El adiós a una gloria del básquetbol

Deportes 04 de febrero de 2019 Por
Héctor Oscar Diz murió el domingo pasado en la ciudad de Córdoba, donde hacía poco más de tres meses había llegado para ser tratado de una penosa enfermedad: leucemia.Tras el fallecimiento del reconocido basquetbolista y comerciante local (propietario de la Cantina de Ricardo), TRIBUNA dialogó con varios de los amigos que tenía actualmente y que cosechó cuando practicaba la disciplina. Los siguientes fueron los conceptos para quien en vida era muy conocido y lo apodaban "Pinocho".
DEPORTES velatorio

Julio Carranza: "Se nos fue un gran amigo"

"Se nos fue un amigo. Desde muy chicos jugamos al básquetbol juntos. Dios dijo que lo quería con él y por eso se lo llevó. De alguna forma lo vamos a ir recordando día a día. Fue muy buena persona, muy buen jugador. Tenía todas las excelentes condiciones del mundo. Dios se lo quiso llevar y así fue. Jugando al básquetbol, a Oscar siempre lo tuve de compañero: en las selecciones y en 9 de Julio. Era más chico que nosotros, pero siempre jugamos juntos".

Juan Carlos Moretto: "Es una pérdida irreparable"

"Es una pérdida irreparable para los que con él compartíamos grandes momentos. Evidentemente como todo el mundo dice se nos fue una gran persona, un gran tipo, excelente padre de familia. Lamentablemente estas cosas suceden y hoy le tocó a él. Cuando jugábamos al básquetbol Oscar era un poco más chico que nosotros. Dimos la puntada inicial con 9 de Julio en la época que enfrentamos, por ejemplo, a la selección argentina, y después llegó la camada de jugadores donde estaba Oscar. Lamentablemente hoy nos deja, pero lo más importante es que nos dejó una buena enseñanza por la clase de persona que era. Era noble, simple y un tipazo. Lamentablemente le tocó".

Eduardo Assun: "Realmente valía oro"

"Fue todo muy lamentable. Todo el grupo estamos mal porque nosotros más allá de haber sido compañeros de básquetbol seguíamos con el contacto permanente. Tenemos un grupo que hace 20 años que nos juntamos, y Oscar estaba.Tuvo en desenlace fatal con una enfermeda que no la pudo manejar. Después de lo que le pasó se me vinieron muchos recuerdos. Lo conocí cuando tenía 14 años y él estaba en la selección juvenil de la República Argentina. Era uno más con nosotros, nos daba consejos y de ahí surgió una amistad interminable. Fue un golpe muy duro para todos. Era un tipo excepcional, divertido, estaba siempre dispuesto a pasar buenos momentos. Fue excelente padre y marido. Era un tipo realmente de esos que se consiguen muy pocos en la vida. Era un amigo entrañable. Fue un tipazo en todo sentido. Prácticamente toda una vida jugamos juntos, y jamás tuvimos una pelea. Era un tipo que realmente valía oro".

Rubén Barrionuevo: "Se nos fue un grande"

"Tengo de él, el más grande de los conceptos como persona, dejando de lado la faz deportiva que también fue un grande y no hace falta que nadie lo diga. Yo lo seguí durante varios años cuando era directivo de la Asociación de Básquetbol de Río Tercero (delegado de Sportivo Central Argentino de esta ciudad y después ocupando la vicepresidencia). De él no hay nada que tachar ni remendar. En el tema del maxibásquetbol junto a su hermano (Rubén) dejó una escuela. Hemos perdido una excelentísima persona, un tipazo y un gran deportista. Se nos fue un grande en todo sentido, y no será fácil olvidarse de él".

Omar Pisani: "Es una gran pérdida"

"Se fue un grande. Yo tuve la suerte de tenerlo como alumno, y lo preparé para que fuera a la selección de Río Tercero. Ya a los 16 años era una figura del básquetbol. Vi todo lo que le inculcaron sus padres, cuando le decían que además del deporte tenía que ser una buena persona, una persona de bien. Es una pérdida para el deporte y realmente para la Capital Nacional del Deportista. Son las reglas de la vida y lamentablemente tenemos que aceptarlas".

Marcos Marchetti: "Me lloré todo"

"Me lloré todo. Fue algo que no me lo esperaba. Uno era optimista con su enfermedad, hasta que pasó el tiempo. Siempre creía que iba a salir. Con él tenemos una historia de jugador de básquetbol, cuando antes la disciplina era otra cosa: había compañerismo. Dicen que Oscar, el 'Laucha' y yo éramos los tres piel de juda. Éramos un desatre, capaces de hacer cualquier joda sana. Eso era lo que nos gustaba, además de jugar al básquetbol. Con Oscar jugamos más de 10 años juntos, y lo hacíamos de memoria".

Luis Faregliano: "Nos dejó una gran pesona"

"La verdad que se puede decir muy poco porque se fue un amigo, un gran deportista. Realmente fue una gran persona, pero Dios se lo quiso llevar y allá fue. Me dejó la enseñanza de que era un chico muy obediente. Lo que le decía o enseñabas él lo cumplía muy bien. Fuen un gran deportista con su mano zurda. Llegamos a jugar juntos varios años, e inclusive en la selección".