Pussy Riot, las abanderadas del punk rock femenino

Artes y Espectaculos 08 de abril de 2019 Por
Hay una frase muy popular que circula en el ambiente educativo la cual señala que "la educación es un arma cargada de futuro". Aunque mejor sería decir que es un recurso o herramienta apuntando hacia el porvenir. Después está aquel dicho que habla de las mujeres de armas tomar, para referirse a las "muñecas bravas" de cualquier ámbito. Este último sería el caso de las Pussy Riot, grupo ruso que no empuña armas de combate sino instrumentos musicales que disparan letras de protesta. El conjunto y colectivo feminista tocará en Córdoba el martes 16 de abril en Club Paraguay (en la exzona del Abasto) en su primera visita al país y a Sudamérica. Será uno de los acontecimientos del año para la provincia, en una temporada escasa -dólar mediante- de números internacionales. Las "gatitas rebeldes" (Pussy Riot), juego de palabras que también puede ser traducido como "vagina revoltosa", harán solo dos fechas en nuestro país: la primera en Buenos Aires, y la segunda en La Docta, dentro del Festival GRL PWR.
0

Del altar a la TV mundial
El colectivo artístico nació en 2011, como una reacción ante la postulación a un tercer mandato de Vladimir Putin en la presidencia de la Federación Rusa. La performance que las exhibió ante el mundo fue vociferar un tema punk en la iglesia de Cristo Redentor de Moscú, la catedral ortodoxa más grande de este país. Ataviadas con sus coloridos vestidos y pasamontañas, el show interruptus de casi cuarenta segundos terminó con tres de las chicas en la cárcel. Tras un largo juicio televisado que se transformó en un reality de escala internacional, las activistas ter- minaron con una condena de dos años en Siberia. La intención de las Pussy fue protestar contra la represión política en su país y exigir la separación entre Iglesia y Estado. Según explicaron, buscaban "pedirle a la Madre de Dios que alejara a Putin del gobierno". Jefe de estado al que consideran un dictador y que además ha perseguido a las minorías LGBTI desde que está en el máximo cargo. De hecho, Putin ha promulgado leyes contra la homosexualidad y es conocida su misoginia con un variado repertorio de frases desafortunadas.

Rojas de bronca
A decir verdad, tiempo antes del asalto al tempo ortodoxo las chicas amotinadas ya habían hecho su lanzamiento público. Fue el 20 de enero de 2012, cuando tocaron en una nevada Plaza Roja moscovita, entonando canciones dedicadas al líder ruso, entre ellas una titulada "Putin se mea en los pantalones". Acción que apenas tuvo repercusión fuera de las fronteras de su país a pesar de que fue filmada por los colaboradores del grupo artístico. El acting terminó con las ocho cantantes encerradas en uno de los sótanos del Kremlin y multadas por tocar en un lugar prohibido. El listado de sus actos políticos y detenciones sería largo de enumerar, pero de las últimas puede citarse la invasión al campo de juego en final de la Copa del Mundo Rusia 2018. Ese 15 de julio franceses y croatas disputaban el máximo trofeo futbolístico y cuatro activistas (tres mujeres y un hombre) del colectivo interrumpieron el partido en el minuto 53. Su intención fue denunciar el abuso de los derechos humanos en su país y pedir por la libertad del director de cine Oleg Sentsov, condenado por el Poder Judicial ruso por "terrorismo" y "tráfico de armas". Quedará en la memoria de muchos el cordial saludo entre una de ellas y el delantero francés Mbappe.

Indemnización
El sonado juicio y la sentencia de "vandalismo motivado por el odio religioso" que les significó dos años de prisión por aquel incidente en la catedral tuvo un nuevo capítulo el año pasado. Un Tribunal Europeo de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo (Francia) dictaminó que Rusia vulneró los derechos humanos de las tres mujeres. Los jueces consideraron que las condenas que recibieron en 2012 Mariya Alekhina (María), Nadezhda Tolokonnikova (Nadia) y Yekaterina Samutsevich (Katia), fueron "de una severidad excepcional". También se alega que la justicia rusa no tuvo en cuenta el contexto y por eso violaron su libertad de expresión de estas agitadoras sociales. Las sumas de la indemnización fueron cuantiosas y rozaron los 50.000 euros entre gastos judiciales y daños. A esa altura de la tardía recomposición, las tres fundadoras de la comunidad artística ya habían creado su propia agencia de noticias, editado un libro, publicado discos, realizado exposiciones, obras de teatro y recitales en varios lugares del mundo.

Punk-Pop
Musicalmente hablando, la propuesta de la Pussy Riot fue mutando desde un catártico punk rock hasta una actualidad con elementos electrónicos y del hip hop. Todo eso sin modificar un ápice la postura del "hazlo tú mismo" y, sobre todo, la actitud de protesta. Dentro de su discografía se destacan los trabajos Kill the Sexist! (2012) y otro EP titulado xxx (!) de 2016, más varios simples con sus correspondientes videos. Además prometen para Sudamérica (Uruguay, Argentina, Chile y Brasil) nuevas performances y piezas de arte audiovisual. El material xxx (!) está dedicado en gran parte a Donald Trump, a quien consideran el Putin de occidente. La canción "Make America Great Again" posee un clip impactante con imágenes de vejaciones y tortura sobre una bella melodía pop, criticando la política migratoria del presidente estadounidense. No es el único audio- visual con escenas explícitas y tampoco será el último, a juzgar por su permanente conducta militante. La Docta las espera en un festival feminista que promete ser histórico y no solo por la visita de estas abanderadas punk de la denuncia social.