"Lo nuestro es un proyecto político abarcativo, no partidario". La cultura y el arte en el proyecto de Ferrer

Locales 13 de abril de 2019 Por
Un colectivo de artistas convocados por el precandidato a intendente radical Marcos Ferrer trabaja en la elaboración de un plan cultural y educativo.
LOCALES Reunión

Trabajadores de la cultura y la educación se encuentran elaborando lo que definen como un proyecto abarcativo para ambas áreas. Fueron convocados por el precandidato a intendente Marcos Ferrer.

Desde hace años la comunidad cultural de Río Tercero reclama al Municipio la puesta en práctica de un plan integral que incluso trascienda a una gestión. En ese marco un grupo de gestores culturales trabaja en el diseño de una propuesta, no solo cultural sino también educativa, convocados por el precandidato a intendente por el radicalismo Marcos Ferrer.


TRIBUNA dialogó con dos de los referentes del grupo que avanza en el lineamiento de ese proyecto, Guillermo Vigliecca y Alejandra Palombarini. Dos referentes dentro de un nutrido grupo de artistas y gestores culturales. El ultimo en sumarse fue el escritor Mario Trecek. 


-¿Cómo surgió la idea de formar este grupo y sumarse a trabajar con Ferrer?
-G.V: En lo personal hay una relación generacional con Marcos Ferrer, he tenido algunos contactos por el No Durmai y además habló mucho tiempo conmigo de la cuestión cultural. A partir de allí lanzó una invitación, que no la tomé personal, sino que le propuse que fuera un proyecto abarcativo y representativo de la gente de la cultura. Esto de juntarse nace de esta puerta que él abre a la hora de decir 'quiero hacer algo por la cultura'. Por eso fue él y no otro. En un tiempo de mucha política partidaria se genera este espacio y con él la posibilidad de que este colectivo sea apartidario. La política ha hecho un gesto y nosotros damos el otro, venimos a comprometernos con la política pero también venimos a exigir.
A.P: Se brindó la libertad de trabajar en grupo y que nosotros demos apertura para que mayor cantidad de gente se sume. Consideramos que para trabajar, especialmente lo cultural, para poder identificar ciertas realidades que están desparramadas por toda la ciudad, hacen falta muchos actores culturales y todos comprendemos que en este tiempo se trabaja en red para poder sumar y lograr algo. Personalizar en alguien (esta responsabilidad) no suma. Estamos trabajando en lineamientos generales, haciendo un trabajo territorial para ir detectando algunas cuestiones. Esto (lo del grupo) es algo que recién está comenzando y en donde está planteada la apertura, ya que mientras más gente participe más miradas habrá y se amplía la posibilidad que sea un proyecto abarcativo.

La decisión
-¿En el caso particular, debieron pensar mucho si participar o no en este espacio teniendo en cuenta que ambos representan instituciones con gran prestigio como son La Luciérnaga y la Biblioteca Urquiza?
-G.V: Es un desafío en lo personal y en lo institucional también. Desde La Luciérnaga también hacemos política social y cultural. Siempre hemos reclamado que muchas cuestiones a resolver deberían ser política de estado. Hoy tenemos la posibilidad de que estos proyectos tenga otra trascendencia, sin dejar el lugar de uno viene. Ahora no estamos hablando de un cargo, sino de un proyecto. No pasamos a ser funcionarios públicos, es un proyecto. No sabemos quién va a ser el funcionario público (que lo ejecute). No hay que tenerle miedo a la participación porque lo nuestro es político, pero no partidario. Para llegar a una política de estado tiene que ser a través de la política, entonces no podemos negarla. Sí podemos negar algunas cuestiones que los políticos tienen con la política, pero nosotros no venimos de ahí, confiamos en nosotros mismos y por eso hemos hecho una red abierta. Tengo confianza en nosotros mismos y en destaco la confianza que nos dio un precandidato que no solo no hemos encontrado en los demás, sino que no la hemos encontrado nunca.
A.P: Tuve que pensarlo, sin embargo la idea de esta apertura, seduce. Es el año del centenario de la Biblioteca, una institución en la que hace 12 años estoy. No quería que se confundiera lo que hemos trabajo con la comisión para abrir las puertas como se han abierto, con esto. Mi pérdida más grande sería que con esto se perjudicara a la institución porque está ajena a esto y siempre lo estuvo. Pero pienso que si trabajo culturalmente en la Biblioteca, porqué no puedo hacerlo en otro espacio también. Tenemos que empezar a borrar los límites porque de lo contrario nos encerramos dentro de un pensamiento y esto no ayuda a consensuar y trabajar en equipo que es lo que se necesita. En nuestro caso tenemos una experiencia vasta en estas instituciones, en un modo de gestionar, de trabajar, pero no en el estado; siempre hemos estado en la vereda del frente, buscando los lugares en donde poder ir legi- timando el trabajo que se hace.

