Booktubers, jóvenes que sí leen libros

Locales 09 de junio de 2018 Por
Desde el Ministerio de Educación de la Provincia de Córdoba se vienen promoviendo diversas acciones rumbo al Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE) 2019. El encuentro más importante de nuestro idioma que se realizará en la capital cordobesa del 27 al 30 de marzo del año que viene. Estas actividades sugeridas por el Ministerio pueden desarrollarse en los distintos niveles (primario, secundario y sus modalidades) de las instituciones educativas, tanto públicas como privadas. Una de las iniciativas se denomina "De hablantes, juglares a booktubers: avatares de la narración". Propuesta que invita a la realización de cortos que permitan conocer quiénes, dónde, cuándo y cómo contaban relatos que atrapaban a los respectivos auditorios, en diferentes momentos de la historia. Desde la antigüedad hasta el actual mundo virtual. Presente dominado, en la franja adolescente y juvenil, por el suceso de los booktubers. En nuestra región, la Biblioteca Pedagógica de Río Tercero, que depende del SPIyCE, fue la encargada de difundir estos proyectos a través de capacitaciones docentes.
ARTES-LIBROS

Pasión por la lectura
Los booktubers son jóvenes que, a través del canal youtube, hablan sobre literatura desde diferentes miradas. En estas comunidades recomiendan libros, organizan concursos, discuten obras y acuerdan encuentros cara a cara. En los casos más famosos terminan asesorando a editoriales, quienes al principio permanecieron indiferentes y luego no titubearon en acercarse al fenómeno. De algún modo, los booktubers han logrado conjugar lo audiovisual de las plataformas digitales con la literatura de papel. Algo que no resulta nada sencillo y que representa un verdadero desafío para los docentes de todos los niveles educativos. El éxito de estos apasionados lectores radica en el desparpajo que transmiten al reseñar sus libros favoritos. Informalidad que está ligada al conocimiento de causa, ya que saben -mucho- de lo que están hablando (y leyendo). De alguna manera, rompieron con uno de los mitos repetidos hasta el cansancio en todos los ámbitos. Esa remanida frase de que "los jóvenes cada vez leen menos o directamente no leen". La cantidad de seguidores y las reproducciones que poseen estos "consejeros literarios" se cuentan por miles y pueden rebatir esta creencia. Además, la tendencia va en aumento y parece no tener techo.

Feria del Libro
En la reciente 44º Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, una de las más importantes de habla hispana, los jóvenes fueron protagonistas con espacios propios. En el marco de la Feria se preparó el Encuentro Internacional de Booktubers, la Convención de Bloggers y el Encuentro de Bookstagrammers. Estos últimos fanáticos de los libros que usan la red social Instagram -de ahí su nombre- para tomar fotografías de sus libros de cabecera. En este encuentro, al cuarto consecutivo de la Feria, participaron ocho booktubers nacionales y tres internacionales (México y España). De más está decir que, en una de las jornadas, colmaron la sala con más de novecientos adolescentes. Lo paradójico de estos devoradores de literatura es que son nativos digitales, pero prefieren el formato físico para su lectura. La mayoría graba los videos en su dormitorio, presumiendo con orgullo estantes atiborrados de libros. Algo así como sus tótems sagrados a los que rinden pleitesía digital. Entre los autores predilectos se pueden nombrar a John Green (Bajo la misma estrella), J.K. Rowling (Harry Potter), James Dashner (The Maze Runner), Rick Riordan (Percy Jackson) y George R.R. Martin (Juego de Tronos).
Javier Ruescas ha sido uno de los primero booktubers de España y mucha tinta pasó por su vida desde que subió su primer video hablando de libros. Con treinta años, este madrileño licenciado en Periodismo lleva diecinueve libros publicados y es uno de los referentes de la movida. Estuvo en la reciente Feria del Libro de Buenos Aires presentando Prohibido creer en historias de amor, su primera novela después de varias series. En otra visita a la Argentina, supo pasar más de ¡diez horas! dedicando ejemplares a sus fans locales y de países vecinos. También vendió los derechos audiovisuales y cinematográficos de algunas de sus sagas -como Play- que serán llevadas a la pantalla grande. En su paso por el país, dejó la siguiente declaración en una entrevista: "Los jóvenes leen ahora más que nunca. Los adultos leen muchísimo menos, pero les echan la culpa a los jóvenes para disimular. En España al menos eso está comprobado con estadísticas". Ruescas no solo comenta títulos de la franja juvenil sino que vale la pena escucharlo reseñando clásicos como La Celestina (Fernando de Rojas) o El Lazarillo de Tormes. Todo a la par de una crítica a la película Frozen de Disney o trucos sobre como escribir un libro.
El uso que hacen de palabras ligadas a la tecnología en idioma inglés seguramente molestaría bastante a Darío Villanueva, presidente de la Real Academia Española. Lo cierto es que los booktubers poseen un glosario digital ligado a sus prácticas que descolocaría a cualquier neófito. Uno de los términos usuales es retellings, que son adaptaciones de historias tradicionales a los tiempos actuales. Esta producción literaria abarca desde cuentos de hadas hasta clásicos infantiles del siglo XIX, en los que a veces modifican el final. Otra actividad muy común es el booktag, que es un juego o reto literario en cadena. Consiste en una serie de consignas o preguntas relacionadas con un libro, tema o personajes.
Desde hace un lustro, estos jóvenes han revolucionado el mundo juvenil y el boom es mucho más que una moda. Sus consejos han logrado impactar en las ventas, de por sí alicaídas en el mercado editorial, y contagian fervor por los libros. Son demasiados buenos en lo que hacen y no habría que desaprovecharlos como recurso didáctico para enseñar literatura.

Boletín de noticias