Preparan un documental sobre la vida de Olga Amado y Miguel Cejas

Artes y Espectaculos 08 de junio de 2020 Por Tribuna
En marzo había sido presentado un programa de eventos para celebrar cinco décadas junto a la danza. La pandemia obligó a cambiar y ahora se está preparando un documental que reflejará la vida del matrimonio sinónimo de danza en Río Tercero.
mi

En el mes de marzo Olga Amado y Miguel Cejas estaban felices con el programa de eventos que habían diagramado para celebrar 50 años con la danza. Tres meses después la emergencia sanitaria por el coronavirus los obligó a replantear un momento por demás especial.

Ya no habrá presentaciones de la Academia La Huella ni tampoco espectáculos del Ballet Pampa y Huella. Tampoco la cena del reencuentro ni la actuación junto a elencos con los que compartieron presentaciones a lo largo de estas cinco décadas. En su lugar también habrá arte pero adaptado a las posibilidades que deja la pandemia: se está elaborando un documental con la vida de ambos, dedicada desde muy jóvenes y hasta la actualidad a inculcar el amor por la danza.

“La idea es presentarlo en el mes de noviembre. El trabajo hará un recorrido por los 50 años de la academia y el ballet, que en definitiva es su vida. Representará su lucha porque ellos se arriesgaron y decidieron vivir de lo que aman”, sostuvo Matías Cejas, uno de los hijos de la pareja.

Para llevar adelante este trabajo audiovisual se están reuniendo historias y recabando testimonios de algunos de los alumnos de Olga y Miguel y que actualmente viven de la danza. Es el caso de Gustavo Colmenarejo, actualmente residiendo en Alemania; Jorge Rodríguez, bailarín de tango que vive en Francia; o Gabriel Quinteros y Víctor Gil, que viven en Tampa, Estados Unidos. “También participará gente que habiendo buscado otras profesiones, están muy agradecidos con Olga y Miguel porque aseguran que sus enseñanzas fueron para toda la vida”, comentó Matías.

Cinco décadas
 Cuando tenían 17 y 18 años, el matrimonio Cejas comenzó a soñar con crear un espacio en el que la danza fuera protagonista. Nacieron así la Academia La Huella y el Ballet Pampa y Huella. El primero un espacio de aprendizaje, el segundo un sitio para dar rienda suelta a la creación. Olga y Miguel siguen a cargo de la Academia, su hijo Matías junto a Giselle Cantelli, son los directores del Ballet Pampa y Huella.

Los Cejas siempre trabajaron para mantener las raíces. "Lo hicimos para defender este espacio de la cultura. Olga y yo somos algo más tradicionales pero entendemos que la danza ha evolucionado y prueba de ello es el trabajo que hoy realizan Matías y Giselle. Sin embargo, creemos todos que es importante mantener las raíces para no perderse", aseguró Miguel.
 La Huella y Pampa y Huella comenzaron a mediados de los '70. Olga y Miguel eran novios y estaban deseosos de compartir el amor que sienten por la danza. Durante muchos años ambos elencos fueron los encargados de formar a cientos de niños y jóvenes. Con los años el interés por el folclore disminuyó, pero no bajaron los brazos.
 “Pasaron por todos los sistemas de sonido, desde el disco hasta el MP3, y se fueron adaptando, tratando siempre de mantener el interés de sus alumnos”, describió Matías.

Durante 50 años fueron muchos los amigos cosechados. Son los mismos que se mostraron contentos cuando se enteraron del programa para celebrar el aniversario. Y algunos de ellos participarán ahora del documental. "Muchos nos contactan a través de las redes sociales y nos hacen saber lo mucho y bien que recuerdan su paso por la academia y el ballet. Eso nos reconforta", indicó Miguel.

Una película dedicada a los bailarines

Los trabajos audiovisuales sobre danza estará a la orden del día en Río Tercero. Además del documental que se prepara con la vida del matrimonio Cejas, también se está elaborando el guión de una película dedicado a los bailarines de folclore.

El proyecto lo coordinan Giselle Cantelli y Matías Cejas, directores del Ballet Pampa y Huella.
 “El objetivo es terminarlo este año. Ahora estamos trabajando en el dibujo de las tomas y definiendo el sistema de sonido”, detalló Cejas.

El objetivo del proyecto es contar cómo es la vida de los bailarines: “Queremos hacer algo que nos represente, que muestre lo que dejamos en el camino cuando nos dedicamos a esta actividad”, comentó.

La película, que aún no tiene nombre, analizará también cuál es la visión que tiene el común de la gente sobre los bailarines: “Siempre nos ven llegar alegres a un espectáculo, pareciera muchas veces que no es un trabajo. La intención es que quede demostrado el sacrificio que nuestra actividad implica, el esfuerzo físico, las lesiones que sufrimos, el dinero invertido para llevar adelante un espectáculo. Queremos que a través de este trabajo la gente comprenda mejor nuestro espacio”, explicó el bailarín y coreógrafo.

Boletín de noticias