"Una mujer llamada Pablo", exquisito espectáculo de música y relatos

Artes y Espectaculos 04 de septiembre de 2019 Por
El miércoles 11 de setiembre se presentará en Río Tercero el espectáculo "Una mujer llamada Pablo". El espectáculo recrea por medio de música y relatos, la vida y obra de Antonieta Paula Pepín Fitzpatrick, "Nenette", quien fuera la segunda esposa de Atahualpa Yupanqui.
Mujer-Pablo

El miércoles 11 de setiembre se presentará en Río Tercero el espectáculo "Una mujer llamada Pablo", en el marco de los 86 años de la Cooperativa de Obra y del aniversario de la ciudad. Será a las 20.30, con entrada libre y gratuita, en el auditorio del Centro de Capacitación (Colón y Belgrano), de la Cooperativa de Obras, institución organizadora del evento.

El espectáculo toma el nombre de la biografía novelada de Isbael Lagger (Carlos Paz) para recrear, por medio de música y relatos, la vida y obra de Antonieta Paula Pepín Fitzpatrick, "Nenette", exquisita pianista de música clásica, quien fuera la segunda esposa de Atahualpa Yupanqui.

Fue esta mujer la que musicalizó muchos de los temas más conocidos de Yupanqui: Luna tucumana, El alazán, Indiecito dormido, Chacarera de las piedras, Vidalita tucumana, Zamba del otoño, El arriero, etcétera. Pero no podía decirlo. Una mujer no podía componer, mucho menos componerle al gran folclorista que era su marido. Entonces escogió un seudónimo: Pablo del Cerro. Pablo por su segundo nombre (Paule) y del Cerro por su lugar más preciado (Cerro Colorado, Córdoba).

En el espectáculo participan Patricia Coppola en los relatos, Mauricio Pereyra y Mario Díaz en arreglos, guitarras y voz y Claudio González en voz. Los relatos se realizan en tono intimista y son atravesados por conocidos temas del cancionero folclórico donde la música pertenece a "Pablo del Cerro" y los poemas a Yupanqui.

Al ingreso de la sala, uno de los coleccionistas más importantes del país sobre la obra y vida de Atahualpa Yupanqui, el riotercerense Héctor "Piolín" Villafañe, amigo del matrimonio, exhibirá parte de su colección privada, sumándose a este homenaje.

Un libro

La mirada revisionista sobre el universo yupanquiano se completa con la reciente aparición de una biografía novelada sobre la última compañera de Atahualpa. El libro "Una mujer llamada Pablo", de Isabel Lagger, reconstruye la vida de Antonieta Paula Pepin Fitzpatrick, con la que el músico compartió 44 años de vida y 44 composiciones, entre las que se encuentran piezas inolvidables como "El alazán", "Chacarera de las piedras", "Guitarra, dímelo tú", "Pobrecito mi cigarro" o la recopilación "Duerme negrito".

"Mucho de lo que fue Atahualpa tuvo que ver con que Nenette estuvo al lado de él. Yupanqui siempre estaba muy pendiente de su opinión y como compositora influyó en su forma de armonizar y le puso música a varias perlas de Atahualpa. Ella había sido galardonada tanto en el exterior como en nuestro país y era una eximia pianista con una vasta cultura. Entre los dos hubo una influencia y una admiración recíproca", cuenta Isabel Lagger, la autora de esta biografía.

El libro, elabora en tono de ficción, pero sobre testimonios de amigos y familiares, la historia de esta pianista francesa, que cambió su destino europeo y terminó recalando en el cerro Colorado, enamorada del silencio, la sabiduría y la apariencia rústica de ese hombre de rostro aindiado.

Boletín de noticias