"Para lograr la unidad en el PJ local, hace falta un "diálogo sincero entre los dirigentes"

Locales 13 de abril de 2019 Por
Entrevista a David Consilvi, candidato a tribuno de Cuentas provincial de Hacemos por Córdoba.
LOCALES-CONSALVI

El peronismo de Río Tercero "está intentando encontrar el rumbo", dice David Consalvi, a un mes un medio de las elecciones PASO, en las que se definirán las candidaturas a intendente, concejales y tribunos de Cuenta. El riotercerense integra desde hace años el grupo político que lidera el vicegobernador Martín Llaryora, actual candidato de Hacemos por Córdoba para suceder a Ramón Mestre en la ciudad de Córdoba.
Consalvi es candidato al Tribunal de Cuentas de la Provincia, en la misma boleta encabezada por el gobernador Juan Schiaretti.

En diálogo con TRIBUNA, Consalvi destacó los puntos centrales de la campaña oficialista y la gestión provincial, y expuso una visión crítica acerca de la performance del PJ en Río Tercero rumbo a las elecciones locales.

-¿Con qué expectativas asume este compromiso de ser parte de la lista que encabeza el gobernador Schiaretti?
-Es un orgullo. Sobre todo porque entiendo que el justicialismo lleva muchos años de gestión y lo encuentra en un momento de mucha madurez. El gobernador Schiaretti ha tomado una decisión estratégica de ampliar la base de sustentación del espacio político, de darle un perfil progresista con la incorporación de fuerzas políticas que tienen cuadros muy preparados, con presencia territorial y gestiones para mostrar: el socialismo, el GEN de Margarita Stolbizer, el partido de Adolfo Rodríguez Saá que también está dentro del espacio Hacemos por Córdoba. Con una gestión muy sólida y con un nuevo esquema más amplio desde el punto de vista político, Hacemos por Córdoba se encamina a tener una muy buena elección porque los cordobeses valoran muy bien la gestión del gobernador. Poder acompañarlo en este proceso electoral es para mí un placer enorme y un reconocimiento.

-¿Se asumió como positivo ese cambio de ciclo de la ahora ex Unión por Córdoba hacia la nueva alianza Hacemos por Córdoba?
-Sí, ofrece una apertura muy importante y en la presentación del espacio, el gobernador Schiaretti fue muy claro: los espacios que se suman lo hacen para ocupar espacios de poder. En la lista está reflejada la integración en lugares muy expectables de las fuerzas que pasan a conformar este nuevo espacio. Y con la promesa de incorporarse en el gabinete para tener funciones eje- cutivas. Además hay un mensaje nacional claro del gobernador. Juan Schiaretti está concentrado en la gestión y en las elecciones provinciales, pero el ámbito político y económico nacional tiene impacto en las provincias y los municipios de manera directa. Entonces el gobernador, con mucha preocupación, ve como viene decantando ese escenario nacional. Y si bien la provincia de Córdoba está muy bien administrada y consolidada, naturalmente las variables nacionales impactan y lo hacen en las finanzas públicas, la recaudación, las partidas presupuestarias y las salariales. Schiaretti ha querido dar un mensaje de unidad nacional, convocando a las fuerzas progresistas y el resto de los gobernadores, a conformar un espacio opositor plural en donde no se le pregunte mucho de donde viene, sino en acordar algunos puntos básicos sobre el rumbo de la Argentina. Ahí también hay una visión estratégica.

-¿Cómo analizan y capitalizan, en su espacio, el alto nivel de adhesión con el que cuenta el gobernador entre la gente, según las encuestas?
-Quienes vivimos el día a día de la gestión, no nos sorprende. El gobernador Schiaretti es un trabajador incansable. Lleva al día las ejecuciones presupuestarias de las obras, de los seguimientos, los programas sociales. Él mismo se encarga. En un gobierno como el de la provincia de Córdoba donde hay una distribución federal de las obras públicas y los programas sociales, con criterios de distribución con la densidad poblacional, donde no hay intermediación de la política partidaria en los programas y en el capital político del gobernador que es prometer y cumplir, el nivel de aceptación es acorde al ritmo de la gestión. El efecto comparativo con el gobierno nacional, hace que se pondere mucho mejor la gestión provincial. Hay muchas promesas que ha llevado adelante el gobierno nacional en su proceso electoral, que no las pudo llevar adelante. Y el electorado se siente defraudado. En cambio, en una gestión cuando desde el día uno se ha comenzado a prometer y ejecutar los programas de campaña, es lógico el acompañamiento de la ciudadanía.

