Clint Eastwood más vigente que nunca en "La Mula"

Cine 27 de mayo de 2019 Por
Sin dudas Clint Eastwood es uno de los mejores narradores del cine contemporáneo, y a pesar de sus casi noventa años, sigue sosteniendo la premisa e incluso la supera. Basada en un hecho real, "La Mula" sigue a un hombre de su edad, que cuando se ve envuelto en una situación laboral límite, le proponen llevar envíos de droga en su camioneta. "La Mula" es un drama norteamericano del año 2018 dirigida y protagonizada por Eastwood. El filme, de 116 minutos de duración, es la próxima propuesta del ciclo "Fotogramas", el espacio de cine club de la Biblitoteca Urquiza.
ARTES Cine club

La película cuenta la historia de Earl Stone, un octogenario que está en quiebra, solo, y que se enfrenta a la ejecución hipotecaria de su negocio. De repente se le ofrece un trabajo aparentemente fácil: sólo requiere conducir. Pero, sin saberlo, Earl se convierte en traficante de drogas para un cártel mexicano.
Eastwood vuelve a dirigirse en otra película que, como diez años atrás en "Gran Torino", contiene mucho de sí mismo en la historia y personaje, que se permite además mostrar una mirada crítica a la actualidad de su país y pasando por encima de la corrección política que se vive hoy día.
Coproducida por el propio Eastwood, a través de su The Malpaso Company, el guión de Nick Schenk está basado, sólo en su estructura de partida, en la historia real de un nonagenario, Leo Sharp (EEUU, 1924-2016), que en la última etapa de su vida acabó haciendo de "mula" del Cártel de Sinaloa. Eastwood interpreta a Earl Stone, un hombre de 90 años que se dedica a cultivar flores y pasearse por convenciones donde además de ser premiado, recibe el cariño de todos los presentes, pero con una mala relación con su familia, por su obstinación con el trabajo y anteponer cualquier actividad por encima de los compromisos familiares. Ante la imposibilidad de adecuarse a los nuevos tiempos y ante la irrupción del internet en detrimento del desarrollo de su negocio, Earl se ve forzado a aceptar trabajar como "mula". Eastwood construye un relato de la manera más clásica, partiendo de una sencillez poco habitual en el Hollywood actual, con una historia donde el personaje y su desarrollo es lo más importante. Esto se da desde la tensión a partir de su peligroso trabajo, la cual se presenta en la dosis necesaria, y su paulatino progreso con el conflicto familiar, lo mismo sucede con el retrato que muestra de los narcos, lejos de la glorificación tan de moda.
"Eastwood es el último de los directores clásicos y sabe que cada película realizada en estos tiempos contribuye a su legado y testamento fílmico", señaló Mauro Gallardo, coordinador del ciclo de cine club.

Boletín de noticias