"Los cambios en la educación deben pasar por el convencimiento"

Locales 26 de mayo de 2018 Por
En una extensa entrevista con este medio, la secretaria de Educación de la Municipalidad, Sonia Peirone, planteó la necesidad de impulsar una enseñanza moderna en las escuelas, acorde con los paradigmas actuales y las inquietudes de los niños y jóvenes. El área de Educación fue jerarquizada desde que fue creada como Dirección y adquiere más peso político en las decisiones.
LOCALES-PAGINA 5

La jerarquización del área de Educación municipal motivó la puesta en marcha de un nuevo esquema de trabajo, según planteó su titular, Sonia Peirone.
Educación trasladó su responsabilidad de Dirección a Secretaría, adquiriendo otro nivel de responsabilidad sobre las políticas públicas referidas a la enseñanza.
Así, se pondrán en marcha diferentes programas, en principio, de seguridad ciudadana en las escuelas, que incluirá educación vial, desde la perspectiva de los chicos como "futuros conductores y peatones".
Peirone dialogó con este medio en una extensa entrevista, en la que expuso una serie de ideas y puntos de vista sobre la educación en Río Tercero y la necesidad de que el estado acompañe un evidente proceso de cambio en marcha.
"Los niños en el aula hablan todos juntos, entonces, cuando yo ejercía como docente, les planteaba que ocurriría si cada uno de ellos manejaba un auto o una bicicleta: nos chocaríamos todos", subrayó respecto de una de las problemáticas centrales que tiene la calle en la ciudad: la falta de apego a las normas viales. "Es algo que nos atraviesa a todos. Muy simbólico, pero se traslada al ámbito de la ciudad", sintetizó.
-¿Es importante, como mensaje político, que el área se haya convertido en secretaría?
-Esto hace a que cada proyecto que se impulse o cada sugerencia que se pueda llegar a brindar, parta de la idea que la educación es política de estado. Que un intendente haya colocado una Secretaría de Educación dentro de su gabinete, habla que eso tiene un condimento especial. No solo es para este momento, sino que va a trascender hacia otros espacios. La educación debe pasar por la política pura. El contacto del ciudadano y trabajar para el otro, es para de esa política. La escuela, como está planteada hoy, debe partir de este espacio.

"Buena relación"
-Si bien es cierto que la política educativa depende de la Provincia, ¿es permeable el sistema educativo local a aceptar cambios y sugerencias?
-Tenemos muy buena relación con el Gobierno provincial. Nos ha dado una muy buena apertura. Siempre hemos tenido muy buen acercamiento. Allí radica la política educativa de estado. Somos de diferentes partidos, pero se mira hacia una política educativa concreta. Que haya venido el ministro de Educación (Walter Grahovac) y anunciar reparaciones en escuelas, la construcción de un jardín y una escuela (secundaria nueva), habla del acompañamiento del estado provincial al municipal.
-¿Qué debería cambiar en la educación en general, para que avance en estos tiempos donde predomina la tecnología?
-No se puede cambiar mágicamente. Las modificaciones se deben dar día a día. Como adultos debemos modificar esta mirada de la obligatoriedad, por otra que apunte al compromiso. Es decir, estar convencidos que debemos recibir educación. Para nuestra generación fue más fácil. Nuestros padres nos decían 'tenés que ir a la escuela' y no había opción. Ahora hay muchas alternativas. Cómo logramos que el chico se interese por la escuela, ante todas las opciones que hay. Una escuela que tiene una estructura de 100 años. Los cambios para que esa escuela sea inclusiva, moderna y atrayente, tienen que pasar por el convencimiento. Tengo que convencer y en este punto hay que hablar del márketing, de las redes sociales... Hay muchas herramientas, sin olvidar que debe estar presente el adulto. Son muchos y variados los ingredientes que tenemos que revisar. Hay que lograr acuerdos de convivencia y el alumno debe ser protagonista. No hay que tener miedo de que el chico participe, dentro de ciertos límites y reglas. Cuando uno pone a los chicos en situación, bajo la consigna de 'sí pueden', nos sorprendemos. El docente no pierde, gana protagonismo.
-Cuáles son las prioridades del área para esta gestión.
-Seguir atendiendo las demandas de las escuelas que son muchas y variadas, desde necesidades edilicias, el acompañamiento de algún proyecto, hasta el apoyo del gabinete psicopedagógico.
-¿Qué tipo de cambios se prevén en el área a partir de su transformación en secretaría?
-Seguiremos trabajando con la misma estructura, pero con más presencia y jerarquía dentro del Municipio.

Panorama
-¿Qué tipo de problemáticas observa que enfrenta la educación en Río Tercero?
-No escapa a la problemática nacional y provincial. Pero en las evaluaciones que se han dado el año pasado, hemos superado la media respecto a la parte cognitiva (de los alumnos evaluados). Creo que el foco está dado en la nueva mirada que implica la educación emocional y las vivencias que los estudiantes trasladan al aula; cómo se relacionan. Muchas veces vemos en el niño el "niño problema" y no miramos para atrás cuando en realidad hay una familia que está viviendo una crisis. Hay familias que no pueden hacer el sostén y familias que protegen al niño de una manera tan encapsulada que no lo dejan ser. Las problemáticas que tenemos se traducen en muchos niños con certificados de discapacidad, que llama la atención.
-¿Es decir problemas en el aprendizaje?
-Sí.
-¿Se trata de retrasos madurativos?
-Estoy más que segura, como docente, que se trata de problemas de acercamiento y de procesos en esta cuestión madurativa que señalaba. No todos los chicos aprenden de la misma forma y en el mismo tiempo propuesto.

