SIGNOS se prepara para el gran regreso y promete volver a revolucionar los escenarios

Artes y Espectaculos 01 de junio de 2019 Por
MÚSICA | El reconocido grupo folclórico afianzará su original impronta, con novedades
TAPA Signos mejorado

NO es exagerado describir a Signos como el grupo musical que cambió la forma de disfrutar del folclore. Su particular fusión con el rock y los arreglos propios con ritmos argentinos y latinoamericanos, marcaron una gran etapa en el segmento musical y festivalero de la ciudad y la región. Y llegó tan alto Signos a pesar de su "juventud", que los escenarios de Cosquín, Embalse y Jesús María bailaron al compás de las chacareras, zambas, guainos y zambas carperas, que interpretó.
Tras un paréntesis de algunos años, Signos regresa y lo hace con la expectativa propia de quienes lo vieron nacer y trascender las fronteras de Tancacha, donde todo comenzó.

En Río Tercero el grupo se consolidó y profesionalizó. Signos se abre paso así y las coplas asoman con fuerza en el estudio donde sus integrantes comenzaron a ensayar la nueva etapa que se viene, esta vez con varias novedades.

"En una cena de amigos hablamos y decidimos volver, para devolverle a la gente lo que tanto nos dio en su momento: esa alegría tan propia de las canciones de nuestra tierra", cuenta Iván Gómez, guitarrista y una de las voces del grupo.
Hoy el conjunto muestra otra integración, con algunos de la formación original y otros que se sumaron en esta nueva faceta. En voces figuran Gonzalo Cepeda, Guillermo Pérez e Iván Gómez; Germán Lafuente en bajo, Natanael "Nano" Segura en percusión y Fernando "Colo" Segura en teclados.

Nuevo impulso

"Estamos trabajando con el mismo estilo, siempre buscando traer las viejas canciones del repertorio nacional folclórico, adaptándolas a nuestro estilo, que fue innovador tanto en lo vocal como musical", destaca Gómez a TRIBUNA.

Algunos de los integrantes de Signos provienen del rock, con lo cual "se genera un lindo clima que hace que las canciones salgan diferentes" a las interpretaciones tradicionales del folclore.
El estilo "moderno" de Signos es su marca distintiva. "Cantamos e interpretamos lo que la gente quiere escuchar con una fusión de distintos géneros, con una impronta de rock nacional".
Estarán también en el repertorio de Signos los temas propios. Uno de ellos, "Vives en mí", promete volver a emocionar desde el sentimiento que le imprime su compositor e intérprete, Guillermo Pérez, al rememorar la figura de su padre, ya ausente.

"Vamos a reformular el repertorio con canciones nuevas, incluso algunas que hemos traído desde la cumbia, con el fin de adaptarlas al estilo folclórico moderno", añade Gómez.
La idea es grabar un nuevo CD, el segundo en la trayectoria del grupo. El primero, de notable repercusión, difundido por varias radios entre ellas las que integran la Cadena 3 de Córdoba, fue realizado en los estudios Cabra Record de Marcelo Yzurieta, cantante y guitarrista de Los Sacha.

Demanda

Bastó que algunos integrantes del grupo subieran algunas fotos a las redes sociales, para que comenzaran a llegar nuevamente las propuestas de toque en eventos institucionales y privados. Es decir que no pasará mucho tiempo, en este inverno, para disfrutar de Signos en algún escenario o peña. Todo sumará para el plato fuerte del verano: los festivales que tantas satisfacciones brindaron a Signos.
En enero de 2012 el grupo tocó por primera vez en el Festival Un canto a la vida de Embalse, compartiendo escenario con grandes del rubro como Los Nocheros, para regresar en las ediciones de 2014 y 2015. También fueron reconocidos por el intendente Alberto Martino.

En 2014 el grupo integró la grilla del PreCosquín, al ganar el certamen zonal de Río Tercero, y el 16 de enero de 2015 participó en el Festival de Doma y Folclore de Jesús María en su especial edición por sus 50 años, obteniendo una mención especial que la comisión del festival entregó dos días después de la actuación. No faltaron además las actuaciones en peñas tradicionales.
Lo logros y satisfacciones llegaron en forma vertiginosa desde aquel 21 de setiembre de 2010, la primera actuación de Signos en la plaza principal de Tancacha.

"Quedó una deuda para con la gente y siempre en los encuentros con los chicos quedábamos en juntarnos de nuevo, hasta que un día se dio. En ese asado del reencuentro charlamos y afloraron los sentimientos de cada uno. Más allá de lo musical coincidimos en rescatar y cuidar la esencia humana y la responsabilidad del grupo. Se dieron todas las condiciones para concluir que teníamos que estar juntos", remarca Gómez.

-¿Cómo definirías lo que genera Signos al subir al escenario?
-Ese escalofrío que sentíamos nosotros también se generaba en la gente al escuchar una canción o algún acorde. Eso se debe al trabajo responsable de cada uno de los integrantes. Esa energía nace sola y la transformamos en alegría.
Río Tercero se suma a la historia del grupo folclórico en 2013, cuando uno de sus integrantes se muda desde Tancacha a esta ciudad. Llegaría una etapa más profesional, con la incorporación de teclados, batería, bajo y guitarra eléctrica. Fue ese prácticamente el comienzo de la banda con su actual impronta. Mucho se avan- zó desde el primer trío que interpretaba folclore melódico, hasta que los músicos que se sumaron luego, estudiantes de conservatorio, transformaron las armonías con una impronta sinfónica, para entregarle a la gente una propuesta novedosa.

Signos es un grupo folclórico con gran influencia de los conjuntos salteños, pero compartiendo el sentido de pertenencia tanto de Tancacha como de Río Tercero.
Muy pronto la fuerza de su música volverá con toda la alegría, invitando al baile, el aplauso y a esa desbordante tentación de agitar los pañuelos.

Boletín de noticias