esa gira de 1967 el grupo Tres para el Folklore -Lalo Homer, Luis Amaya y Chito Zeballos-, ya no estaban juntos pero habían dejado un legado sonoro invaluable. Como sus contemporáneos de los Huanca Huá, recibieron críticas de todo tipo en el conservador ambiente folklórico por varios motivos: desde la renovada propuesta musical hasta no vestirse como gauchos. Los dos grupos tuvieron en Atahualpa Yupanqui uno de los pocos defensores de sus proyectos, quien nunca dejó de alentarlos para que siguieran adelante. Sobre este aspecto, Marián Farías Gómez reflexiona lo siguiente: “En una época la tradición era insoportable. Cuando Ariel Ramírez ya tenía un nombre no lo dejaron tocar en el Festival de Cosquín porque tenía un piano electrónico. A  MPA (Músicos Populares Argentinos) los silbaron en Santiago del Estero y a los Tres para el Folklores los mataban por usar púas para tocar, una estupidez porque la música es una sola”, expresó la artista.

Recuerdos  
 “En algún momento de cada día siempre me acuerdo de Luis y eso que me casé hace años y estoy muy bien con mi pareja. Me costó mucho tiempo de terapia poder superar su partida. Nunca lo oí quejarse, ni cuando estaba enfermo. Le gustaba mucho el jazz y sobre todo Oscar Alemán, otro músico poco reconocido. Yo creo que Luis tocaba folklore porque había nacido en Córdoba, si no se inclinaba por el jazz. No tengo sus discos con Tres para el Folklore, que si bien no vendían mucho era exquisito lo que hacían e imposible que no gustara. Así como el charango fue una prolongación de Jaime Torres, la guitarra fue una prolongación de Luis”.

Expresiones de la cantante en plena cuarentena 2020 mientras adelanta  que tiene en mente realizar nuevas grabaciones cuando se supere el confinamiento. Su último disco fue una obra de tangos, de  2016, en su primera aproximación a este género. El material, titulado “Tango”, salió por Acqua Records y es un homenaje a la memoria de su madre la poeta porteña María Antonia “Pocha” Barros, fallecida en 2003 a los 86 años. Cabe recordar que “Pocha” Barros escribió más de 160 letras de canciones, las cuales fueron musicalizadas por Astor Piazzolla, Víctor Heredia y Eladia Blázquez, entre otros grandes. La poesía fue otra de las pasiones de “Pocha” Barros, con varios libros editados  y también escribió obras de teatro. Entre sus textos líricos, hay uno que le dedicó al riotercerense Luis Amaya denominado “Luis guitarra”. El poema fue cedido gentilmente por Marián Farías Gómez para ser publicado por este medio y no hay mejor manera de acompañar esta nota que con esa plegaria al artista local.

Boletín de noticias