Nueve se juega la clasificación en casa

Deportes 14 de abril de 2019 Por
Este domingo desde las 22 recibirá a All Boys de Santa Rosa, La Pampa, en el quinto y decisivo punto de la primera serie de playoffs que le propuso la competencia.
DEPORTES - Nueve

No dejes para mañana, lo que puedes hacer hoy", habría sido el dicho que se ajustaba a Nueve, ni bien dejó escapar de manera increíble la chance de barrer su serie de playoffs ante All Boys de Santa Rosa.
El conjunto dirigido por Bernardo Lardone tuvo la gran chance de deshacerse de un combativo rival el pasado martes cuando la serie se mudó a la provincia de La Pampa y 48 horas después la historia fue distinta, aunque con el mismo final.

Tras ganar los dos primeros juegos en Río Tercero, Nueve le agregó mayores argumentos a sus chances de avanzar a los playoffs de Conferencia Sur, donde lo esperaría un rival del conurbano bonaerense.
Sin embargo perdió los dos partidos en la capital pampeana y ahora deberá jugar un decisivo quinto juego, este domingo a las 22, nuevamente en el estadio "José Gordo Albert".

Lo tuvo Nueve el pasado martes, cuando se jugó el tercer partido que lo tuvo como do- minador hasta los instantes finales y llegó a ganar por 9 cuando quedaban menos de dos minutos. Pero un par de pérdidas inesperadass, más el empuje del local, llevaron el juego a suplementario y finalmente All Boys se impuso 87-83.
Con ese "lastre", el desarrollo del cuarto juego disputado este jueves fue distinto. Si bien se trató de un juego equilibrado en el que Nueve tuvo chances hasta el final con un triple errado por el base Juan Prono, que podría haber significado el empate, el local ya no necesitó de acciones heroicas para imponerse otra vez 83-78.

Cuánto habrá pesado en la psicología de los jugadores el antecedente inmediato, es algo que solo ellos saben, aunque seguramente, no es un aspecto para subestimar.
Como viene ocurriendo en la mayor parte de la temporada, Martín Melo fue el goleador de Nueve en ambos juegos con 18 y 21 puntos.

Más allá de estadísticas que no fueron brillantes e incluso alguna bandeja errada que podría haber sido clave en el tercer partido, Gastón Luchino aportó lo suyo desde la experiencia en este tipo de instancias.

El interno Matías Nuñez también tuvo un rendimiento sostenido en ambos juegos y en cuanto al resto, alternaron buenas y malas, dejando en evidencia que la juventud no siempre es la mejor aliada para esta etapa decisiva de la competencia.
En el local, la ausencia por lesión en los dos últimos partidos de su "torre", Juan Manuel Lara, goleador del primer "chico" en Río Tercero, pareció potenciar al resto, sobre todo a su principal figura, Franco Zalabardo, quien no había sido decisivo en el "Gordo Albert", pero se despachó con 27 y 24 tantos en Santa Rosa.
El rival es un equipo "corto", sin variantes trascendentes en el banco y eso parece un handicap que Nueve no aprovecha.

Lardone no es un entrenador apegado a la rotación de sus jugadores y con esa decisión se diluye la presumible ventaja de contar un plantel de mayor jerarquía que su rival.

Lo que viene

Ahora, el desafío es dar vuelta la página con una actuación como local que despeje los "fantasmas" y permita cerrar una serie que ya es más larga de lo imaginado ante un rival que terminó tres puestos por debajo en la misma División Cuyo.
Más allá de la paridad planteada por los fríos números, Nueve sigue siendo el candidato y más aún como local, donde solo perdió dos partidos esta temporada.

Sin embargo, el dramatismo de esta instancia puede disimular las diferencias entre un equipo que siente la obligación moral de avanzar y otro que ya está "hecho", desde que esquivó el descenso, planteado como principal objetivo, y logró meterse en esta instancia.
Esta situación ya supone un desgaste que no estaba previsto en la compleja logística que implica jugar una competencia nacional.

Lo que viene para Nueve, en caso de clasificar, es un viaje a Buenos Aires para arrancar como visitante ya el miércoles una nueva serie.
Su rival sería Ramos Mejía, que no solo fue segundo de la División Metropolitana, perdiendo solo 3 de los 24 partidos disputados, sino que acumula dos semanas de descanso por clasificar directamente desde la fase regular.