-Desde la cultura siempre se reclamó al Estado un proyecto integral. ¿Cree que será esta la oportunidad de que la ciudad cuente con uno?
-G.V: Ojalá. No lo podemos garantizar.
A.P: Tiene que haber una decisión política para que eso suceda. Siempre trabajamos en la vereda del frente, que no quiere decir en contra. Siempre uno está solicitando la presencia del estado en ciertas cuestiones. Si desde este lugar podemos exigir y trabajar por esa presencia del Estado, me parece totalmente legítimo. Y el espacio para hacerlo está abierto, queremos que más gente se sume.

-En caso de que Ferrer finalmente llegue al gobierno, ¿cómo se aplicará este proyecto en el que trabajaron tantas personas? Alguien deberá ser la cabeza para ejecutarlo.
-G.V: La idea de juntarse excede a los cuatro años de una gestión. Ojalá sea una base, que sea un precedente que sirva para diferentes gestiones. No estamos haciendo un espacio de funcionarios, sino un proyecto que llegue a término con quien sea. También puede ocurrir que gane otro espacio y nosotros seguiremos trabajo igualmente. La idea es poder tener un representante con un proyecto y que ese proyecto siga para que se desarrolle y que sirva, porqué no, como presión para quien le toque estar. Las individualidades nunca fueron buenas y no hay un iluminado que pueda venir a cambiar algo, sin un colectivo no se puede. Y sumado a esto si no hay una decisión política cualquier cosa fracasa.
A.P: La idea es que esto esté a disposición. Si realmente es abarcativo y da una posibilidad de cambio, cómo no lo vamos a aprovechar.

-¿Creen que en materia cultural y educativa, en los últimos años, no ha habido decisión política para avanzar?
-G.V: Creo que han habido gestiones que sobresalieron más que otras, pero por el empuje, el talento y las ganas, pero no sé si hubo decisión política. Puntualmente la obra pública a nivel cultural nunca estuvo. El anfiteatro tiene varias inauguraciones y nunca estuvo terminado, como un caso puntual. No es que no se ha hecho nada, pero se puede hacer más. También es la oportunidad para que la comunidad cultural haga una autocrítica y reconozca que no es una de las que más unida está.
A.P: En materia de educación no podemos opinar mucho porque desconocemos, pero en materia cultural creo que se podrían haber tomado decisiones políticas y no se hizo, pero no solo durante esta gestión sino desde hace bastante. Tenemos una escuela de arte y un conservatorio y no hay en la provincia ciudades chicas que posean este capital. Esto no se ha sabido aprovechar. Hay que visivilizarlos, el estado tiene que estar presente. No podemos prometer mucho, sino decir que vamos a trabajar para ver qué es lo mejor que se puede hacer, pero esto no lo vamos a saber si no se suma gente. El grupo está para crecer.

Expectativas
-¿Temen que la política partidaria los decepcione?
-G.V: Sí, pero nunca estuvimos en esta instancia. Seguramente pueda pasar, pero es un problema de la política. Prefiero que el problema sea de la política y no nuestro. Además, lo colectivo siempre compromete más. No se puede hacer futurología. Pero frente a esto uno no puede decir que cierra la puerta y se queda donde está. Es preferible decir 'lo intentamos'. Tenemos una responsabilidad como ciudadanos.
A.P: Se va a tener que hacer cargo la persona que lo tenga que hacer. Si te ofrecen una apertura, porqué vamos a descreer de entrada. Es lo que uno a veces necesita, creer para poder poner manos a la obra.