Atanor ratificó inversiones por 35 millones de dólares para su planta de Río Tercero

Locales 29 de junio de 2019 Por
Entrevista exclusiva a César Rojas, Presidente de Atanor
LOCALES-ROJAS ATANOR
César Rojas."Profundizamos nuestras raíces, basadas en la industria, la innovación y la tecnología"

Producción; inversión; competitividad. Las tres claves básicas que el CEO de Atanor, César Rojas, expone en su gestión, como pilares fundamentales del futuro de la empresa de capitales estadounidenses. Atanor es líder en el desarrollo y producción de herbicidas para el agro y durante la gestión de Rojas se impuso como premisa avanzar en la eficacia e invertir para mejorar los indicadores de competencia empresaria. 

Rojas visitó la semana pasada Río Tercero para inaugurar la primera etapa de una moderna planta de tratamiento de efluentes a partir de un sistema biológico, similar pero más avanzado, al utilizado por la Cooperativa para los líquidos cloacales, con una inversión de seis millones de dólares (270 millones de pesos). El monto es parte de los 35 millones de dólares (1.575 millones de pesos) que la compañía terminará invirtiendo en su complejo industrial de Río Tercero hacia 2022. 

_DSC0180Atanor inauguró la primera etapa de su planta biológica de control de efluentes

Tras el acto, Rojas dialogó en forma exclusiva con TRIBUNA.
-¿Cómo surge este proyecto?
-Era una promesa que en Atanor venía discutiéndose internamente y también con las autoridades desde mucho antes (de 2017). Cuando se inició esta nueva gestión traté de explicar a los accionistas las ventajas de invertir y el único argumento que me quedaba era demostrar que los valores de la empresa van en esa línea. Ellos decidieron que el cincuenta por ciento de las inversiones que se realizarían en Argentina: setenta millones de dólares en los próximos cinco años, serán para mejorar los niveles ambientales en nuestras plantas.

-¿Y eso está relacionado íntimamente con los niveles de producción?
-También estamos mejorando los niveles de productividad. Medio ambiente y productividad son las dos líneas que nos están motivando para poder decidir cuál es lo más prioritario. Invertir casi treinta y cinco millones de dólares en seguridad y medio ambiente es importante y difícilmente lo escuche de otra empresa, sobre todo en esta época donde los recursos de una multinacional son discutidos y disputados para determinar en que país se invierte. Nosotros tuvimos la suerte y el respaldo para elegir Argentina, a pesar de todas "incertezas" (sic). Hay que invertir porque nuestras raíces en el grupo Albaugh, con más de ochenta años, nos permite hoy estar entre las tres empresas más importantes del mercado. Competimos con grandes conglomerados; el primero que actúa en nuestro mercado es China. Es una empresa que ha adquirido las mayores empresas de otros países y por eso nuestra competencia no es interna en Argentina, competimos con grandes multinacionales con sedes principalmente en Asia.

-¿Y esa tarea es compleja o sencilla en función del escenario nacional que tenemos actualmente?
-Es un voto de confianza de los accionistas; primero al management de la empresa que sí cree en Argentina, así como hemos tenido ochenta años con diferentes etapas buenas y malas, el futuro es no dejar de invertir para mantener nuestra competitividad y yo estoy muy convencido de ello como presidente de esta empresa.

"Cuando se inició esta nueva gestión traté de explicar a los accionistas las ventajas de invertir y el único argumento que me quedaba era demostrar que los valores de la empresa van en esa línea".
CÉSAR ROJAS

-Ese ha sido su lema desde que ingresó a la compañía…
-Yo ingresé como presidente en el año 2016. Discutimos internamente a fin de someter al directorio global lo que se necesitaba invertir en Argentina. Teníamos dos caminos: uno era cerrar y dedicarnos a la parte más comercial, como lo hace la mayoría de las empresas, o realmente profundizar nuestras raíces que están basadas en la industria y la innovación, la tecnología, y la identificación con el campo: es decir con la República Argentina. Es un compromiso para mantener así los puestos de trabajo, es un compromiso con la sociedad, es un compromiso personal de mantener lo que tenemos. Tampoco prometemos que la empresa va a seguir incrementándose o tomando mucho más personal. Porque eso es lo primero que se piensa cuando se habla de inversiones: "cuántas personas más van a tomar". Hoy nuestro desafío es mantener los puestos que tenemos y eso es un gran desafío que creo que vamos a lograr.

-¿Es un gran desafío en Argentina o a nivel global también?
-Yo diría que es un desafío en Argentina.

-Usted resaltaba que el proceso de inversión va a continuar dentro de Atanor y que Río Tercero será una de las plantas privilegiadas. ¿En qué aspectos?
-En Río Tercero nosotros tenemos casi el cincuenta por ciento de la fuerza de nuestra industria.
Tenemos cuatro plantas, y cuando digo Argentina ahora hablamos de Argentina y Brasil, porque Argentina es parte del Mercosur. Hemos logrado mostrar que Río Tercero es la columna vertebral para el desarrollo de otros proyectos y por eso estamos invirtiendo casi el cincuenta por ciento de los setenta millones de dólares previstos para la mejora de la productividad, como en materia de medio ambiente.

-Ya es una decisión tomada…
-Sí, claro que sí. Hoy los planes de la empresa están expuestos a cinco años. Argentina tendrá siempre un espacio muy importante dentro de nuestro grupo.

-Entonces es optimista en cuanto al futuro de Atanor.
-Totalmente. Creo que nuestros empleados o colaboradores han entendido que esto es una gran empresa. Hoy me expongo a decir que Atanor es una de las empresas que mejor reconoce a sus empleados, que otorga beneficios sobre la media que ofrece el mercado y sobre todo valoriza a sus empleados.

-Sobre todo el aporte en la economía local.
-En Río Tercero somos importantes y eso nos ha hecho conversar más con nuestros vecinos del polo (químico) para analizar la situación porque todos sufrimos lo mismo y tenemos las mismas oportunidades.

-En cuanto a los productos, ¿cómo se va avanzando en el desarrollo de la calidad de los mismos y en esa relación que usted remarcaba con el cliente?
-Cuando vamos hacia nuestros clientes y mencionamos Atanor tenemos las puertas siempre abiertas, porque la calidad de nuestros productos es reconocida. Cada día aparecen nuevas exigencias, por ejemplo el 2.4D tiene moléculas con menos volatilidad. Atanor fue una de las empresas que desarrolló nuevas formulaciones y vamos a invertir en el desarrollo de productos con mayor seguridad.

Boletín de noticias