Con el modelismo viaja a un mundo de minuatura

Locales 04 de mayo de 2019 Por
Su sueño era poder armar un gran barco y lo logró. "No importa el tiempo que te lleve hacer las cosas lo importante es hacerlas", dijo Nelio Franco tras terminar una maqueta de un gran barco, luego de once años de trabajo.
TAPA MEJORADA

El modelismo es un hobby que requiere de paciencia, dedicación y sobre todo de tiempo. Todas esas condiciones tiene Nelio Franco, un vecino de barrio Intendente Ferrero que dedica buena parte de su vida a esa tarea.
"A mí me sirve para desconectarme un poco, el tiempo que me pongo a armar es un rato que me olvido de todo", dijo Nelio, quien armó un modelo de una fragata española del siglo XVIII con madera y metales.

"Empecé hace ya mucho años, armando un botecito para mi hijo para la escuela, luego me compré algunas revistas y libros y ahí me gustó cada vez más y un día me compré un libro de modelismo y empecé a trabajar en este proyecto", contó. Así comenzó la aventura de ir armando esta detallada embarcación: "Iba leyendo cada fascículo que explicaba cómo hacer cada pieza, cómo trabajarla pero no te daba ninguna escala ni medidas, así que me las tuve que ingeniar un poco y me tomó once años terminarla.Cuando iba por la mitad me aburrí, la deje un tiempo y luego volví a empezar", detalló Nelio en su casa frente a la gran maqueta.

El tiempo que le dedicó al proyecto si bien fue mucho, explicó que sólo le dedicaba algunos pocos minutos por día: "Usaba la mesa del comedor de mi casa y muchas veces cuando me ponía con eso mi esposa me decía que levantara todo porque ya era hora de almorzar o cenar, que la comida estaba lista", bromeó.
Para Nelio fue una experiencia nueva trabajar con madera, ya que por su oficio está más acostumbrado a trabajar con hierros y metales: "Fui aprendiendo a prueba y error como moldear y tallar la madera. A todo eso lo pude hacer con la ayuda de un amigo carpintero y de mi familia, en especial de mi hija que me ayudó a hacer las velas".

36 DEFINITIVA

Pero esta fragata no fue lo único que Nelio armó, por estos días está trabajando en un modelo a escala de un legendario Renault 12. "Estoy comprando está colección y cada quince días vienen las piezas así que lo voy armando de a poco, a medida que las voy recibiendo. Espero que si yo no puedo completar esta colección, porque son muchos números y me va a tomar varios años terminarla, mi nieto pueda hacerlo", expresó.
Además del modelismo, Nelio reparte su tiempo a las artesanías con vidrio, corta botellas y hace recipientes para guardar distintos elementos. "Con algo me tengo que entretener", finalizó.