A veces nos desesperamos, actuamos y queremos respuestas a la par de lo que nos da la tecnología. Como un niño puede tomar una celular o una tablet y hacer una destreza y luego no logra resolver un problema u operación matemática o tomar un lápiz, lo primero que decimos que el chico tiene un problema. Y en realidad no es así. Le estamos pidiendo que haga un proceso para el cual no está maduro para lograrlo. El niño tiene que jugar más, los papás tenemos que olvidarnos de ser padres helicópteros y de llevarlos a tantos lugares. El niño se tiene que aburrir. En el aburrimiento está la puerta de la creatividad y de la imaginación. Hay que dejarlo que juegue con barro; que se ensucie. Es con esas herramientas donde se fundamentan los futuros aprendizajes: la lectura, la escritura, el cálculo. Estamos viviendo una crisis de la educación y no la veo mal.
-Es una oportunidad de cambio.
-Claramente. Es allí donde el docente se tendrá que convertir en verdadero docente y maestro. Quien se acerque a la educación va a tener que acercarse con una mirada muy flexible y muy dispuesto a enfrentarse a este nuevo cambio.

Oportunidad
-¿Entienden los docentes ese nuevo paradigma?
-Aún cuesta avanzar en ese camino. Pero se vienen cambios sustanciales, por ejemplo en el sistema de evaluación, que apunte a los procesos y no a los contenidos. Eso provocará un impacto en los alumnos. Estamos viviendo una crisis de la educación, yo no la veo mal, al contrario, la veo muy bien. Creo que el cambio que más va a costar es el de la evaluación, no de contenidos, sino de procesos , eso también va a tener un impacto en los alumnos. Las evaluaciones van a ser por proceso, tema. Nos vamos a tener que acostumbrar los docentes y los alumnos. Con respecto a las evaluaciones Aprender, Río Tercero está por encima de la media y se destacan algunas escuelas. Cada institución recibió un informe sobre su situación actual. Pero eso no significa nada, porque es como un análisis, hoy te puede dar bien, pero mañana no se sabe. En Río Tercero hay docentes preocupados y comprometidos con la educación que trabajan a diario. Eso es auspicioso
-¿El resultado depende de los esfuerzos individuales de cada docente o de la estructura educativa de cada institución?
-Creo que la escuela se construye a partir de la mirada de cada uno de los docentes. No hay institución que se construya desde arriba. Una institución tiene nombre y los papás confían porque hay docentes comprometidos.
-¿Cómo se observa la problemática social dentro de las escuelas de la ciudad?
-La problemática social se va notando a diario en la necesidad del acompañamiento. Lo evidenciamos dentro del gabinete psicopedagógico. Lo que necesitan los niños es acompañamiento, no tienen problemas de aprendizaje, sino falta de acompañamiento.
-¿Cómo se trabaja con las problemáticas sensibles que afectan a los adolescentes y los niños como es la droga y la educación sexual? ¿Hay algún avance para tratar estos temas en la ciudad?
-Es un proceso, es parte de la escuela, parte de un proceso. La escuela tiene muchos temas más allá de enseñar lectura, escritura o ciencia. Hoy la escuela está desbordada en cuanto a estas problemáticas, como sociedad esperamos que la escuela resuelva. Son temas que medianamente se pueden resolver, pero desde la casa es fundamental. Contención familiar la escuela no tiene y se debe hacer cargo de esas situaciones. Los docentes a veces se tienen que enfrentar a situaciones complicadas, de repente tiene que enseñarle las primeras letras a un nene, pero al mismo tiempo tienen que preguntarse porqué no desayunó o porqué tiene un golpe y comprometerse (hacer denuncias y demás), y en realidad no está preparado. Entonces necesitamos docentes que estén preparados, que desde la formación de los formadores le cuenten a los chicos como es la realidad y los preparen para enfrentar este tipo de situaciones. Sobre el bulling y las adicciones realmente el Municipio hace un trabajo de contención muy bueno y las redes o el protocolo de acción está muy bien aceitado; además se trabaja en conjunto con las inspecciones y eso también es un acompañamiento para los docentes.
-¿Qué tipo de proyectos o plan tiene pensado la Secretaría de Educación en el corto plazo?
-Tenemos pensado continuar con las capacitaciones de meditación y relajación en el aula, hasta ahora nos han dado muy buenos resultados, docentes de diferentes niveles han hecho este trayecto, (más de cincuenta), y eso nos habilita para poder presentarlo en Córdoba y que pueda tener puntaje docente. Ya no se trata solo de una experiencia sino que tenemos resultados palpables, lo podemos ver en las aulas de nuestra ciudad. Como estado municipal uno tiene el deber de acompañar el proceso y realizar un monitoreo. Es decir cargar en un sistema todos los datos: desde el calendario de vacunas y cuestiones básicas para saber la trayectoria de los alumnos y su entorno sociocultural. En el secundario estamos viviendo un proceso. Las nuevas tecnologías y el ritmo de vida, hacen que el chico deba estar preparado para que tenga habilidades y desempeñarse no sabemos en qué. Desconocemos aún cuál será la carrera del futuro. La movilidad del trabajo será cada vez mayor.
-La Provincia está comenzando a construir una escuela Proa, con la especialidad de desarrollo en software...
-Es un paso importante. En Río Tercero hay muchas escuelas privadas en el nivel medio y pocas públicas. Incorporar una escuela pública de esta envergadura y con el objetivo que se plantea es importante. Que puedan acceder niños de diferentes barrios es muy promisorio.