Joven de 23 años fue condenado por un alevoso crimen

Policiales 29 de julio de 2019 Por
La víctima era Héctor Daniel Taborda, de 54 años. El hecho ocurrió en barrio Castagnino, en octubre de 2017.
crimen

Un joven de 23 años, detenido minutos después de ocurrido el hecho, fue condenado a diez años de prisión  por un alevoso crimen que cometió en el interior de una vivienda ubicada en barrio Castagnino, en octubre de 2017.

Nicolás Alejandro Molina, domiciliado en barrio Los Algarrobos,  fue condenado por el delito de homicidio simple por la muerte de Héctor Daniel Taborda (54), hecho ocurrido el 23 de octubre de 2017 en la calle San Miguel 1942. Aunque había llegado a juicio imputado también por tentativa de robo y violación de domicilio, fue absuelto por estos dos delitos.

El juicio finalizó el pasado viernes, cuando se conoció la sentencia impuesta por el juez Marcelo Ramognino, vocal de la Cámara del Crimen de los Tribunales de Río Tercero.

Molina se encontraba detenido desde minutos después de haber cometido el crimen, y conocida la sentencia cumplirá su pena en la cárcel de Bouwer.

El día del trágico hecho, al llegar la Policía al lugar encontró en la vereda a Molina con sus prendas de vestir ensangrentadas, y en el interior de la casa a Taborda, tirado en el piso e inconsciente.

El ahora condenado había señalado a los policías que había asesinado a Taborda para defenderse de un ataque sexual. Luego, esos dichos quedaron desvirtuados durante la investigación que llevó adelante el fiscal Alejandro Carballo.

La víctima fue trasladada de inmediato al Hospital Provincial local, donde horas después dejó de existir.

De acuerdo a la investigación que llevó a cabo el fiscal Carballo, Taborda tenía un fuerte golpe en la cabeza con pérdida de masa encefálica y múltiples puñaladas en distintas partes del cuerpo, provocadas por cuchillas de cocina que pertenecían a la víctima.

Los fundamentos del fallo se conocerán el 16 de agosto próximo.

Boletín de noticias