Se postergó juicio por un crimen en barrio Castagnino

Policiales 24 de abril de 2019 Por
Los primeros días de mayo dará comienzo el proceso en el que será juzgado un joven de 22 años por la muerte de Héctor Daniel Taborda.
POLICIALES CRIMEN

El comienzo del juicio por el crimen de un hombre de 54 años, ocurrido en 2017 en Río Tercero, fue postergado hasta los primeros días del mes de mayo. Para la jornada de hoy estaba previsto el inicio del proceso en la Cámara del Crimen local, pero debió ser trasladado hasta los primeros días de marzo, según indicó el vocal Marcelo Ramognino.

El integrante de la Cámara explicó que se le hizo saber que el informe de una pericia que había solicitado aún no estaba concluido, y además el abogado defensor del imputado, uno de los asesores letrados de Tribunales, se encuentra de licencia. "Sin el informe de la pericia podríamos haber comenzado de igual forma con las audiencias, pero el asesor letrado se encuentra de licencia y eso hizo que postergáramos el inicio del juicio", señaló Ramognino.

En el banquillo de los acusados estará Nicolás Alejandro Molina, imputado por el delito de homicidio simple y tentativa de robo. De ser hallado culpable enfrenta una pena que puede variar entre los 8 y los 25 años de prisión. El joven se encuentra detenido desde el mismo día del hecho en la cárcel de Bouwer.

En su declaración ante el fiscal Alejandro Carballo, quien investigó el hecho, Molina reconoció haber apuñalado a la víctima. Sin embargo, dijo que la grave herida que Taborda tenía en su cabeza fue producto de un golpe que se produjo él mismo al chocar contra una escalera que había dentro de la vivienda cuando se encontraban forcejeando.

Cabe recordar que Taborda se dedicaba a realizar trabajos de pintura y tenía previstas tareas en esos días por lo que la escalera se hallaba en su vivienda.

En su declaración Molina sostuvo que la discusión entre él y la víctima se produjo a raíz de un supuesto ataque sexual. Sin embargo, los investigadores descartaron la versión brindada por el joven. Se sospecha que ingresó a la casa de Taborda con fines de robo.

Aunque inicialmente se creía que Molina era empleado de la víctima y que por esa razón podría conocer acerca de un supuesto pago que había recibido por unos trabajos, luego se descartó. Se conoció que Molina y Taborda se conocieron ese mismo domingo y horas después se produjo el dramático desenlance.

La noche del crimen la Policía fue alertada por los vecinos acerca de la violenta discusión que se estaba produciendo en la casa de la calle San Miguel 1942, de barrio Castagnino. Al llegar al lugar los policías sorprendieron a Molina con la ropa ensangrentada e intentando huir en el automóvil de la víctima. En el interior de la casa se hallaba tendido en el piso Taborda con un fuerte golpe en la cabeza y múltiples heridas en distintas partes de cuerpo causadas por cuchillas de cocina.

La víctima fue trasladada de inmediato al Hospital Provincial e internado en terapia intensiva, donde algunas horas después falleció.

Según los resultados de la autopsia, Taborda tenía traumatismo de cráneo con pérdida de masa encefálica y puñaladas a la altura del tórax, estómago, espalda, el brazo izquierdo y en las piernas.

Boletín de noticias