Adversarios

-En este escenario electoral, ¿ayudó la división de la oposición?
-Cuando la oposición empieza a fragmentarse, para el oficialismo puede haber una ventaja de arranque. Luego, con el devenir de las campañas electorales, pue- de suceder cualquier cosa. Pero si uno tiene que enfrentar una oposición abroquelada, se puede volver competitiva en términos electorales, después el problema es la gestión. Vemos cómo el Gobierno nacional los problemas que tiene con (Elisa) Carrió, con los radicales y algunos gobernadores. No se sabe hasta qué punto están a gusto o no con la gestión.

-Usted integra el grupo político de Martín Llaryora (candidato a intendente de la ciudad de Córdoba), ¿cómo ve su posición frente a esa postulación?
-Hacemos por Córdoba y el gobernador que en definitiva es quien encabeza el proyecto, le reconocen a Martín el espíritu de conjunto. A veces los dirigentes políticos son ellos y sus circunstancias. Entonces, la posibilidad que hoy tiene Hacemos por Córdoba de presentar un candidato que ha administrado muy bien una ciudad del interior (San Francisco) y que quizá era una candidatura que si bien se venía trabajando, era toda una decisión a tomar y primó el espíritu de conjunto. Martín aceptó el desafío, con toda su experiencia de gestión (para solucionar) los problemas que tiene la Capital, de infraestructura, de servicios públicos. Hay una similitud del estado de la ciudad Capital, con a él le tocó gobernar y le tocó un municipio que tenía muchos puntos deficitarios en cuanto a servicios públicos e infraestructura. Veo a Martín muy maduro, con capacidad, experiencia de gestión, mucha voluntad y ganas de encarar este desafío.

El PJ local y las PASO

-¿Cómo ve el desempeño del peronismo de Río Tercero?
-Es un proceso en el cual está intentando encontrar un rumbo. La mejor alternativa es que el PJ pudiera armar una gran PASO (internas abiertas), donde todos con voluntad de participar encontraran un espacio abierto y fueran las primarias abiertas las que definan los lugares que deben ocupar los candidatos y de ese modo evitar la fuga de candidatos que son muy valiosos. Pero si vamos en ofertas electorales diferentes se pierde un poco el esfuerzo. Sobretodo cuando tenemos coincidencias en muchos puntos con los dirigentes. Tal vez si con Ezequiel Gaiazzi que ha tenido su paso por el peronismo, Nicolás Capellini, que tiene un perfil justicialista, y Alejandro (Schwander) hubiéramos planteado una gran PASO, hubiéramos salido mucho más potenciado de esa primaria. Ahora, disperso, veo que perdemos un poco de potencia electoral.

-¿Por qué cree que no se logró ese acuerdo?
-Porque a veces falta un diálogo sincero. Esto que pudimos hacer a nivel provincial requiere que los dirigentes que están en condiciones de encabezar estos procesos internos se puedan sentar en la mesa y puedan poner el proyecto por encima de los dirigentes, y relegar una posición personal en pos de un proyecto conjunto, que nos permite tener la posibilidad de disputar un espacio de poder enserio. La pregunta que no se viene haciendo el justicialismo hace tiempo es si está dispuesto a disputar poder en la ciudad y construir, o ver si podemos, sobre el cierre de alguna fecha electoral, presentar algún candidato que nos permita ocupar algún espacio de representación en el ámbito local. Cuando el peronismo se decida a ser una opción de gobierno enserio, nos dará eso la visión para tener la amplitud necesaria para que todos los dirigentes se junten y construir un espacio plural y potente.

-¿Qué puede esperar Córdoba de un nuevo gobierno de Schiaretti?
-Muchas de las propuestas de campaña serán programas que ya se van a comenzar a ejecutar y lanzar durante la gestión. Habrá un fuerte plan de obra pública social: el plan de 25 mil viviendas con líneas de crédito accesibles y buena segmentación de los beneficiarios por ingresos, con una distribución proporcional en toda la provincia. Habrá un mantenimiento y potenciación de los programas sociales: los momentos de crisis hacen que el estado deba ir en ayuda del comercio, la industria y el empleo. Hay programa de 60 nuevos parques industriales, con obras de infraestructura que hará la Provincia; el acompañamiento a emprendedores y jóvenes en su primera experiencia laboral; un programa para estudiantes universitarios; el PILA para las personas mayores que tienen que reinsertarse en el ámbito laboral; sobre ese camino vamos a ir viendo cómo el gobernador Schiaretti irá presentando sus propuestas de campaña. En cualquier departamento que uno recorre, hay récord de inversión en obras y en programas sociales. Es una marca distintiva de Unión por Córdoba y hoy Hacemos por Córdoba. Está también ahí el acompañamiento y el reconocimiento que hace la población de la gestión de Schiaretti, porque llega a muchos rincones de la provincia, pero también de muchos dirigentes opositores y que no dejan de reconocer de manera reiterada que es un gobierno provincial que lo ha acompañado independientemente del color político. Es un sello que los cordobeses podemos mostrar a nivel nacional y que en estos tiempos son muy necesarios.