Joven riotercerense será juzgado por otro hecho de instancia privada

Policiales 26 de mayo de 2018 Por
El imputado está detenido en la unidad carcelaría de Villa María, donde espera volver a ser juzgado por otro hecho de instancia privada. El sospechoso tiene un grave antecedentes de estas características.
Sin título-1

Tras ser condenado en 2011 estuvo siete años detenidos, recuperó la libertad en 2017 y pocos meses después volvió a cometer otro hecho de instancia privada, por lo que volverá a ser juzgado en la Cámara del Crimen de los Tribunales de esta ciudad.
Ahora el joven riotercerense Emanuel Alejandro Molla (27) está imputado de abuso sexual gravemente ultrajante, grave hecho que habría cometido en contra de un menor de edad de solo ocho años, hijo de su exnovia que se vino desde la ciudad de Córdoba para vivir en esta ciudad con el hoy acusado.
El sospechoso fue detenido a mediados de marzo pasado tras una orden de allanamiento que emitió el fiscal de Instrucción Alejandro Carballo, quien poco días después le dictó la prisión preventiva y el jueves de esta semana decidió elevar la causa a juicio.

El anterior hecho
En mayo de 2011, Molla fue condenando por haber violado a una chica frente a su madre, y en el juicio reconoció el hecho y terminó recibiendo la pena mínima: ocho años de prisión.
El hecho por el cual se lo condenó ocurrió luego de que durante varios meses mantuviera contacto con la víctima a través de Internet y la convenciera de viajar a Río Tercero para realizar un trabajo como modelo de un catálogo de joyas.
La damnificada, que por ese entonces tenía 17 años, llegó a esta ciudad acompañada de su madre y ambas fueron conducidas mediante engaños primero y amenazas después a un descampado, ubicado cerca de la empresa Pamcor.
Allí, valiéndose de una tijera el acusado amenazó a la joven y llegó a cortarle un mechón de cabello como advertencia de lo que era capaz de hacer. En el medio del campo y frente a su madre la sometió, accediéndola carnalmente en dos ocasiones y luego obligándola a practicarle sexo oral. No conforme aún, el depravado les robo la ropa y un celular y abandonó a ambas mujeres, que lograron pedir auxilio a personal de vigilancia que se encontraba en la planta de la química Pamcor.
Las pruebas que se reunieron durante la investigación resultaron contundentes para señalar a Molla como el responsable de la violación. No solo una prueba de ADN lo implicó, sino que además fue reconocido por la propia víctima y su madre, y las pericias informáticas demostraron que de su computadora habían sido enviados los correos electrónicos a la víctima a través de los cuales logró convencerla para que se encontraran.
Pasaron varios años de aquel aberrante hecho y hoy Molla está en una situación idéntica por aprovecharse de una menor, con pruebas contundentes en su contra tras la investigación que llevó a cabo el fiscal Carballo.

Preocupación en la Justicia
Los casos de abusos sexuales a menores de edad han aumentado en los últimos años en los departamentos Tercero Arriba y Calamuchita, y esos índices preocupan a las autoridades de la Justicia local, principalmente a los fiscales de Instrucción Andrea Heredia Hidalgo y Alejandro Carballo, quienes son los encargados de investigar los aberrantes hechos que sufren niños de ambos sexos y de corta edad.
"Llegamos a tener al menos una denuncia por día de instancia privada. Es muy preocupante la situación", señalaron fuentes de la Justicia riotercerense.
Cabe destacar que por cada abuso denunciado se estima que existe una cantidad superior que no se manifiestan. El silencio sobre los abusos se acentúa principalmente en los barrios marginales donde la vecindad entre atacantes y víctimas es mayor y el temor tanto de quien sufre el abuso como de sus familiares lleva a que el hecho no se denuncie.